14 Julio 2022

Petro, en luna de miel con la opinión pública

El presidente electo llega a la Casa de Nariño con una favorabilidad del 63 por ciento, su número más alto en la historia.

Crédito: Yamith Mariño

El índice de favorabilidad de Gustavo Petro como presidente electo es mejor que el de Iván Duque, pero no tanto como el de Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe cuando asumieron sus respectivos mandatos.

La victoria de Gustavo Petro en las elecciones del 19 de junio no anticipaba una transición tan tranquila. Tal parece que los distintos mensajes de conciliación que el presidente electo y el diálogo con distintos sectores políticos parecen haber dado buenos frutos.

Desde marzo de 2022, cuando aún era candidato, la popularidad de Petro ha subido 22 puntos: del 42 por ciento que tenía en marzo al 64 por ciento que acaba de marcar en la más reciente encuesta realizada por Invamer. La imagen desfavorable, por su parte, pasó de 40 por ciento en marzo a 22 por ciento.

Así, Petro parece de luna de miel con la opinión. Todo indica que los colombianos han recibido con agrado sus primeras decisiones, tras una de las campañas políticas más agresivas de los tiempos recientes: dialogar con sectores contrarios y buscar consensos para sacar adelante la gran agenda que, según él, necesita Colombia.

“El carácter conciliador de Petro en estas semanas, buscando alianzas y dialogando con rivales, en contraste con el final de una campaña que fue tóxica, le han mostrado a los colombianos que el miedo frente al nuevo mandatario era, en muchas ocasiones, algo infundado”, analiza Mauricio Jaramillo Jassir, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario. 

Duque también sube

Otro que se benefició del desenlace de la campaña presidencial fue el presidente Iván Duque. La tranquila transición de mando, salvo por alguna que otra polémica, hizo que la aprobación del mandatario subiera de 23 por ciento en marzo a 27 por ciento en julio. Su impopularidad, sin embargo, es una de la más alta para un presidente en la historia reciente, solo superada por la de Andrés Pastrana (1998-2002).

Tras las elecciones, Duque se mostró respetuoso, felicitó a Petro y aseguró que el empalme sería cordial; y así se ha mantenido hasta el momento, salvo por los enfrentamientos en relación con la Junta Directiva de Ecopetrol y las declaraciones del mandatario saliente sobre el precio del dólar. 

Duque, que llegó a la Casa de Nariño con una popularidad de 42 por ciento en 2018, se mantuvo en la mayoría de su cuatrienio debajo de la barrera de 50 por ciento de aprobación. Solo en abril de 2020, en plena emergencia sanitaria por la pandemia del covid-19, el mandatario logró llegar a 52 por ciento de imagen favorable, que se desplomó un año después, a 18 por ciento en abril de 2021, tras los eventos del paro nacional.

Nadie puede con la favorabilidad de Uribe

Lugo de recibir la bendición del uribismo, Juan Manuel Santos asumió la Presidencia con una heredada imagen favorable del 74 por ciento, la cual escaló a 80 por ciento solo un mes después, quizás como consecuencia de sendos golpes militares: las muertes de los comandantes de las Farc Alfonso Cano y el Mono Jojoy. 

Sin embargo, el desgaste del gobierno Santos se hizo evidente con el paso del tiempo y su imagen favorable se desplomó cuando se divorció de Álvaro Uribe y de parte de las bases que le ayudaron a elegirse. Su apuesta por el proceso de paz con las Farc le costó caro. El terminar su primer periodo, tenía una favorabilidad de 49 por ciento.

Después de una campaña reñida para su segundo mandato, en la que casi pierde con el candidato del Centro Democrático Óscar Iván Zuluaga, Santos inició su segundo cuatrienio con 42 por ciento de favorabilidad y 51 por ciento de impopularidad. Los números del mandatario, a pesar de tener amplia gobernabilidad en el país político, empeoraron año tras año y llegaron a su punto más bajo en abril de 2018, cuando 71 por ciento de los colombianos desaprobaba su gestión.

Así las cosas, a pesar del impulso que tomó Petro en su imagen, todavía está lejos de números como los conseguidos por Álvaro Uribe, quien en 2002 asumió la Presidencia con una imagen favorable de 72 por ciento. El exmandatario y ahora líder del Centro Democrático rompió récords de favorabilidad en sus dos periodos y nunca estuvo por debajo de 68 por ciento.