24 Noviembre 2022

¿De registrador cuestionado a aliado del gobierno?: la figura de Álex Vega tiene tambaleando al Código Electoral

Crédito: Colprensa

A los señalamientos de Cambio Radical de repartir “mermelada” en la Registraduría, se sumó la intervención de Catherine Juvinao, quien cuestionó si el gobierno “le está pagando las elecciones” al registrador Alexander Vega. Incluso, el apoyo del Pacto Histórico está en veremos.

El pasado 9 de noviembre, el gobierno nacional envió un mensaje de urgencia al Congreso para agilizar el trámite de la reforma al Código Electoral que fue radicada desde agosto de 2022. La meta del Ejecutivo es que estas nuevas reglas de juego estén listas para aplicarse a partir de las elecciones regionales de octubre de 2023.

Aunque hasta hace unos días el ambiente en el Congreso le auguraba la aprobación sin problemas a la reforma, la última semana las condiciones han cambiado sustancialmente y desde el Legislativo se han lanzado acusaciones graves sobre los motivos por los que el gobierno Petro quiere agilizar el trámite. En la mayoría de críticas hay elemento común: la figura del registrador Alexander Vega, quien es uno de los autores del proyecto. Vega es el mismo al que el entonces candidato Gustavo Petro tildó de mentiroso, de no ser neutral y hasta llegó a insinuar la existencia de un fraude en contra de su movimiento político en las elecciones legislativas.

Es tanta la resistencia a Vega que incluso desde el mismo Pacto Histórico consideran retirar el voto positivo.

¿Repartiendo ‘mermelada’ con la Registraduría?

Los primeros cuestionamientos que aparecieron en el Congreso a la forma en la que el gobierno quiere que se apruebe el nuevo Código Electoral los hizo el director de Cambio Radical, Germán Córdoba, quien denunció que se habían repartido puestos en la Registraduría Nacional a recomendados de algunos congresistas para garantizar su apoyo.

Según Córdoba, en su colectividad política tendrían pruebas de que más de 100 cargos habrían sido repartidos a personas cercanas de congresistas del Partido Liberal, Partido Conservador, Partido de la U y hasta el mismo Cambio Radical.

Por ejemplo, uno de esos casos sería el del registrador delegado en Córdoba, Willington Cuesta, quien habría sido recomendado por el senador liberal Fabio Amín. Lo mismo con el registrador delegado en Norte de Santander, Jesús Rolón, cuyo padrino político sería el senador Alejandro Chacón, también del Partido Liberal.

También, el senador del Partido de la U Alfredo Deluque habría recomendado el nombramiento de dos registradores en el departamento de La Guajira y hasta David Luna, de Cambio Radical, tendría su cuota en la Registraduría del Huila.

La grave acusación de Catherine Juvinao

A partir de las denuncias de la directiva de Cambio radical, otros congresistas también han empezado a disentir de la urgencia del gobierno por aprobar la reforma al Código Electoral.

Es el caso de la representante del Partido Verde Catherine Juvinao, quien en su intervención en la Comisión Primera de la Cámara del 23 de noviembre, dijo:

“Le pido al gobierno nacional que no nos meta esto con mensaje de urgencia, esto va a salir mal y es muy probable que la Corte Constitucional lo vuelva a tumbar porque es una ley estatutaria que necesita un debate plural, amplio, profuso y suficiente (…) lo peor es que el gobierno nacional le esté haciendo el juego a Álex Vega, un señor tan cuestionado para ¿pagarle las elecciones?, me pregunto yo”.

El fuerte pronunciamiento cayó muy mal en la mayoría de la bancada del Pacto Histórico y hasta en el ministro Alfonso Prada que estaba presente. La representante Luz María Múnera le pidió “respeto por el Pacto Histórico” a Juvinao y que presentara las pruebas de su acusación.

El senador Humberto de la Calle también le hizo un llamado al gobierno a “no presionar” la aprobación de la reforma a la normativa electoral argumentando que es necesario revisar a fondo los “elementos que pueden ser perjudiciales” pues son más de 300 artículos.

El Pacto Histórico también empieza a ofrecer resistencia

A las críticas del Partido Verde, Cambio Radical, Verde Oxígeno y hasta algunos congresistas liberales, se suman las del mismo movimiento político que llevó a Gustavo Petro a la presidencia.

A través de una carta enviada al presidente, la bancada de representantes a la Cámara por el Pacto Histórico le pidió al presidente evaluar varios puntos del proyecto de reforma al Código Electoral considerando que no es el mismo al que se presentó en la anterior legislatura.

Según el documento, el nuevo Código Electoral que está en trámite “no responde completamente a lo señalado en el programa de gobierno para resolver las necesidades de cambio en la gestión de las elecciones”.

En la carta se presentan cinco interrogantes principales a la iniciativa relacionados con la soberanía informática y tecnológica de las elecciones; la independencia de las autoridades electorales; garantías para ejercer el derecho al voto; el control a la propaganda y financiación en redes sociales; y las entidades responsables de las elecciones.

Además, también se critica que con el nuevo Código Electoral se le estarían dando poderes adicionales a los que ya tiene al registrador Alexander Vega.

Por su parte, el representante por el Pacto Histórico Alirio Uribe, aclaró que no está de acuerdo con la ponencia del proyecto, al considerar que “tiene vicios de inconstitucionalidad y va en contravía del programa de gobierno”.

También expresó que “no es posible que el registrador que no ha explicado al país las irregularidades de las elecciones en las que se refundieron más de 500.000 votos del Pacto Histórico en Senado, se reúna con políticos en el Congreso y en el ministerio para liderar esta reforma”.

Por ahora, la discusión sigue en curso en la Cámara de Representantes y fue aplazada para continuar la próxima semana por recomendación del ministro Prada. El gobierno Petro buscará evitar que se le pierdan los apoyos suficientes que impidan que la reforma al Código Electoral sea aprobada este año.