13 Septiembre 2022

Los argumentos con los que condenaron a la ‘influencer’ Aida Victoria Merlano

Aída Victoria Merlano.

Crédito: Yamith Mariño

El juez basó la sentencia en los testimonios de una dragoneante del Inpec y unas imágenes en las que Aida Victoria y su hermano portan un maletín negro en el que, supuestamente, llevan la soga que ayudó a Aida Merlano a huir. La defensa alega que se ve el maletín negro, pero no lo que contiene.

La influencer Aida Victoria Merlano Manzaneda fue condenada a 7,5 años de prisión como responsable –en calidad de cómplice– de los delitos de uso de menores de edad para la comisión de delitos y fuga de presos, por la fuga de su madre: Aída Merlano. Sin embargo, el juzgado le dio el beneficio de casa por cárcel y ordenó su captura para que el Inpec haga efectivo el cumplimiento de la sentencia.


Según el funcionario judicial, “es claro” que Aida Victoria Merlano llevó los elementos necesarios para la fuga de su madre en el maletín negro de su hermano Esteban Manzaneda, entonces menor de 17 años de edad, como lo fueron la soga y los guantes con los que descendió del tercer piso del consultorio.

Sin embargo, según la explicación del funcionario judicial, las únicas pruebas que hay de que los elementos estaban dentro del maletín son la declaración de Yudit Natalia Espinosa, una dragoneante que dice haber requisado a la exsenadora a la salida del penal y constatado que no llevaba ningún elemento prohibido; los testimonios de empleados del consultorio, que aseguraron que los elementos no estaban en el lugar de los hechos antes del primero de octubre, día de la fuga; y los videos de cámaras de seguridad de las zonas comunes del edificio en los que se ve que Aida Victoria y su hermano Esteban, llegaron con un maletín negro.


En primer lugar, el juez narró los argumentos con los que aceptó el testimonio de la dragoneante para que la Fiscalía probara que la reata roja, los guantes y la ropa de cambio de la excongresista no salieron del penal y tampoco le fueron suministrados durante el recorrido. El testimonio de la funcionaria del Inpec fue suficiente para que el juez dijera que la Fiscalía acreditó que al salir del establecimiento carcelario y al ingresar al centro odontológico, Merlano solo llevaba un bolso transparente en el cual portaba elementos de aseo personal.


 

"Para el despacho es claro que esos elementos no se ingresaron al consultorio de manera directa por la privada de la libertad, conforme así lo alegó su defensor con base al testimonio rendido por Aida Merlano Rebolledo, quien explicó que, supuestamente, antes de salir del centro de reclusión enrolló la soga roja alrededor de cuerpo desde la parte baja de su busto hasta la cadera, la cual camufló mediante el uso de una faja, en la cual también ocultó los guantes y una peluca sobre la cual se puso una trusa blanca y encima un jean, despojándose de dichos elementos en el baño del consultorio, cuando llegó al centro médico. Esa hipótesis la descarta el despacho en consideración a que la privada de la libertad fue registrada por la dragoneante Yudit Natalia Espinosa Gil, al salir del establecimiento carcelario, quien en su testimonio advirtió que no llevaba ninguno de esos elementos, los cuales tampoco se encontraban en el vehículo del traslado al momento de abordarlo, conforme a inspección que dicha funcionaria realizó, descartando la posibilidad de que persona externa –durante el recorrido al consultorio– pudiese haberlo suministrado, pues la reclusa nunca tuvo contacto con alguien hasta cuando llegó a su lugar de destino, siendo esa testigo la guardiana, quien tenía a cargo la custodia de la privada de la libertad para ese primero de octubre del 2019”, dijo el juez.


Por otro lado, el juez también argumentó que el testimonio de la condenada Aida Victoria y de la custodia de la exsenadora sobre el ingreso de unas hamburguesas al consultorio es prueba de que los elementos no fueron ingresados en las bolsas de comida y que, entonces, solo pudieron ser ingresados en el maletín negro que portaba su hermano.

