30 Marzo 2022

Premios Grammy, historias para dar y convidar

Hoy domingo 3 de abril se realizará la entrega de los Premios Grammy, evento que desde 1959 organiza la Academia de Artes y Ciencias de la Grabación. Este es un recuento de cómo nació el galardón, con algunas cifras de los artistas más premiados, así como anécdotas, paradojas y varios datos curiosos.

Por Manolo Bellon

Llegó el día de los premios Grammy, la celebración máxima de la industria musical, que se realiza desde 1959. Han pasado no solo años, sino cambios, escándalos, controversias, todos esos ingredientes que deben tener una selección de los mejores, además de unos shows artísticos para recordar y desde luego, algunos absolutamente olvidables.

Por allá en 1958 gente de la industria fonográfica se reunió y se dijeron que si el cine tiene una noche para homenajear a los mejores del séptimo arte, los premios Óscar. La televisión reconoce a los mejores con los premios Emmy y el teatro celebra a sus destacados en los Tony. Además, existe el paseo de la fama en las calles Hollywood Boulevard y Vine St. en Hollywood, donde hay estrellas para las -claro- estrellas. Muy pocas del mundo de la música. ¿Entonces, por qué no tiene la música su noche estelar y la posibilidad de tener espacios en ese camino de las grandes figuras del entretenimiento?

Empezaron a organizar el tema y crearon lo que llamaron los Gramophone Awards, en los cuales la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación (NARAS, por sus siglas en inglés) reconocería los logros destacados dentro de la industria musical. Luego de un concurso optaron por llamarlos los premios Grammy, forma breve de gramófono, por encima del sugerido nombre Eddie, homenaje a Thomas Alva Edison, inventor del aparato reproductor de sonidos.

Así, el 4 de mayo de 1959 se reunieron simultáneamente en un hotel de Beverly Hills, cerca de Los Ángeles, en California, y otro en la ciudad de Nueva York para premiar a los mejores de 1958. Se entregaron los gramófonos a triunfadores en 28 categorías, destacándose como ganadora en la categoría de mejor canción y mejor disco del año Nel Blu Dipinto Di Blu, del italiano Domenico Modugno. Los galardones son fabricados a mano con baño en oro y a la fecha se han entregado alrededor de 89.000. Ese mismo año, el 29 de noviembre, se hizo la segunda entrega, la primera televisada, aunque en diferido, pues la primera transmisión en vivo se realizó en 1971. Esa vez se premió lo mejor de 1959. Los mayores ganadores fueron el crooner Frank Sinatra y el genio del jazz Duke Ellington. La tercera edición vino a realizarse el 13 de abril de 1961, para premiar lo mejor de 1960. Esa vez Ray Charles se llevó cuatro gramófonos.

El artista que más gramófonos se han llevado para sus casas es Sir George Solti, director de orquesta inglés nacido en Hungría, con 31; El rapero y empresario Jay-Z es quien tiene más nominaciones, con 83.

El show televisado de mayor audiencia de toda la historia fue el del 28 de febrero de 1984, cuando Michael Jackson se presentó ante 51.670.000 televidentes. El año que menos audiencia ha tenido la transmisión fue 2021, cuando apenas 8,8 millones de personas se conectaron.

Aunque los niveles de sintonía de los premios han venido en descenso, la organización hace esfuerzos para que los shows que se presenten sean lo suficientemente atractivos para retener la audiencia. Para esto no solo presentan nominados, sino que rinden homenaje a algún fallecido en el año anterior o hacen colaboraciones artísticas, a veces bien extrañas, para mostrar algo que no se pueda ver en streaming u otros medios. Para la muestra, un par de botones. En 2006 Paul McCartney compartió escenario con Jay-Z, para interpretar Yesterday, del ex-beatle, y Numb/Encore, del rapero, con los músicos neo-punk Linkin Park. Fue bastante extraño. En 1998 Michael Portnoy, artista gráfico, realizador de cine y artista performance, debía aparecer como bailarín en la canción Love Sick, de Bob Dylan. El problema estuvo en que Portnoy tuvo otros planes. Cuando arrancó la canción, se tomó el centro del escenario, se quitó la camisa y mostró en su torso la frase “soy bomb”. Claro, Dylan se molestó –por decir lo menos- y pasaron varios segundos en que el artista se lució hasta que integrantes de logística llegaron para retirarlo del escenario. Recuerden, esos shows son en vivo y lo que pasa en el escenario es lo que sale al aire. Luego dijo que quería usar la visibilidad del programa para promover una vida de sana nutrición (“soy” es soya) y representar “una vida densa, transformacional y explosiva”. Bueno, está bien. Bob Dylan cumplió y terminó su show.

