21 Junio 2022

La primera batalla de Petro será por las presidencias del nuevo Congreso

""

Para el Pacto Histórico será determinante contar con las presidencias de Cámara y Senado, si quiere darle pronto rumbo a los principales proyectos de campaña. La pregunta es a quién le dará el guiño Gustavo Petro. El tiempo apremia.

Contar con las presidencias de Cámara y Senado son decisivas para el Presidente electo porque lo que pase en la primera legislatura definirá el ritmo que el Congreso imponga durante los próximos cuatro años. Si el Congreso empieza dándoles largas a los grandes proyectos que Gustavo Petro le ofreció a su electorado, es probable que esos proyectos se vayan diluyendo a lo largo de las demás legislaturas. De ahí la importancia que adquiere lograr la presidencia de ambas corporaciones para congresistas cercanos. La pregunta es a quién respaldar.

En Cámara: entre Racero y Miranda

En Cámara la situación parece estar despejada. De momento se han barajado dos aspiraciones: la de los actuales representantes David Racero y Catherine Miranda.

David Racero lleva un periodo en la Cámara de Representantes y fue elegido por la lista de la Decencia. Siempre ha sido cercano a Gustavo Petro -fue subdirector de juventudes en la Secretaría de Integración Social de la Bogotá Humana- y durante su paso por la Cámara ha sido reconocido por sus debates de control político a la Alcaldía de Enrique Peñalosa y la Cancillería del gobierno Duque; también, por activa participación en las mociones de censura a los ministros del gobierno de Iván Duque.

Pero todo indica que la elegida será Catherine Miranda, representante a la Cámara por Alianza Verde. Con 118.540 votos, Miranda fue reelegida el pasado 13 de marzo con la votación más alta de la historia en esa corporación. También ha sido una reconocida opositora del Gobierno Duque, y su liderazgo es indiscutible. Su caudal electoral, su trabajo como congresista y su condición de mujer son los elementos que juegan a su favor, incluso por encima de Racero, quien prácticamente ha hecho su carrera política de la mano de Gustavo Petro.

Escoger a personas que apoyaron al Pacto Histórico, pero que vienen de vertientes diferentes al petrismo puro, ha causado tensión adentro del movimiento.

En el Senado: Pizarro, Bolívar o Roy

En el Senado la situación es mas compleja. Allí se barajan tres nombres: María José Pizarro, Gustavo Bolívar y Roy Barreras.

María José Pizarro, a partir del próximo 20 de julio, ocupará por primera vez una curul en el Senado. Ella también viene de la Cámara y tuvo una destacada participación como congresista de la oposición. Es cercana a Gustavo Petro e hija del excomandante del M-19 Carlos Pizarro, pero todo indica que estas credenciales no le alcanzarán para materializar su aspiración, porque el nuevo gobierno necesita a una persona con experiencia e interlocución en el Senado, que le permita sacar adelante el proyecto más importante que se discutirá durante esta legislatura: la reforma tributaria.

Gustavo Bolívar, quien es casi la sombra de Gustavo Petro y es uno de sus más aguerridos escuderos, es otro de los opcionados, pero la resistencia que Bolívar tiene en orillas diferentes a las petristas, podría traerle talanqueras a los proyectos presentados por un nuevo gobierno que necesita mayorías.

Es en este escenario en el que la opción de Roy Barreras como nuevo presidente del Senado se fortalece más. Su experiencia y su cercanía con otras bancadas , como la de U, de donde venía, puede ser el as que el gobierno Petro necesita para reunir las anheladas mayorías.

En Senado, la bancada de gobierno cuenta por ahora con 40 senadores. Se necesitan 55 para que constituir mayoría. Esa será, pues, la principal misión del nuevo presidente del Senado. Y Roy tiene suficiente experiencia en manejar los egos de los adversarios y las ambiciones de los aliados. Al fin y al cabo, la tensión entre petristas de vieja data y los recién llegados al movimiento podría generar ciertos roces. ¿A quién le dará el guiño Gustavo Petro? El tiempo apremia.