23 Junio 2022

Los cuestionamientos que caen sobre Carolina Corcho en el equipo de empalme de Petro

La psiquiatra es considerada por muchos una voz autorizada del gremio médico. Sin embargo, otros no le perdonan sus salidas en falso y sus enfrentamientos con Alejandro Gaviria.

El proceso de empalme será clave para que los funcionarios de la administración saliente entreguen la mayor cantidad de información disponible a quienes los reemplazarán por los próximos cuatro años. Es un proceso que se acostumbra en los meses previos a la posesión del nuevo presidente y sirve para captar las señales que quiere transmitir el gobierno entrante. Uno de estos hechos, que para muchos analistas resultan dicientes, es la conformación del equipo de empalme que designa el mandatario electo. En el caso de Gustavo Petro estarán: Daniel Rojas, Mauricio Lizcano y Carolina Corcho.

Rojas fue el jefe programático de su campaña y Lizcano fue presidente del Senado entre 2016 y 2017, además de ser uno de los principales cacaos electorales del departamento de Caldas hasta el punto de lograr que su candidato a la gobernación, Luis Carlos Velásquez, saliera elegido hace tres años. Corcho, por su parte, es una psiquiatra que adquirió notoriedad a nivel nacional durante la pandemia debido a sus posturas críticas respecto al manejo que dio el gobierno de Iván Duque a la emergencia sanitaria. Actualmente se desempeña como vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana, un sindicato del gremio de la salud, y es investigadora en temas de salud pública. 

La designación de Corcho fue quizá la más cuestionada de las tres que hizo Petro. Buena parte de la población, entre los que está un amplio número de votantes del presidente electo, se identifica con su discurso y posturas, pero otros no ven con buenos ojos las duras críticas que formuló al exministro Alejandro Gaviria, calificándolo como un político del establecimiento y acusándolo de ver la salud como un negocio, y sus frecuentes reproches al programa de vacunación de Duque, cuando la mayoría lo considera uno de los pocos aciertos del todavía presidente.

El 10 de junio del año pasado, en uno de sus trinos, Corcho citó una noticia sobre una donación de 500 millones de vacunas que realizaría Estados Unidos a 92 países entre los que no figuraba Colombia. La psiquiatra aseguró que la decisión de no incluir a Colombia se debía a la intromisión de la administración de Iván Duque en las elecciones presidenciales que dieron como ganador a Joe Biden en 2020. Vale la pena recordar que algunos congresistas del partido de gobierno, el Centro Democrático, abiertamente manifestaron su apoyo al entonces presidente y candidato republicano Donald Trump, quien perdió en aquellos comicios. 

El portal Colombiacheck, dedicado a la comprobación de hechos y datos, analizó la publicación de Corcho y la calificó como falsa. Según se explica en la nota que dedicaron al trino de Corcho, “los criterios para la asignación del paquete de 500 millones de vacunas donadas por Estados Unidos, al que se refiere la noticia que compartió, están claros y no dependen del vaivén de la diplomacia bilateral”. Agregaron que Colombia hacía parte de otro paquete de donaciones. 

La lista se elaboró en julio de 2020, meses antes de que los estadounidenses votaran para elegir a su presidente, y los 92 países que la conforman son calificados de ingresos medios y bajos, es decir, con un producto interno bruto (PIB) per cápita menor a 4.000 dólares. En Colombia el PIB per cápita supera los 6.000 dólares.

Sin embargo, este no fue el único incidente que involucró a Corcho. Un mes antes, el 8 de mayo de 2021, la psiquiatra brindó una entrevista al canal de noticias France 24 en la que afirmó que, entre 1998 y 2010, se habían registrado más de 1.300.000 muertes que habrían podido ser evitadas por el sistema de salud. Luego de ser rebatida en redes sociales por expertos —incluido Alejandro Gaviria—, Corcho señaló que obtuvo la cifra de un informe del Instituto Nacional de Salud (INS). 

Colombiacheck también estudió esta declaración de Corcho y la calificó como cuestionable. Luego de revisar diferentes publicaciones académicas, el portal concluyó que el concepto de muertes evitables abarca también “otros actores más allá del sistema de salud”. O sea, los accidentes de tránsito, el cáncer de colon y seno, las anomalías congénitas del corazón, y muchas otras que no se le pueden endilgar a la atención en salud, también calificarían como muertes evitables. Incluso, Colombiacheck consultó a Andrés Vecino, economista y doctorado en sistemas de salud de Johns Hopkins, quien advirtió lo problemático de utilizar este concepto.

El concepto de mortalidad evitable cada vez se usa menos, justamente por lo difícil que es establecer un vínculo causal entre el rol del sistema de salud y la evitabilidad de estas circunstancias más distales o desenlaces en salud. La imposibilidad de establecer ese vínculo hace que esta cifra termine siendo poco útil”, apuntó en ese momento.

Y desde la oposición, su designación no ha sido vista con buenos ojos. Andrés Forero, representante a la Cámara del Centro Democrático, así lo expresó en su cuenta de Twitter.

A pesar de estas salidas en falso, Carolina Corcho es una vocera importante de la comunidad médica en Colombia. La decisión del presidente electo de convocarla para que hiciera parte de su equipo de empalme es un mensaje sobre la influencia que tendrá la salud en su mandato. Y es probable que Corcho juegue un papel fundamental. Lo que muchos se siguen preguntando es cómo limará asperezas con otros actores importantes del sector como el exministro Gaviria.