En 1984 Michael Jackson impuso un récord cuando ganó ocho gramófonos en una noche. Ese fue el año en que recibió doce nominaciones por Thriller, el álbum más vendido de la historia.

En 1989, en la recién creada categoría de mejor interpretación vocal o instrumental de rock duro (hard rock), los fanáticos del rock metal se emocionaron pues obvio, entre los nominados estaban Metallica (a los que daban por ganadores), junto con Jane’s Addiction, Iggy Pop y AC/DC. Ninguno de ellos ganó y perdieron con… Jethro Tull, un grupo británico habitualmente encasillado en categorías como rock clásico o sinfónico, rock experimental, rock progresivo, rock blues... cualquier cosa menos rock pesado.

En 2011 la sensación fue la entrada al escenario principal de un gigantesco huevo en los hombros de un grupo de cargadores ligeros de ropa. Una vez en la tarima el huevo se rompió y de él salió Lady Gaga, quien hizo una memorable versión interpretación de Born This Way. En la entrega número 40, el 25 de febrero de 1998, todo estaba organizado. El show ya estaba al aire cuando uno de los artistas más destacados de la noche enfermó. Sí, el tenor italiano Luciano Pavarotti no se presentaría por orden médica. La angustia fue total, ¿ahora qué se puede hacer? La orquesta estaba lista, el espacio, el programa, todo, pero no había cantante. La legendaria Aretha Franklin, la Reina del Soul, dijo: “Yo lo reemplazo”. Tuvo tiempo para escuchar una sola vez la pista de de la orquesta sinfónica completa sin tener la oportunidad de ensayar. Hay que rendirle homenaje al talento y profesionalismo de los músicos y la cantante, pues hicieron un versión del aria Nossum Dorma (de la ópera Turandot, de Giaccomo Puccini) que pasó a la historia, además de sacarle lágrimas a Celine Dion y varios cientos de asistentes al auditorio. ¡Qué salvada!

En los últimos años ha sido noticia cuando artistas han renunciado a que sus canciones se incluyan en las diferentes categorías premiadas. J. Balvin (en los Grammy Latinos) y The Weeknd protestaron en su momento, alegando que no estar entre los nominados era una afrenta. Pueden tener razón, considerando el éxito de sus producciones musicales, pero al final de día, el tema es económico. A lo largo de la historia se ha visto que ganar un Grammy puede significar un aumento en ventas del 20 o 30 por ciento. Pero no han sido los únicos, solo los más recientes. En el caso del colombiano fue por considerar que se ha menospreciado la popularidad y el impacto del reguetón, y aunque pidió apoyo de sus colegas para boicotear la versión latina de los Grammy, no recibió el respaldo que esperaba. El canadiense protestó por lo que llamaba la corrupción de la organización al no darle la importancia que merece la música rhythm and blues, la música negra. En efecto, en los 63 años de entrega de galardones, solo diez han recibido el gramófono por mejor álbum y habitualmente son despreciados en las principales categorías. Pero no solo son los afroamericanos los que protestan. En 2021, Zayn, exintegrante de One Direction, puso de moda F--- the Grammys, algo así como A la m…. con los Grammys. Protestó por la falta de transparencia en el proceso de selección de los nominados y los galardonados. El también canadiense Drake, Kanye West, Frank Ocean y Justin Beiber han pedido no ser considerados para nominaciones y en algunos casos han retirado sus canciones del proceso de preselección. Sucedido también en 1992 con el trío de r&b Salt ‘n Pepa y Will Smith, en 1991. Todo esto sin contar con docenas de artistas que han declinado hacer presentaciones en la noche de los mejores en señal de protesta. En 1996, Eddie Vedder, líder del grupo de rock grunge Pearl Jam, que ganó el premio a la mejor interpretación de rock duro, al recibir el gramófono dijo en su aceptación; “No sé qué significa esto, no creo que signifique algo. Eso es lo que siento. Hay muchas bandas acá y las han escuchado antes. Mi papá se habría sentido feliz de que yo ganara, pero murió antes de que lo conociera. Por eso estoy aquí. Gracias, supongo”.

Aunque los niveles de sintonía de los premios han venido en descenso, la organización hace esfuerzos para que los shows que se presenten sean lo suficientemente atractivos para retener la audiencia. Para esto no solo presentan nominados, sino que rinden homenaje a algún fallecido en el año anterior o hacen colaboraciones artísticas, a veces bien extrañas

En 1990 se creó el Grammy Legend Award, premio leyenda, que solo ha sido entregado en estos 32 años en 14 oportunidades. Smokey Robinson, Willie Nelson, Lisa MInnelli, Frank Sinatra, Quincy Jones, Elton John, Michael Jackson y Barbra Streisand son algunos de galardonados. Los más recientes en recibirlo fueron The BeeGees en 2003, hace casi 20 años.

