29 Septiembre 2022

“Esas mascotas son parte de mi familia": Barbosa opina sobre los escoltas de sus mascotas

En CAMBIO se hizo público el abuso de poder del fiscal Barbosa, no solo con los recursos de la Fiscalía, sino también con las órdenes fuera de las responsabilidades de los cuerpos de la entidad.

Por: Stephania Sanchez

Hace unos días Yohir Akerman dio a conocer, a través de su columna de opinión para CAMBIO, diferentes órdenes y acciones que demostrarían el abuso de poder de Francisco Barbosa como fiscal. Entre estas se señalaban los escoltas de sus mascotas.

En la entrevista para RCN, realizada el pasado 28 de septiembre, el fiscal afirmó que es “un chiste” la cuestión sobre el abuso de su poder como fiscal general de la Nación porque lo único que ha hecho es servir a los colombianos. “Todos los debates sobre todos los fiscales generales en algún momento fueron temas de salud, temas de Saludcoop, Odebrecht, grandes temas de corrupción, y hoy los debates en Colombia son decir que el fiscal general tiene dos mascotas”.  

Barbosa afirma que Bell y Laica (sus mascotas) tienen derecho a esa seguridad, cada uno con su propio escolta, ya que hacen parte de su entorno de protección. “Esas mascotas son parte de mi familia, esas mascotas hacen parte también de un entorno de protección que yo tengo, hacen parte del entorno de protección de mi familia".

“No se usan los recursos de la Fiscalía”

El cuestionamiento que se hace no es sobre por qué sus mascotas tienen escoltas, sino por qué ellos son parte del personal de la Fiscalía y, además, son premiados con ascensos profesionales por ese trabajo. Por otra parte Bell y Laica, también hacen uso del apartamento que se hizo en el búnker de la Fiscalía, cuando viaja la familia sin ellos.

Aún así, el fiscal Barbosa afirma que “no se usan los recursos de la Fiscalía para las mascotas (...) Es que los recursos de la Fiscalía, por la seguridad del fiscal general de la Nación, hacen parte de la intimidad de mi familia para poder estar con la protección de esas mascotas”, respondió Barbosa en la entrevista para RCN.

Cabe recordar que al sumar los escoltas de todos los integrantes de su familia –incluidos los caninos–, que hacen parte de su protección, da una cifra de 150 guardaespaldas dedicados para esta familia, sin contar a funcionarios de otras dependencias, incluso cinco abogados con posgrado y 20 investigadores del CTI. Cargos que se pagan con los impuestos de los colombianos.

Mientras tanto, 36.365 personas en todo el país solicitaron a la Unidad Nacional de Protección medidas de protección, de las cuales solo fueron concedidas a 6.644. Quienes hicieron esta petición, el último año, fueron activistas y representantes de organizaciones de derechos humanos, seguidos de servidores públicos y víctimas de violaciones de derechos humanos, pero ellos no hacen parte de la familia del fiscal.

Los otros abusos de Francisco Barbosa

En la columna de opinión para CAMBIO de Yohir Akerman también se habló de los otros abusos por parte de Francisco Barbosa con los funcionarios de la entidad y los recursos de la Fiscalía, como lo es ordenar que empleadas del cuerpo de limpieza de la entidad sean las personas encargadas de asear su residencia particular.

Para profundizar

También están las jornadas de hasta 27 horas seguidas de los escoltas, y puede que quienes no las cumplan, y se quejen, los saquen del grupo de protección. Vale la pena resaltar el hecho de que se tengan que referir hacia él siempre como “señor fiscal”. “A las personas que le dicen, doctor, o don, o, peor aún, por su nombre, les responde duramente que únicamente lo pueden llamar por ese apelativo”, explica Akerman.

Otra de las anécdotas sobre las exigencias del fiscal es que “antes de subirse a la camioneta de escoltas el señor fiscal se detiene, estira los brazos con su mirada al horizonte, esperando que algún funcionario le quite el saco del traje o la chaqueta. Según la fuente, el hecho se asemeja al comportamiento de “un príncipe”. Al bajarse del vehículo, de nuevo estira los brazos mirando al infinito, para que le vuelvan a poner el saco.

Finalmente, Yohir Akerman envió un derecho de petición a la Fiscalía para aclarar los abusos mencionados anteriormente, junto con los despilfarros con los recursos del Estado y otras, a los que la directora ejecutiva de la entidad se limitó a responder que todos esos temas hacen parte de la carpeta reservada.