19 Septiembre 2022

Los aliados que busca el presidente Petro en su visita a Nueva York

Crédito: Twitter @petrogustavo

Desde el 18 hasta el 21 de septiembre, Gustavo Petro tendrá reuniones estratégicas durante su primera visita a los Estados Unidos como presidente.

Por: Andrés Muñoz

Además de intervenir en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Gustavo Petro cuenta con una apretada agenda en Nueva York, en la que buscará hacer nuevos aliados y mantener a los que ya tiene para respaldar varios de sus proyectos insignias previstos para poner en marcha en los cuatro años de gobierno, que empezaron el mes pasado.

Petro sabe muy bien que la comunidad internacional es un socio fundamental para Colombia en lo político y lo económico. Por ello, ha priorizado los siguientes asuntos para ser atendidos en territorio estadounidense:

Política antidrogas

El cambio de estrategia en la lucha contra las drogas es una de las banderas que lleva el presidente a la Asamblea de la ONU para defender, tanto así que su discurso estará enfocado en este tema principalmente además de la crisis climática.

La postura del nuevo gobierno ha sido desde el principio la de reconocer el fracaso de las estrategias que se han venido implementando durante décadas y la necesidad de avanzar en el camino de la legalización. Sin embargo, estas ideas aún no han sido discutidas con los Estados Unidos, principal aliado de Colombia en la lucha contra el narcotráfico, por lo que la visita de Petro a Nueva York abrirá la discusión con las autoridades norteamericanas pero también con los otros países latinoamericanos.

Justamente, en la tarde de este lunes, el presidente colombiano se reunió con el senador demócrata Christopher Coons, uno de los más cercanos al presidente Biden, para hablarle sobre los cambios a corto y mediano plazo que se implementarán en la lucha antidrogas, principalmente relacionados con cambiar el enfoque militar por uno de generación de condiciones favorables para que los campesinos dejen de cultivar coca. 

La erradicación de los cultivos ilícitos es un asunto crítico, en el que el gobierno Petro no puede demostrar retrocesos ya que de la certificación que emiten los Estados Unidos en la lucha antidrogas depende el 20 por ciento de los recursos girados por este país a Colombia. Esto sin duda obliga al presidente a utilizar lo mejor de la diplomacia para equilibrar sus intenciones de cambio de estrategia con la cooperación del país norteamericano.

Pero la legalización y la erradicación no son los únicos temas álgidos de la agenda antidrogas entre Colombia y los Estados Unidos. La extradición es otro campo en el que Gustavo Petro tiene planes de cambiar de rumbo. El 24 de agosto pasado, en medio de su encuentro con el presidente español Pedro Sánchez, el mandatario colombiano reveló que le habían hecho una propuesta al gobierno estadounidense acerca de la extradición de narcotraficantes: 

"Narcotraficante que no negocie con el Estado, se va extraditado; narcotraficante que negocie con el Estado y reincida, se va extraditado sin ningún tipo de negociación en los Estados Unidos. Y narcotraficante que negocie con el Estado colombiano tendrá beneficios jurídicos, y deje de ser definitivamente narcotraficante, no se extradita” dijo el presidente Petro.

Este incentivo no fue descartado de entrada por la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas (ONDCP) de la Casa Blanca, quien en su momento manifestó, a través de de su director Rahul Gupta, que "la administración Biden está en una nueva era sobre la política de drogas que es holística, basada en la ciencia, y es compasiva y está enfocada, centrada en las personas".

La Paz total 

Otro tema para el que los Estados Unidos son de vital importancia para Colombia es el de la propuesta de paz total, que ha venido trabajando el gobierno Petro desde hace semanas.

El objetivo es lograr el desarme y la reincorporación a la legalidad del ELN, las disidencias de las Farc pero también de las bandas criminales, una iniciativa ambiciosa que ha venido materializándose con los primeros acercamientos.

Tal como lo demostró el proceso de paz con las extintas Farc, la presencia de los Estados Unidos es vital pues es el principal aliado internacional de Colombia al proveer importantes recursos económicos para políticas sociales y de seguridad. Por ello, desde la Casa Blanca no perderán el rastro a las negociaciones simultáneas que adelante el gobierno, especialmente con las bandas criminales, ni tampoco a las condiciones que se pacten. Por ejemplo, se espera que esta semana quede listo el borrador de la ley de sometimiento, que será la base legal para el posible desmonte de los grupos delincuenciales después de negociar con el Estado colombiano.

Además, los 471, 3 millones de dólares que aprobó Estados Unidos para transferir a Colombia en concepto de cooperación para 2022, hacen que tanto el Partido Demócrata como el Republicano hagan un riguroso seguimiento a un tema tan sensible como las negociaciones con grupos dedicados al narcotráfico.

Uno de los primeros obstáculos que debe sortear el gobierno Petro en los Estados Unidos respecto a su iniciativa de paz total es la presencia de Nicolás Maduro como garante del diálogo con la guerrilla del ELN. En su momento, políticos influyentes como el senador Marco Rubio criticaron el acercamiento de Maduro al incipiente proceso de paz con este grupo guerrillero.

La desconfianza en el Congreso de los Estados Unidos fue confirmada por el embajador Luis Gilberto Murillo, quien declaró hoy en su encuentro con la prensa en Nueva York que:

“Si hay algunos sectores, sobre todo del Congreso de Estados Unidos, que han manifestado su preocupación, nosotros estamos obviamente dando la información necesaria”.

Pero no solo son los Estados Unidos un aliado indispensable para los diálogos de paz que pretende el gobierno colombiano, otros países como Noruega han estado tradicionalmente involucrados en las iniciativas para encontrar salidas negociadas a la violencia. Por ello, el presidente Petro tiene programada una reunión este martes con Jonas Gahr, primer ministro noruego.

Crisis climática

La presencia en la comitiva de la ministra de Ambiente, Susana Muhamad, obedece a que el presidente quiere fijar el tema ambiental como una de las prioridades de la agenda internacional de Colombia. Tanto en su intervención en la asamblea así como su presencia en el evento Cuenta regresiva para la COP15: evento de líderes de referencia para un mundo positivo para la naturaleza.

Asimismo, Petro estará en la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en un evento destinado a tratar temas sobre seguridad alimentaria, transición energética y energías limpias.