Los artistas que más gramófonos se han llevado para sus casas son Sir George Solti, director de orquesta inglés nacido en Hungría, con 31; Beyonce es la artista más ganadora, con 28; los irlandeses U2 son el grupo más premiado, con 22. El productor Quincy Jones han ganado 28 galardones en varias categorías como artista, compositor, arreglista, productor y también ha recibido un premio Leyenda. Tiene además en su haber la bicoca de 80 nominaciones, eso sí superado por el rapero y empresario Jay-Z quien tiene 83.

Para muchos el Grammy al disco y canción del año es el mismo premio. Pero aunque puede tratarse del mismo tema, la canción del año es un galardón para los compositores de la música y la letra de una obra, y el disco del año premia al artista que la interpreta.

El primer año hubo solo 28 categorías. Con el paso del tiempo se han ido agregando y quitando categorías, dependiendo de la popularidad de géneros y estilos musicales, o de decisiones internas de la organización NARAS. El año con mayor número de galardones entregados fue 2009, con 110. Este año se entregarán 88.

Solty
SSir George Solti, director de orquesta británico nacido en Hungría, es quien ha ganado más premios Grammy, por encima de Michael Jackson, Madonna y los Beatles.

En 1984 Michael Jackson impuso un récord cuando ganó ocho gramófonos en una noche. Ese fue el año en que recibió doce nominaciones por Thriller, el álbum más vendido de la historia. Recibió los premios en las categorías de álbum del año, mejor interpretación vocal pop masculina, disco del año, mejor interpretación vocal rock masculina y Quincy Jones el premio al productor del año no clásico. Por la canción Billie Jean, ganó como mejor interpretación vocal rhythm & blues masculina y mejor canción de rhythm and blues. La mejor grabación infantil también se lo llevó Jackson por el álbum hablado E.T. the Extra Terrestrial, con Quincy Jones.

Hay otros datos curiosos. En 1966 y 1967 el legendario Frank Sinatra le ganó a The Beatles en la categoría mejor álbum del año. En 1966 Yesterday, uno de las canciones más exitosas del siglo XX, no pudo con September of My Years de Sinatra en la categoría mejor interpretación pop masculina, y como mejor arreglo. Además, el álbum de Sinatra le ganó al de los Beatles en esa categoría. Para rematar, al año siguiente A Man and His Music, un álbum bastante corriente del gran cantante, desplazó de la competencia al maravilloso e innovativo álbum Revolver, de los Beatles. Tocará aceptar que los votantes de la academia eran bastante conservadores. Pero, en compensación, Michelle, la canción del álbum Rubber soul, de 1965, sí recibió el gramófono a la canción del año. Encajaba mejor en los preceptos conservadores de la academia. Vale recordar, que en 1965, the Beatles se alzaron el galardón a Mejor artista nuevo, una de las cinco categorías élite de los Grammy. Ese sí fue un enorme acierto.

Para rematar y dejar claro lo impredecibles que son los premios Grammy, esta es una rápida mirada a algunos de los artistas de veras grandes que no han ganado –hasta ahora- un gramófono. El rapero Snoop Dog ha sido nominado 17 veces y siempre se ha marchado con las manos vacías. La gran Diana Ross, líder del súper exitoso trío the Supremes y exitosa solista, nunca ha ganado un premio Grammy. La polémica rapera Nicki Minaj tuvo diez nominaciones entre 2011 y 2016, pero cero ganados. El muy popular cantante de country Blake Sheldon, con ocho nominaciones, aún espera poner un gramófono en la repisa de su sala. Aunque resulte increíble, Queen y Freddie Mercury solo tuvieron cuatro nominaciones y ningún galardón. Aunque como Diana Ross, recibieron el premio a la vida y obra (Lifetime achievement award) en 2018, cuando hacía rato eran historia. Uno de los grupos más influyentes y exitosos del hip-hop es Run-DMC y parece mentira que nunca pasaron de tener una, sí, una sola nominación a los premios y, desde luego, no tiene ningún Grammy en su haber. Jimi Hendrix , el más grande guitarrista de la historia del rock, también tuvo una sola nominación y no ganó ninguno, aunque póstumamente recibió en 1992 el premio a toda una vida. Abba, el archipopular grupo sueco, solo en este año han obtenido una nominación por su canción I Still Have Faith In You, de su reciente disco de reunión. En su época de gloria, triunfos, éxitos y enromes ventas fueron ignorados. Curiosamente, la canción Dancing Queen ,de 1976, solo vino a ser reconocida en 2015 ,cuando ingresó al Salón de la Fama de los Grammy.

Luego de esta entrega de los premios Grammy veremos qué sorpresas hay, cuáles presentaciones merecen un comentario y si los premios se reactivan o siguen, como los otros eventos de esta temporada de reconocimientos, cada vez con menor sintonía.