6 Diciembre 2022

Irene Vélez se queda en su cargo: fue hundida la moción de censura en Cámara

Crédito: Fotoilustración de Yamith Mariño

La ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, se queda en su cargo gracias a una amplia mayoría en la Cámara de Representantes.

Las mayorías del gobierno en la Cámara de Representantes le dieron una mano al presidente Petro y a la ministra de Minas, Irene Vélez, para que se quedara en el cargo.

Aunque el pasado 30 de noviembre se realizó el debate de moción de censura en la Cámara de Representantes contra la funcionaria, el cual duró más de siete horas y se escucharon los argumentos en contra y a favor de su salida, la votación había quedado fijada como el primer punto del orden del día de este 6 de diciembre.

Si bien las bancadas de Cambio Radical y el Centro Democrático argumentaron que la ministra Vélez había generado "pánico económico" con sus declaraciones, estas razones no convencieron a la mayoría de los congresistas para que la moción de censura prosperara.

Por otro lado, el gobierno echó mano de sus amplias mayorías en la Cámara y recibió el respaldo, incluso, del Partido Conservador.

“Dirán que 100 días es muy poco tiempo para una moción de censura, pero en estos escasos 100 días la ministra de Minas está generando un tsunami económico, reconocido por el propio ministro de Hacienda” dijo la representante Carolina Arbeláez en su intervención.

Por ello, la votación concluyó con 24 votos por el sí y 132 por el no, ratificando a Irene Vélez en su cargo. Este proceso por lo menos parece haberle enviado un mensaje al gobierno nacional de mantener una postura más moderada principalmente con lo relacionado a la exploración y explotación de hidrocarburos en Colombia.

Este intento se suma a la larga lista de mociones de censura hundidas en el Congreso. La más reciente fue contra la exministra de las TIC, Karen Abudinen, por el escándalo de Centros Poblados en el que el Estado perdió 70 mil millones de pesos, los cuales no se ha recuperado ni el 10 por ciento.

Sin embargo, Abudinen renunció por la presión de las fuerzas políticas en el Legislativo y la opinión pública antes de que se votara la moción.