22 Junio 2022

Gustavo Petro y Nicolás Maduro empiezan a ponerse de acuerdo

Nicolás Maduro felicitó a Gustavo Petro y dialogó con él sobre la normalización de las relaciones.

Crédito: Yamith Mariño

La normalización de las relaciones entre Colombia y Venezuela y la reapertura de la frontera traerían enormes beneficios comerciales a todo el país y a los más de 2 millones de migrantes venezolanos establecidos en Colombia.

Por: Iván Serrano

Fiel a su estilo de hacer importantes anuncios vía Twitter, el presidente electo Gustavo Petro, a las 7:45 de la mañana, trinó sobre el que será el nuevo escenario de las relaciones Colombia-Venezuela, a partir del próximo 7 de agosto.

Horas más tarde, el presidente Maduro, también a través de su cuenta de Twitter, confirmó el diálogo sostenido con Gustavo Petro. Dijo que le había felicitado por su triunfo y agregó que conversaron sobre la disposición de las dos partes para el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Cambio supo que el equipo del nuevo gobierno ya ha hecho acercamientos con los gobiernos de Ecuador y Brasil. 

El buen vecindario

El restablecimiento de las relaciones con Venezuela es parte fundamental de la política exterior del entrante gobierno de Petro, descrita por uno de sus colaboradores más cercanos como similar a la implementada por el gobierno de Virgilio Barco, cuando se privilegiaron las buenas relaciones con la comunidad internacional, independientemente de las ideologías de sus gobernantes.

En ese sentido, el nuevo gobierno proyecta poner en marcha una política de buena vecindad, con la que busca consolidar las relaciones y el entendimiento con los países vecinos.

Cambio supo que el equipo del nuevo gobierno ya ha hecho acercamientos con los gobiernos de Ecuador y Brasil.  

Los avances con Lasso, en Ecuador, no han tenido mayor desarrollo debido a la difícil situación interna, que parece no permitirle a dicho gobierno pensar en otra cosa. El acercamiento con Bolsonaro no parece fluir mejor.

Con quien sí ha habido una mejor comunicación es con el candidato Lula da Silva, quien se erige como el candidato más fuerte para reemplazar a Bolsonaro después de las elecciones de octubre.

Públicamente Bolsonaro ha manifestado sus reservas frente a Gustavo Petro y esto se refleja en la ausencia de respuestas que hasta el momento ha recibido el equipo de Gustavo Petro.

Sin embargo, el equipo de Petro insistirá en el diálogo y en la construcción de una relación más fluida con Brasil, país con el que comparte 1.645 kilómetros de frontera. Con quien sí ha habido una mejor comunicación es con el candidato Lula da Silva, que se erige como el candidato más fuerte para reemplazar a Bolsonaro después de las elecciones de octubre.

Se estarían afinando detalles para la conformación de una comisión tripartita, conformada por delegados de los gobiernos de Colombia, Venezuela y la Acnur, para garantizar el regreso voluntario de migrantes venezolanos a su país en condiciones seguras y dignas.

El abrazo venezolano

El restablecimiento de las relaciones con Venezuela incidirá directamente en la balanza comercial, el orden público y la situación humanitaria de cerca de 2,2 millones de venezolanos radicados en  Colombia.

Al respecto, se estarían afinando detalles para la conformación de una comisión tripartita, conformada por delegados de los gobiernos de Colombia, Venezuela y la Acnur, para garantizar el regreso voluntario de migrantes venezolanos a su país en condiciones seguras y dignas.

La estabilización de la economía venezolana –e incluso un crecimiento lento– ha incidido en la disminución del número de migrantes que de ese país llega a Colombia; así mismo, el mejor panorama económico será decisivo para que un número importante de migrantes venezolanos decida regresar.

La estabilización de la economía venezolana obedece  principalmente a una leve recuperación en la producción y exportación de hidrocarburos y a inversión extranjera, principalmente de Rusia y China. Entidades internacionales han calculado el crecimiento de la economía venezolana entre 4 por ciento y 20 por ciento en 2022 y 8 por ciento en 2023.

Para el economista Germán Umaña, presidente de la Cámara Colombo Venezolana, el restablecimiento de las relaciones entre los dos países significará sustituir la economía ilegal que actualmente opera en la frontera, especialmente en Norte de Santander, por economía legal y, por consiguiente, un aumento de las exportaciones e importaciones entre los dos países.

Durante el primer trimestre de 2022 se ha registrado un aumento de las exportaciones de Colombia a Venezuela, con respecto al mismo periodo del año anterior, de 69 por ciento.

La Camara Colombo Venezolana calcula que la apertura de la frontera y la normalización de las relaciones traerá como consecuencia exportaciones cercanas a los 1.200 millones de dólares desde Colombia a Venezuela a final de año, y cercanas a los 4.000 millones de dólares al finalizar el gobierno Petro.

La reactivación de las relaciones consulares no solo traerá consigo protección y garantías a empresarios y comerciantes, sino a los ciudadanos de los dos países en general.

Umaña aseguró que la zona del país que verá más pronto los beneficios de esta inminente normalización de las relaciones será Cúcuta, cuya población se ha visto empobrecida desde el cierre de la frontera.