4 Diciembre 2022

La prisa de Barbosa por archivar las muertes de Jorge Enrique Pizano y su hijo Alejandro

Crédito: Colprensa

El pasado 21 de julio la Fiscalía General de la Nación ordenó archivar la investigación por el presunto homicidio de Jorge Enrique Pizano Callejas. ¿Por qué?

El pasado 21 de julio la Fiscalía General de la Nación ordenó archivar la investigación por el presunto homicidio de Jorge Enrique Pizano Callejas. La investigación por la muerte del ingeniero fue reabierta en virtud de una compulsa de copias realizada por Leonardo Espinosa, fiscal general ad hoc para este caso.

El 20 de febrero de 2019, Espinosa recibió las declaraciones de Luz Stella González, abogada de Jorge Enrique Pizano. La jurista González manifestó su convencimiento de que el infarto que le quitó la vida al ingeniero fue causado por la presión que había sufrido a manos de su abogado. 

Finalmente la Fiscalía determinó que la muerte de Pizano se debió a causas naturales y no encontró jurídicamente demostrable la teoría de que las manifestaciones hechas por el abogado de Pizano, hubiesen desembocado en su muerte. Ni lo descrito por los patólogos ni en los exámenes de tejidos posteriores a la muerte de Jorge Enrique Pizano, advierten de la presencia de cianuro en su cuerpo.

Pero curiosamente en la botella que contenía el veneno que mató a su hijo Alejandro, los investigadores encontraron ADN de su padre. La respuesta a esto ha sido que en algún momento Jorge Enrique Pizano tuvo contacto con esa botella, pero el envenenamiento ha sido descartado por los peritos como la causa de su defunción.