 

“De otra parte, nótese que es la misma Aida Victoria Manzaneda quien puso de presente que ese primero de octubre pidió hamburguesas de El Corral, bajó al primer piso a recibir el pedido, el cual llegó en varias bolsas que fueron registradas por el cuerpo de custodia a quien ofreció los alimentos. Si ello es así, también se descarta la hipótesis de que los elementos propios para la fuga hubiesen sido ingresados por la procesada Merlano Manzaneda en esas bosas de comida y, por lo tanto, se valida la postura de la Fiscalía sobre que los elementos ingresaron en el maletín negro que Esteban Manzaneda Merlano llevaba consigo, de lo cual su hermana tenía pleno conocimiento”, añadió.

Para terminar de justificar su postura anterior, el juez dijo que una de las pruebas es el video de una cámara de seguridad en el que se ve que los hermanos Merlano llegaron con el maletín.


 

“Tal postura se respalda además con las imágenes extraídas de los videos del área de recepción que, como se dijo, no se encuentran viciadas de ilicitud por comprender a zonas común, incorporadas a través del investigador Juan Felipe Caballero, en las cuales se aprecia que ese primero de octubre de 2019 los hermanos Aída Victoria y Esteban José arribaron juntos al consultorio odontológico de propiedad de Mauricio Isaza, portando el maletín negro que siempre llevó consigo”, leyó el funcionario judicial.


Eso, sumado a que la influencer Aida Merlano portaba un enterizo ceñido al cuerpo que no le permitía ocultar elementos, concluyó el juez, puede interpretarse como que la reata, guantes y ropa fueron ingresados en el maletín de su hermano.

 

“Se encuentra acreditado que la señora Aida Merlano Rebolledo no fue quien ingresó los elementos al consultorio y tampoco lo hizo la acusada Aida Victoria, quien arribó al consultorio con un enterizo ajustado al cuerpo que le impedía ocultar algún elemento, sin bolso con capacidad de transportar dichos elementos y tampoco los introdujo en las bolsas de comida, habiéndose establecido también que tales objetos no estaban en el consultorio, como así lo refirió Gloria Yamileth Acevedo. La única interpretación lógica y válida probatoriamente hablando es que los mismos fueron ingresados por el joven Esteban José Manzaneda Merlano, en el maletín negro que llevaba en su espalda, los cuales dejó a disposición de su madre en el baño, al interior de la oficina del odontólogo Mauricio Isaza, al cual ingresó en repetidas oportunidades su progenitora, lo cual así se corrobora con declaraciones de Luis Alejandro Ballesteros, quien estuvo presente cuando la interna ingresó a dicho baño, observado ello de manera directa por la auxiliar de odontología Gloria Yamith, la dragoneante Judith Natalia Espinosa, incluso por el señor Javier Guillermo Cely, quien puso de presente haberle solicitado a su paciente no interrumpir tanto el procedimiento con sus salidas al baño”, concluyó el juez.


Otro de los testimonios a los que se refirió el juez en la condena fue el de la secretaria del consultorio Marisol Solano, quien aseguró que Esteban José llevaba un morral y que, después de la fuga de su madre, él y su hermana salieron de prisa del consultorio: Aida Victoria llevaba el bolso de su madre y había dejado su blazer y unas gafas. Fue Marisol Solano la primera persona que se percató de la fuga y quien les dijo a los investigadores que el lazo no hacía parte del consultorio.


Todas las partes apelaron la decisión. En primer lugar, la Fiscalía pretende que la pena sea mayor porque considera que Merlano no fue cómplice sino coautora. Por su parte, la Procuraduría solicitará al Tribunal Superior de Bogotá que tumbe la condena contra Aida Victoria por el delito de uso de menores de edad para la comisión de delitos, el de la pena más gravosa. El abogado Miguel Ángel del Río, que defiende a la influencer, espera que el tribunal tumbe toda la condena.


Es preciso recordar que el delito de fuga de presos prescribirá en los próximos días.