5 Agosto 2022

Con pistolas en la cabeza, el Clan del Golfo amenazó a delegación del Gobierno de Gustavo Petro en el Chocó

La intimidación sería un mensaje del Clan del Golfo al nuevo gobierno.

Crédito: Yamith Mariño

Un grupo fuertemente armado retuvo y amenazó a una delegación del gobierno de Gustavo Petro que se desplazaba hacia Bojayá por el río Atrato. Jorge Rojas, coordinador de diálogos regionales, previos a la posesión, quien lideraba la delegación, le contó a CAMBIO los angustiosos momentos que vivieron en la región, que según él, está tomada por los paramilitares.

Por: Iván Serrano

Había transcurrido una hora y media de trayecto cuando cinco hombres fuertemente armados y con uniformes y botas nuevas, interceptaron la embarcación en la que se desplazaban Jorge Rojas, Richard Moreno y otras siete personas que conformaban la  delegación.

 “Los tipos nos estaban esperando, nos interceptaron y agredieron a un compañero que va a ser seguramente un alto funcionario del Gobierno. Lo bajaron de la lancha, lo pusieron frente a cinco hombres armados, él explicó que no estábamos haciendo nada contra de lo que ellos decían era el control territorial del río Atrato y el tipo le dijo, ustedes no vienen a pedir perdón, ya los pasan a otra isla”. 

Según relata Rojas, el líder del grupo los amenazaba mientras les apuntaba con su pistola, la situación se fue volviendo más tensa y era inminente que el hombre que lideraba el grupo paramilitar iba a dispararle al miembro de la comisión del gobierno, quien grababa con su celular. En ese momento, uno de los integrantes del grupo armado se involucró en la discusión y le rapó el celular al miembro de la comisión y lo tiró al río, no sin antes advertirles que si volvían a pasar por ahí los iban a matar.

En ese momento, un sacerdote que acompañaba la comisión hizo el llamado a la calma y exhortó para que el hecho no pasara a mayores.

“Tenían botas nuevas, uniformes caquis nuevos, pistolas de alta gama”, aseguró Rojas, quien dijo que luego se enteró de que el grupo armado había llegado desde antes de ayer al punto y que en la región sabían que una comisión del nuevo gobierno iba a visitar la zona. “Todos los puertos del río Atrato están bajo control del grupo paramilitar”, puntualizó.

Finalmente, el grupo armado dejó seguir a la comisión hacia Bojayá, no sin antes tomarles numerosas fotografías. Al llegar al municipio varias madres de familia les dijeron a los miembros de la comisión que el Clan del Golfo está reclutando a jóvenes y a niños de 12 años en adelante y que son utilizados para hacer el control territorial en el Atrato,

“Son muchachos recién reclutados, bien armados y con uniformes impecables, sin ninguna preparación política, están copando el territorio en el bajo Atrato, es una nueva generación de viejas violencias”, insistió Rojas.

Esta comisión hace parte de un plan piloto del gobierno de Petro para la implementación de los diálogos regionales. El equipo ya visitó el municipio de Roberto Payán en Nariño y Bojayá en el Chocó.

A partir del 7 de agosto, el gobierno de Petro llevará a cabo diálogos regionales durante 100 días para construir con las comunidades el Plan de Desarrollo de su Gobierno.

Al regreso, la comisión tuvo que ser escoltada por cuatro pirañas de la Armada Nacional y hombres de la Policía fuertemente armados.

Rojas le dijo a CAMBIO que en la zona la población está pidiendo la declaración de emergencia humanitaria y que pare el reclutamiento forzoso de jóvenes y niños, "hay una situación desesperante, no se mueve nada en Quibdó, ni en Chocó sin autorización de las Autodefensas Gaitanistas”.

Según Rojas hay dos opciones que el gobierno de Petro está analizando, una, la petición de la comunidad de declarar la emergencia humanitaria en la zona y otra, la propuesta de un plan de acogimiento a la justicia tanto frente el ELN como para el Clan del Golfo, “creo que el presidente va a dar unas puntadas el domingo en su discurso”.

Finalmente, no cree que esto hubiese sido un acto fortuito sino un claro mensaje del Clan del Golfo al Gobierno que inicia el próximo domingo, “yo creo que esto es un acto de intimidación, un mensaje al nuevo Gobierno de que ellos están armados y están avanzando, controlando territorios”.