4 Agosto 2022

El silencio de Gustavo Petro

Crédito: Colprensa

A pocos días de su posesión, el presidente electo se distanció de la agenda nacional. Faltó a la cita con más de 300 alcaldes, calló ante las peleas internas de su partido y diez ministerios continúan sin nombramiento. ¿Por qué el mutismo de Petro?

El pasado 2 de agosto, la molestia reinaba en uno de los salones del Hotel Tequendama en Bogotá, lugar elegido para celebrar una reunión de la Federación Colombiana de Municipios. Más de 300 alcaldes no ocultaron su enfado después de que el presidente electo no acudiera a su encuentro. Gustavo Petro debía llegar, en principio, en horas de la mañana. Su equipo lo excusó, indicando que se encontraba en una reunión con expertos que designó para el proceso de empalme, y advirtió que se presentaría en la tarde. Sin embargo, el líder del Pacto Histórico jamás hizo su esperada aparición. Los chiflidos y abucheos se tomaron de inmediato el auditorio. En redes sociales circularon videos de los alcaldes inconformes, quejándose por el desplante e insatisfechos con los voceros del nuevo Gobierno que estaban en el evento, la senadora Gloria Flórez y Alfonso Prada, quien fue jefe de debate de Petro en las pasadas elecciones.

Ese mismo día, miembros del Pacto Histórico protagonizaron un desencuentro en la Cámara de Representantes. En apariencia, todo estaba acordado para que la presidencia de la Comisión Séptima –encargada de discutir temas de salud, trabajo, vivienda, deporte, entre otros– quedara en manos de algún congresista de esta coalición: María Fernanda Carrascal, Alfredo Mondragón, Alexandra Vásquez o Agmeth Escaf. Este último resultó elegido y todo parecía responder al plan inicialmente trazado. Pero la calma que viene con el triunfo se disipó rápidamente por cuenta de un trino de María Fernanda Carrascal. La representante a la Cámara por Bogotá acusó a Escaf de incumplir los acuerdos internos del Pacto, en los que se había definido que ella presidiría la Comisión Séptima, y conseguir apoyos por debajo de la mesa con otros partidos. Escaf obtuvo 12 de los 21 votos posibles con la ayuda de los conservadores, los liberales, Cambio Radical y el Centro Democrático.

Ante ese panorama que mezcló la desazón de los alcaldes y la prematura fractura en su bancada, se esperaba que Gustavo Petro diera un parte de tranquilidad a la ciudadanía. Después de todo, no es extraño que un mandatario deba ausentarse de un compromiso por razones de último minuto o que existan discrepancias entre legisladores que recién comienzan su trabajo en el Congreso. Sorpresivamente el presidente electo no se pronunció al respecto. Luego de varios días de mutismo, en los que no hizo referencia a lo acontecido durante la semana, publicó un video en sus redes sociales en el que posa para un estudio fotográfico luciendo la banda presidencial con la Serranía de la Macarena al fondo y acompañó la grabación con un mensaje en el que señala que pronto visitará la Sierra Nevada de Santa Marta. 

CAMBIO consultó en el círculo cercano de Petro por las razones de su repentino alejamiento de la agenda nacional. En especial cuando restan muy pocos días para su posesión y aún faltan por designar jefes de cartera en 10 de los 18 ministerios. 

El presidente se está tomando el espacio que necesita para pensar y tomar las mejores decisiones. Está en un proceso de consulta y análisis en ámbitos que son esenciales para el cambio de país”, aseguró la senadora Gloria Flórez.

La gran cantidad de apoyos que recibió Petro después de su victoria, cuando se le unieron colectividades que hasta hace poco pertenecían a la bancada de Gobierno de Iván Duque, causó revuelo y mucho se especuló sobre la importante capacidad de reforma de la que gozaría. No obstante, esas adhesiones no vienen por sí solas y eso ha llevado al mandatario electo a entablar extensos diálogos con las diferentes filiaciones que hoy lo respaldan en el Congreso. 

Petro ganó en segunda vuelta porque hizo concesiones con el centro. Si hubiera ganado en primera vuelta, sin tantos apoyos, seguro no habría comprometido su gobernabilidad como, efectivamente, terminó haciéndolo. Eso lo ha obligado a hacer negociaciones y que cada vez más personas estén interesadas en aspirar a cargos en el Ejecutivo. Además, hay muchas expectativas y tensión que ocasiona que sea más difícil llegar a consensos”, recalcó Mauricio Jaramillo, profesor de relaciones internacionales de la Universidad del Rosario.

Esa misma amplitud por la que propende el nuevo Gobierno también puede ser la causa por la que están estancados los nombramientos en las diferentes carteras. El país todavía no conoce quién liderará los ministerios de Minas, Interior, Deporte, Tecnologías de la Información, Justicia, Vivienda, Ciencia, Transporte, Trabajo y Comercio. Es muy probable que en estos despachos se ubiquen fichas de los partidos que impulsaron el triunfo electoral de Petro. 

No es normal que un presidente tenga tantos ministerios sin una cabeza. Es normal que no haya nombramientos en altas consejerías, algunos departamentos administrativos, y hasta en algunas agencias. Pero sí es extraño que no haya ministros ni viceministros. Hay carteras importantes que no tienen doliente aún. Parece que también hay que tener en cuenta que es un gobierno atípico en todo el sentido de la palabra”, adviertió el profesor Jaramillo. 

La ausencia de dolientes genera incertidumbre sobre cómo serán los primeros días y semanas del Gobierno de Petro. Muchos temen que caiga en la inoperancia. Sin embargo, Jaramillo consideró que este aparente letargo puede ser también percibido como un intento del presidente electo por incluir la mayor cantidad de posturas en su gabinete. 

Hay que recordar que Petro causaba mucho temor porque lo acusaban de ser un radical que se iba a imponer y le enrostraban constantemente su etapa como alcalde de Bogotá. Ahora su mensaje es claro. Quiere mostrar que buscará crear consensos amplios. Muchos pensaban que Petro iba a llegar a gobernar a punta de decretos y plumazos y, en realidad, lo que vemos es que hay una discusión amplia. Ese será el talante. Buscarán mantener unos mínimos con todos los sectores. Eso va a hacer que sacrifiquen la eficiencia, pero para garantizar la pluralidad e inclusión”, aseveró.

Si, en efecto, Petro está dedicando los días previos a su posesión para robustecer su posición y llegar a acuerdos con diferentes sectores, los próximos días determinarán qué tanto éxito tuvo en esta misión. Por ahora la pelota está en su cancha y el país está expectante para ver cómo responderá.