10 Junio 2022

Petro y Rodolfo: dime con quién andas

Crédito: Yamith Mariño

Cartografía de las alineaciones políticas, a una semana de la elección presidencial. Aportes ilustrados para el electorado indeciso que aún no sabe a quién apoyar. Revise aquí los rostros detrás de cada campaña.

Las semanas que le siguen a la primera vuelta presidencial suelen estar marcadas por un ambiente frenético, de guerra sucia y construcción de alianzas con quienes salieron derrotados. Pero en esta ocasión hay una particularidad: la mayoría de los integrantes de la clase política tradicional se quedaron sin candidato prematuramente y han tenido que buscar refugio, llevados por una extraña combinación de instinto de supervivencia y avidez burocrática, en las dos campañas de fuerzas alternativas: la de Gustavo Petro y la de Rodolfo Hernández.

Cambio hizo una revisión de cómo están quedando conformadas las alineaciones, a una semana de la segunda vuelta. Aquí no están todos los que se sumaron, pero están los principales políticos y personalidades que han declarado su respaldo a uno u otro candidato. En el gráfico registramos solo los apoyos que se han dado por encima de la mesa, de manera directa y pública. Por fuera de este álbum se quedaron los expresidentes César Gaviria Trujillo y Andrés Pastrana Arango, quienes, sin hacerlo explícito, se sabe que están alineados con el ingeniero Rodolfo Hernández.

La fotografía deja en claro que los partidos políticos no han tomado decisiones desde su institucionalidad y han preferido hacer guiños a uno u otro candidato sin tener en cuenta necesariamente sus convicciones. También, que sus militantes se han dividido, aunque es notoria la preferencia de la clase política tradicional por el exalcalde de Bucaramanga. En varios casos, los dirigentes de las distintas colectividades han tenido que dejar en libertad a sus militantes, para no profundizar las rupturas que dejó semejante fracaso. 

El Polo Democrático, por ejemplo, está en la campaña de Gustavo Petro, pero la facción de Jorge Robledo, denominada Dignidad, dejó en libertad a sus integrantes. El Partido Liberal no ha tomado posición, pero –según sus integrantes– el expresidente Gaviria y los parlamentarios principales están con el ingeniero, mientras que sus bases regionales han optado por apoyar a Gustavo Petro. El Nuevo Liberalismo optó por Hernández, pero a un costo tremendo, pues cuatro de los cinco integrantes que encabezaban la lista al Senado se fueron con Petro, mientras que los hermanos Galán están con Rodolfo. 

El Partido Conservador no ha adherido directamente a Rodolfo, pero sus directivas han dicho “que este partido no podría girar a la izquierda”, dando a entender que ya están subido en la 'rodolfoneta'. Esta insinuación fue confirmada por sus principales senadores. El Partido Verde también quedó sin candidato tras la estruendosa derrota de Sergio Fajardo, por lo que decidió dejar el apoyo a la conciencia de sus militantes. Los principales dirigentes de este partido están con Petro, como el exgobernador Camilo Romero, el senador Iván Marulanda y el exalcalde Antanas Mockus; mientras que el exgobernador Carlos Amaya se fue para la campaña de Hernández. 

En el caso de Cambio Radical, cuya dirigencia no ha emitido guiño alguno, el senador Germán Varón Cotrino aseguró que la mayoría de congresistas están con el ingeniero, aunque con Petro se han ido dirigentes como el senador Temistocles Ortega y el exdirector del partido Rodrigo Lara, quien en esta campaña dejó la colectividad para inscribirse en el Nuevo Liberalismo. Y finalmente, en el Partido de la U, la decisión de su directora, Dilian Francisa Toro, fue dejar en libertad para que un sector cercano a los senadores Roy Barreras, Armando Benedetti y Roosvelt Rodríguez se sumen al Pacto Histórico; y los alfiles de Dilian, en el Valle del Cauca, tomen el camino hacia las huestes de Hernández.

La clase política ha quedado fracturada en estas elecciones, pues la voluntad de las mayorías dejó un mensaje claro: los partidos políticos tradicionales están desprestigiados y en la peor crisis de su historia, pues si bien siguen dominando en el juego parlamentario, las fuerzas alternativas hoy son las que dominan el tarjetón presidencial; quienes quieran sobrevivir tendrán que buscar puesto en estas campañas sin mayores condiciones.