1 Septiembre 2022

La celda de dos metros en la que pasa sus días Carlos Mattos en Barranquilla

Carlos Mattos.

Crédito: Yamith Mariño

El empresario fue trasladado el pasado fin de semana desde la cárcel de Cómbita y ahora comparte pabellón con Emilio Tapia y Salvador Arana.


En el pasado quedó la vida de lujo que llevaba el empresario Carlos Mattos. Desde que burló las normas de La Picota  para andar a sus anchas por las calles de Bogotá, sus "libertades" han venido a menos. Ahora, pasa sus días solo, en la celda 3 del pabellón ERE, de la cárcel El Bosque, en Barranquilla, a donde fue trasladado desde Cómbita, Boyacá.

Según fuentes del Inpec, su celda –que no comparte con nadie– mide dosmetros cuadrados, solo tiene una cama y un espacio para colgar la ropa. La celda está ubicada en un pabellón destinado a personas que fueron servidores públicos. En ese pabellón hay alrededor de 13 presos, entre ellos su amigo, el contratista Emilio Tapia y el exparamilitar y exgobernador Salvador Arana.


Carlos Mattos fue trasladado de la cárcel de máxima seguridad de Cómbita, de Boyacá, a la cárcel El Bosque, de Barranquilla, ciudad a la que había intentado llegar en varias ocasiones. La razón fue que era su ciudad de arraigo.


La cárcel de Barranquilla tiene amplios antecedentes de desórdenes y corrupción. En abril de este año aparecieron en las redes sociales varios videos que mostraban las fiestas que se siguen haciendo en el establecimiento. Uno que publicó cómo celebraba las parrandas fue Armando Castro Maldonado, condenado por atacar a su expareja con un cuchillo, con el que le arrancó el cuero cabelludo, una noticia que paralizó la ciudad.

En 2019, por ejemplo, fueron halladas pruebas que confirmaron las parrandas organizadas por Jorge Luis Alfonso, hijo de la empresaria del chance Enilce López, la Gata; el exjefe del Unión Magdalena Eduardo Dávila, condenado por homicidio; los primos Manuel Nule y Mauricio Galofre, y el exgobernador de Sucre, Salvador Arana. Por ese escándalo se fueron el director del penal, Dionisio Calderón Sánchez, y la subdirectora de la penitenciaría, Milstelva Garcés.