2 Mayo 2022

La Cordillera: el grupo que planeaba atentar contra Gustavo Petro

El candidato líder de las encuestas reveló que una estructura criminal fragua un plan para asesinarlo. ¿Quiénes están detrás?

Un comunicado de la campaña presidencial de Gustavo Petro encendió las alarmas en el país. Según señala el documento, “el equipo de investigaciones y análisis” que acompaña al líder del Pacto Histórico conoció que un grupo armado conocido como La Cordillera está planeando atentar contra su vida. A raíz de la noticia, los viajes al Eje Cafetero que tenía programados Petro para los próximos 3 y 4 de mayo han sido cancelados.

La Cordillera opera en zonas rurales del departamento de Nariño. Sus actividades han sido registradas, principalmente, en los municipios de Cumbitara, Policarpa, El Rosario y Leiva. La actividad que más ingresos le genera a esta estructura es la comercialización de la base de coca que se produce en la región y su elaboración en cocinas y laboratorios ubicados en zonas distantes y selváticas. Igualmente, La Cordillera cobra una vacuna periódica a otras redes de narcotraficantes que ingresan a Nariño para adquirir droga y exportarla. 

El líder más visible del grupo Juan Larrison Castro, alias Matamba, quien se fugó de la cárcel La Picota, en Bogotá, el pasado 18 de marzo de 2021, con ayuda de guardias del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec). Castro ha sido señalado como responsable de los delitos de tortura, homicidio en persona protegida, secuestro, concierto para delinquir y desplazamiento forzado. Actualmente existe una orden de captura internacional en su contra y se le busca en más de 196 países. 

Matamba duró menos de un año en prisión. Fue capturado el 18 de mayo en un lujoso sector de Floridablanca, Santander, zona metropolitana de Bucaramanga, mientras celebraba su cumpleaños 41. En el lugar se incautaron 12.500 dólares, lingotes y enchapes de oro, armas de fuego y relojes de exclusivas marcas europeas. 

Según información de inteligencia de las autoridades colombianas, Matamba paga a sus hombres una nómina cercana a los 400 millones de pesos. Entre sus colaboradores hay miembros activos y retirados del Ejército Nacional –incluidos generales, tenientes y sargentos— que han sido fundamentales para ayudarle a consolidar su monopolio criminal en diferentes municipios nariñenses. Fuentes internas de La Cordillera señalan que los pagos recibidos por estos uniformados rondan entre los 5 y 30 millones de pesos y son una contraprestación a sus esfuerzos por entorpecer las labores militares en la zona. Se cree que la organización goza hoy del control total de los cultivos de hoja de coca y tráfico de drogas ilícitas en el departamento.

Para profundizar

Las rutas que utiliza La Cordillera –según se ha podido verificar hasta el momento–  son cinco. Están distribuidas en las zonas rurales de Samaniego, Policarpa, Leiva y El Rosario, y en las costas de Tumaco. En ellas se comercializa y transporta la droga a través de trochas o lanchas que navegan el río Patía y el océano Pacifico. 

Otros reportes señalan que Matamba y compañía han hecho alianzas con el Clan del Golfo y la Segunda Marquetalia. Respecto de la primera organización, La Cordillera les paga una especie de impuesto para no entrar en conflictos alrededor del territorio y el negocio de la droga. En relación con las disidencias guerrilleras, la policía asegura que Iván Márquez ha transado con Matamba en diferentes oportunidades.