26 Septiembre 2022

El ejército K-pop y la Revolución Molecular Disipada

Crédito: Yamith Mariño Díaz

Con el activismo, el K-pop ya no es sólo bailes increíbles y música. Ahora se ha convertido en símbolo de lucha contra la ultraderecha, la brutalidad policiaca, de lucha contra el fascismo y es uno de los emblemas más fuertes en la actualidad de la protesta social.

Por: Maria F. Fitzgerald

 

BTS, Black Pink, EXO y SuperJunior son algunas de las bandas Coreanas que tienen al mundo paralizado. Bailes elaborados, ritmos pegajosos, rostros andróginos, grupos conformados por varias personas jóvenes que empezaron a convertirse en un fenómeno global desde 2014, cuando el mundo conoció y bailó en Gangnam Style. 

Sus fanáticos, que en una mayoría son mujeres jóvenes, se han regado por el mundo entero y son uno de los fandoms más organizados y más dedicados en la actualidad. Y ese orden, justamente, las ha convertido en una de las fuerzas políticas más potentes en el mundo virtual. 

Ellas, solas, han logrado derribar eventos y hashtags de los principales líderes de la ultraderecha mundial. Y eso las convierte en el ejemplo perfecto de una teoría también promovida por líderes de derecha: la Revolución Molecular Disipada. 

Esta teoría fue creada por el francés Félix Guattari, pero fue expandida a nivel latinoamericano por el periodista chileno Alexis López Tapia. López, que se autoreconoce como miembro del partido Nazi y se ha convertido en un referente para la ultraderecha Latina a través de sus conferencias que, en buena medida, giran en torno a esta teoría. 

Lo que asegura la teoría es que las protestas hacen parte de una revolución creada por los líderes de la extrema izquierda. Es molecular porque no tiene un líder concreto, ni tampoco una jerarquía de mando establecida, sino que quienes participan en ella son un grupo amplio, voluntario y heterogéneo. Finalmente, es disipada porque son protestas organizadas por ciudadanos que escalan rápidamente en intensidad, pero así mismo se disipan rápidamente.  Acá les explicamos más: