4 Octubre 2022

No cuadran las explicaciones de las cobijas de Petro

Gustavo Petro dijo que las compras de artículos para las residencias presidenciales habían sido buscando la equidad con los empleados.

Crédito: Fotografía: Colprensa

A través de su cuenta de Twitter, el presidente Gustavo Petro le salió al corte a las críticas por la compra de costosos elementos para las residencias privadas de la presidencia en Bogotá y Cartagena, sin embargo, sus explicaciones no cuadran con las órdenes de compra.

A través de un hilo, el presidente Petro quiso darle fin a la polémica suscitada por la compra de ropa de cama y otros artículos para la residencia privada presidencial en la Casa de Nariño y en la Casa de Huéspedes Ilustres de Cartagena.

Según dijo Petro, la compra de colchas, cobijas y sábanas tenía como propósito que las personas de servicios generales contaran con las mismas comodidades que los huéspedes. Y agregó que había discriminación.

Pero, al verificar la orden de compra de lencería para el hogar, el número no cuadra con las anunciadas intenciones de equidad con los trabajadores que prestan sus servicios en las dos residencias presidenciales.
Por ejemplo, solo se compraron dos plumones de ganso, cada uno a $4.079.900. Se compraron solo 2 juegos de cama en tela de 300 hilos, cada uno a $1.274.000. Se compraron 2 duvet queen en tela a $1.600.000 cada uno y un solo plumón en tela por $936.000.

El artículo que más se ordenó comprar y, por lo tanto, podría encajar en la intención descrita por el presidente Petro de brindar condiciones de equidad con los trabajadores, fueron fundones decorativos de 300 hilos que costaron $500.000 cada uno y de los cuales se compraron 16.

Resulta curioso que en la misma orden de compra se pagaran precios diferentes por los mismos artículos; por ejemplo, los mencionados fundones decorativos de 300 hilos, por los cuales se pagaron 16 a $500.000, y cuatro a $476.000.