29 Septiembre 2022

Amenazan de muerte a veedor que denunció irregularidades de contratación en Bucaramanga

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

“Se va a hacer matar y joder a su familia”, fue el mensaje anónimo que recibió Mauricio Díaz, quien ha sacado a la luz pública las anomalías detrás de la implementación de la telegestión del alumbrado de la ciudad.

Desde hace meses que Juan Carlos Cárdenas, alcalde de Bucaramanga, viene recibiendo fuertes críticas por cuenta de un contrato de 14.680 millones de pesos para implementar una nueva tecnología en el alumbrado público de la ciudad. El proyecto, que se compone de cinco fases, de las cuales ya se cumplió la primera, recibió tres informes sancionatorios por parte de la firma encargada de la interventoría y, sin embargo, el pago se desembolsó. Es decir, la administración de Cárdenas pagó al contratista pese a que existía múltiple evidencia de que el contrato no se había cumplido a cabalidad.

Luego, nuevos hechos salieron a la luz. Se encontró que funcionarios de la Alcaldía de Bucaramanga falsificaron firmas y adulteraron el contenido de algunos documentos para blindar el proceso de contratación.

Diferentes medios de comunicación han seguido al detalle estos acontecimientos y lo registraron a través de sus publicaciones. Pero anterior al revuelo mediático, la situación había sido expuesta por Mauricio Díaz Millán, un ciudadano con conocimiento en sistemas de telegestión que puso la lupa sobre el cuestionado contrato. Antes que nadie, Díaz radicó derechos de petición y formuló preguntas al gobierno municipal sobre los criterios de selección del software, las razones por las que se decidió que el proceso de contratación se llevara a cabo por la Bolsa Mercantil y los motivos por los que se desestimaron los informes de la interventora. La problemática alrededor del alumbrado público bumangués, de no ser por él, no habría llegado a la agenda local y nacional.

Su vehemente vigilancia, en todo caso, no ha sido del agrado de Cárdenas y su gabinete de secretarios. Adicionalmente, dado que la oposición al alcalde está encabezada por la Liga de Gobernantes Anticorrupción, movimiento ligado al exalcalde Rodolfo Hernández, Díaz ha sido acusado de ser un enviado del ingeniero y sus aliados. Si bien Díaz sí se ha reunido con los concejales de la Liga de Gobernantes, lo hizo con propósitos pedagógicos para explicarles las irregularidades en el contrato de telegestión y fueron los cabildantes quienes, por su cuenta, llevaron el tema a la esfera política.

Los artículos de prensa y la oposición en el Concejo no lograron que ningún ente de control tomara cartas en el asunto. Por eso, Díaz inició la recolección de firmas para convocar un cabildo abierto con la finalidad de que el alcalde Cárdenas responda directamente, y no mediante sus subalternos, por las irregularidades. Esta insistencia generó descontento y, al parecer, hizo que amenazaran a Díaz en su lugar de trabajo.

Siga así de sapo con el cuento del cabildo y va a terminar con sapos en la jeta”, dice el mensaje. Más adelanta remata: “Se va a hacer matar y joder a su familia”.

Por el momento, ninguna autoridad ha contactado a Díaz respecto de la amenaza.