17 Junio 2022

La sospecha de manguala con los bienes de la SAE

Bienes en poder de la SAE

Crédito: Yamith Mariño

¿Hubo acuerdo previo para comprar masivamente y a muy buen precio bienes que fueron incautados a criminales y que están en poder del Estado?

Por: Sylvia Charry

Hace algunas semanas Noticias Uno informó de una supuesta reunión entre el presidente del Senado, Juan Diego Gómez; su hermano, vicepresidente de Central de Inversiones S.A. (CISA), David Orlando Gómez; y el presidente de la Sociedad de Activos Especiales (SAE), Andrés Ávila, en el restaurante Tauro Steak House, del norte de Bogotá. En esta reunión, los asistentes habrían hablado de la posibilidad de hacer negocios con los bienes incautados, fijando precios convenientes para los interesados, con los que, al parecer, existía un acuerdo previo. Hoy, los señalados niegan tal conversación, dicen que el encuentro fue fortuito y que no existe ningún acuerdo previo.


La escena, que está siendo indagada por la Corte Suprema de Justicia, puso sobre la mesa la posibilidad de que, presuntamente, particulares se estuvieran beneficiando de la venta masiva de los bienes a disposición de CISA, la encargada de comercializar los bienes de la SAE.

¿Existía un acuerdo previo para la venta de los inmuebles con los interesados? El tema no está claro.

Cartas sospechosas


En este momento CISA tiene tres propuestas de compra masiva de bienes: dos de Civilec Business Group y una de la empresa antioqueña Arquitectura y Concreto, de la cual contaremos la historia a continuación.


Cambio conoció dos cartas que envió Santiago Sánchez, corredor de la empresa antioqueña Arquitectura y Concreto, al presidente de la SAE, Andrés Ávila, y al presidente de CISA, Samir Angarita. En ellas, manifestó su interés en adquirir bienes a través de una venta masiva. Hasta ahí, nada raro, cualquier colombiano podría hacer lo mismo. Sin embargo, hay dos temas que no están claros.


El primero es que, aunque en enero de 2022 se sancionó la ley de seguridad ciudadana que fijó los parámetros para las ventas masivas, y ese mismo mes CISA inició la campaña de expectativa y promoción de la estrategia, un mes antes ya Sánchez había manifestado interés en participar en una venta masiva. La primera carta de Sánchez, con fecha del 21 de diciembre de 2021, habla de la intención de adquirir 25 inmuebles de la SAE.


Es decir, la carta con la intención de compra de los 25 inmuebles llegó, coincidencialmente, un mes antes de que la estrategia de venta masiva fuera una realidad. Sobre el tema hay varias versiones de los involucrados. Las veremos más adelante.


En este punto es importante saber que este modelo de venta masiva de inmuebles no es nuevo, pero solo ha tenido un caso exitoso, en 2007 (que no fue de bienes producto de extinción si no de activos del Estado en poder de CISA), y uno fallido, en 2020.

Carta de diciembre del 2021

El segundo tema extraño tiene que ver con la otra carta que envió Sánchez a CISA, la cual tiene fecha del 1 de junio de 2022. En ella manifiesta su interés en adquirir ya no 25 sino 38 bienes. En esa carta se suman al listado 3 bienes que no han sido publicados en la página del CISA. ¿Cómo supieron de los bienes si no estaban publicados? Hay varias respuestas sobre el tema.


Carta de junio del 2022


Las versiones sobre los cuestionamientos


En diálogo con Cambio, Francisco Martínez, gerente de Arquitectura y Concreto, explicó que el corredor Santiago Sánchez fue quien le planteó la propuesta de participar en la venta masiva de la SAE y que, por su intención de compra, tuvo varias reuniones con Santiago y con David Gómez, vicepresidente de Soluciones para el Estado de CISA.


Según Martínez, a su corredor fue a quien le surgió la idea de presentarse a la venta masiva. Los bienes disponibles para la compra los mostraba David Gómez, vicepresidente de Soluciones para el Estado de CISA.


 

“Él (David) apareció en las reuniones con Santiago y ahí seguimos preguntando por inmuebles, documentos. David era el que conseguía cualquier documento que uno necesitara y mostraba los bienes que estaban supuestamente disponibles que, a la hora de la verdad, no estaban tan disponibles”, explicó Francisco Martínez.


Sin embargo, Martínez anunció en la entrevista que desistirá de la compra de los bienes porque recibió llamadas intimidantes de dueños anteriores y ni él ni su empresa quieren correr ese tipo de riesgos. Ni CISA ni Santiago Sánchez, su corredor, han sido notificados del desistimiento.


Sánchez dijo lo mismo. En diálogo con Cambio explicó que, a finales de 2021, le surgió la idea de presentarse a la venta masiva de bienes y que se la propuso a Francisco Martínez. Según él, no es una coincidencia que un mes después de enviar la carta con intención de compra masiva se sancione la ley de seguridad ciudadana porque, dice, desde hace años estaba “sonando” ese mecanismo. Finalmente, dijo que se enteró de tres bienes que están en poder de la SAE antes de que fueran publicados en la página del CISA porque son muy representativos en Antioquia y, simplemente, le preguntó a David por ellos.

Cambio también se comunicó con el presidente de CISA, Samir Angarita, que es el encargado de velar porque los bienes se comercialicen. Sobre el tema, dijo que David Gómez, como vicepresidente de Soluciones para el Estado de CISA, tiene la función de “traer negocios” y de “mostrar bienes disponibles” a los empresarios.


Por otro lado, negó categóricamente la posibilidad que se esté filtrando información privilegiada sobre la venta de los bienes a determinadas personas y que estas se estén beneficiando de ello. Dijo que todo se hace público en la página de CISA y que, en el caso de los tres bienes que no habían sido publicados pero que aun así entraron en el listado de intención de compra masiva, cualquier persona podría darse cuenta de que estaban en poder de la SAE por el “voz a voz”, o si los buscaban en una oficina de instrumentos públicos.


Finalmente, en diálogo con Cambio, David Gómez explicó que hace seis años ingresó a CISA como gerente de Antioquia, que desde ese momento ha tenido relación con todos los constructores del departamento y que su gestión era y es vender inmuebles.


Añadió que ha sostenido varias reuniones con Arquitectura y Concreto y que, en medio de ese ejercicio, le han preguntado por determinados inmuebles y él les ha dado la información correspondiente. Asimismo, enfatizó que todos los ciudadanos pueden darse cuenta de los bienes que serán objeto de venta en CISA a través de la página, o, si no han sido publicados, por el “voz a voz” cuando son incautados por la Fiscalía o, si se interesan en un bien abandonado y buscan su certificado de tradición.


Así las cosas, según las versiones citadas, Santiago Sánchez fue casi un predictor. El capítulo está siendo indagado por la Corte Suprema de Justicia, que ya escuchó las versiones de Andrés Ávila, presidente de la SAE y de Fernando Martínez.