3 Mayo 2022

Con el cambio de fiscal, esto es lo que se viene en el caso de Álvaro Uribe

Gabriel Ramón Jaimes, el fiscal que llevaba el proceso, da un paso al costado. Lo reemplazará Javier Cárdenas. ¿Qué hará el nuevo acusador?

El caso de Álvaro Uribe toma un nuevo giro. Gabriel Ramón Jaimes, el fiscal que llevaba el proceso, da un paso al costado. En un comunicado que publicó la Fiscalía General de la Nación, se anuncia que Jaimes indicó a su superior, el fiscal general, Francisco Barbosa, que “los términos de investigación se agotaron, sin que pueda emprender los actos de investigación sugeridos por la juez 28 penal del circuito de conocimiento de Bogotá”. Es decir, en el criterio del fiscal Jaimes, no es posible ahondar en las pruebas del expediente para buscar una acusación en contra del expresidente Uribe. 

Jaimes, que es uno de los hombres de confianza de Barbosa, duró cerca de 18 meses representando al ente acusador en el proceso. Desde julio del año pasado, reveló que su estrategia sería solicitar la preclusión del caso porque, a su juicio, no existían elementos suficientes para vincular a Uribe con la comisión de los delitos de fraude procesal y soborno en actuación penal. Fracasó. Su tesis, que coincidía con la de la Procuraduría y los abogados del expresidente, no fue acogida por la juez Carmen Ortiz, quien conoció de su solicitud. 

El pasado miércoles 27 de abril, la lectura del fallo de Ortiz fue contundente. Según señaló en sus consideraciones, el fiscal Jaimes no aportó motivos de peso para precluir el proceso. De hecho, Ortiz fue más allá y, analizando cada uno de los argumentos de Jaimes y contrastándolos con las pruebas que recolectó la Corte Suprema de Justicia cuando el expresidente Álvaro Uribe aún era aforado, cuestionó el nivel de profundidad de la investigación y señaló que aspectos importantes, como interceptaciones telefónicas y declaraciones de testigos, se pasaron por alto. Desde el inicio de sus consideraciones era evidente que su determinación iría en contra de los intereses del líder del Centro Democrático. Y así fue.

Pero lo verdaderamente sorpresivo fue la reacción de Gabriel Ramón Jaimes tras conocer la determinación de la providencia. Quedó en nocaut. Al preguntársele si deseaba interponer recursos en contra de la decisión adversa, él aseguró que no. Es decir, no apeló y el fallo de la juez Ortiz no será estudiado por el Tribunal Superior de Bogotá para una nueva decisión. Todos, incluyendo la defensa de la contraparte del expresidente, quedaron desconcertados con el anuncio del entonces fiscal del caso.

Jaimes será reemplazado, como aseguró el comunicado de la Fiscalía, por Javier Fernando Cárdenas, quien venía desempeñándose como fiscal tercero delegado ante la Corte Suprema de Justicia. En el historial de Cárdenas como funcionario del ente acusador figura el archivo de la investigación contra el magnate Luis Carlos Sarmiento en el escándalo de Odebrecht, y la fallida imputación al general Mario Montoya en el segundo semestre de 2021, que generó un conflicto de jurisdicciones con la Justicia Especial para la Paz (JEP).

Así las cosas, con el relevo de Cárdenas lo procedente es, finalmente, que se acuse a Uribe por los dos delitos por los que está imputado. Sin embargo, esa acusación puede posponerse un rato más porque Cárdenas tiene otra opción: presentar una nueva solicitud de preclusión. La Fiscalía está facultada legalmente para tomar este camino siempre y cuando cumpla con una de dos condiciones: (i) que su nueva solicitud esté basada en argumentos nuevos que sustenten el archivo del proceso en contra del expresidente, o (ii) que aporte nuevas pruebas que soporten el archivo utilizando los mismos argumentos que desechó la juez Ortiz en la audiencia.

CAMBIO conversó con tres abogados expertos que explicaron cómo pueden desarrollarse ambos escenarios.

La ley colombiana contempla siete causas por las que un fiscal puede solicitar la preclusión de un caso. En la diligencia judicial en la que se negó la solicitud de preclusión, Jaimes invocó tres: (i) atipicidad del hecho investigado, (ii) ausencia de intervención del imputado (Álvaro Uribe) en el hecho investigado y (iii) imposibilidad de desvirtuar la presunción de inocencia. A menos que se encuentren nuevas pruebas que les otorguen mayor solidez, ninguna de estas tres puede ser utilizada nuevamente por Cárdenas porque fueron desvirtuadas por la juez.


La Fiscalía puede recoger otros elementos que le permitan sustentar las causales que no prosperaron. O sea, serían las mismas causales pero con evidencia diferente”, señaló José Luis Moreno, socio fundador de Muva Legal.

En esto coincide Juan Carlos Álvarez, coordinador de la especialización y maestría en derecho penal de la Escuela de Derecho de EAFIT. Según indicó, dado que la decisión de la juez Ortiz tiene el efecto de cosa juzgada, solamente puede pedirse el archivo del proceso bajo las mismas causales si existe material probatorio nuevo.

La Fiscalía no puede invocar las mismas causales si las pruebas que posee son las mismas que ya tenía”, afirmó. 

Sobre los reparos formulados por la juez Ortiz al trabajo investigativo de Jaimes, Álvarez advirtió que podrían servirle al nuevo fiscal del caso como guía para obtener nuevo material y así fundamentar una segunda solicitud de preclusión con las causales que le rechazaron a su antecesor. 

La juez, al desestimar las razones por las que se pidió la preclusión, dio una serie de pautas y le dijo a la Fiscalía: ‘Mire, aquí hay unos elementos que no se han averiguado lo suficiente’. En esos aspectos, hipotéticamente, podría el fiscal llevar a cabo entrevistas y al final decir que tiene elementos adicionales para sustentar mejor una preclusión”, aseguró. Álvarez se refiere a los testigos que Jaimes no tuvo en cuenta en su solicitud y que posiblemente podrían aportar pruebas hasta ahora desconocidas para que el fiscal Cárdenas solicite otra preclusión bajo las mismas causales. 

Lo que dijo la juez es que, con las pruebas que hay en este momento, no se puede precluir, pero si la Fiscalía insiste en precluir, deberá acreditar pruebas diferentes que soporten una nueva solicitud”, afirmó en la misma línea Yesid Reyes, exministro de Justicia. 

La otra alternativa de la Fiscalía, si desea buscar la preclusión, es hacerlo bajo nuevas causales, las cuatro a las que todavía no recurrió: imposibilidad de continuar con la acción penal, causal que excluya la responsabilidad, inexistencia del hecho investigado y vencimiento de términos. Este escenario parecía poco probable si Jaimes continuaba representando al ente acusador en el proceso porque, de haber considerado que alguna de estas cuatro se configuraba en el caso del expresidente, lo lógico es que las hubiera utilizado en la solicitud que descartó la juez Ortiz. Sin embargo, con un nuevo fiscal, puede que suceda.

No es claro, en todo caso, qué postura tomará Cárdenas. Sorprendería, eso sí, que arremeta en contra del expresidente en contravía de lo que hizo Jaimes durante el último año. También está la posibilidad de que la Fiscalía acuse al expresidente y luego, a medida que avancen las audiencias, solicite al juez que lo absuelva.