15 Junio 2022

¿Qué pasará con los procesos contra Rodolfo Hernández y Gustavo Petro si ganan las elecciones?

Crédito: Yamith Mariño

Ambos candidatos están siendo investigados. El caso Vitalogic, en el que ya fue imputado el ingeniero, es el más avanzado y genera controversia alrededor de la etapa en que llegaría a la Comisión de Acusación de la Cámara. Expertos analizan.

Una de las principales dudas que tienen los colombianos de cara a la segunda vuelta es qué sucederá con los líos judiciales del próximo presidente. Los problemas legales que arrastre consigo pueden afectar su capacidad de gestión y gobierno durante los cuatro años que se avecinan.

El panorama es variable si se trata de Hernández o Petro. El primero tiene un proceso en el que ya fue imputado y el segundo, aunque se le investiga en diferentes frentes, no ha sido formalmente acusado. En otras palabras, Hernández es considerado culpable por la Fiscalía y, en cambio, Petro todavía no es señalado de cometer ningún delito por la Corte Suprema de Justicia, que es la encargada de investigarlo por su condición de senador.

Los procesos de ambos

Rodolfo Hernández y Gustavo Petro actualmente tienen procesos que se adelantan en su contra y su eventual triunfo obligaría a que estos expedientes se trasladen a la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes. Por mandato expreso de la Constitución, este órgano es el único habilitado para conocer de las denuncias que pesen sobre el presidente de turno. Es decir, en vez de ser acusado, investigado y juzgado por la justicia ordinaria, como ocurre con la mayoría de los ciudadanos, el primer mandatario tiene un fuero especial que requiere que otras instituciones estén al tanto de sus casos.

Pero la Comisión de Acusación es solo la primera de varias etapas que se deben surtir para que el presidente pueda ser juzgado. Luego de pasar por la Comisión, la acusación que de allí surja debe: (i) ser aprobada por una mayoría simple de representantes a la Cámara, (ii) ser aprobada por la Comisión de Instrucción del Senado, (iii) someterse a votación de todos los senadores y, de conseguir los apoyos necesarios, (iv) suspender al presidente (sería reemplazado por la vicepresidenta) y (v) que la plenaria del Senado lleve a cabo un juicio en donde determine remitir el proceso a la Corte Suprema de Justicia. Los magistrados de la Corte serán los encargados de tomar una decisión final en virtud de las pruebas que reposen en el expediente.

Para profundizar

Sobre Hernández el lío más sonado es el que surgió a partir de una licitación para el manejo de las basuras en Bucaramanga. Aparentemente, valiéndose de su entonces posición de alcalde, ejerció presión para que un contrato de cerca de 700.000 millones de pesos fuera adjudicado a Vitalogic, una compañía que previamente había llegado a un acuerdo con su hijo, Luis Carlos Hernández, para el pago de unas comisiones si resultaba ganadora de la licitación. Aunque el ingeniero niega haber direccionado la contratación, hoy está imputado por el delito de interés indebido en la celebración de contratos.

Pero ese no es el único lío judicial que aqueja a Hernández. El candidato también tiene otro proceso, en etapa de juicio, por persecución laboral y sindical, específicamente, en este caso, la Fiscalía lo llamó a juicio para que responda por el delito de violación de derechos de reunión y asociación porque, al parecer, "de manera unilateral y arbitraria" resolvió desconocer de manera ilegal el alcance y contenido de los contratos suscritos con los trabajadores oficiales y a muchos funcionarios, que estaban sindicalizados, los dejó sin contrato.

Lea al respecto la columna de Yohir Akerman

Según fuentes de Cambio, son en total 19 investigaciones que lleva la Fiscalía contra el candidato Hernández por haber cometido, presuntamente, delitos contra la administración pública durante su mandato en Bucaramanga. 

Esto abre un debate sobre la etapa en la que arribarían esos procesos a la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes, sobre todo, los dos procesos que están en etapa de juicio. Las opiniones están encontradas. En criterio de unos lo actuado conserva validez y para otros se debe iniciar nuevamente el proceso aunque teniendo en cuenta las pruebas previamente recolectadas. Cambio conversó con expertos en derecho constitucional y penal al respecto.

Si llegara a ganar, el mismo día de su posesión, el juez del circuito que hoy conoce de su caso perdería la competencia. El expediente sería enviado inmediatamente a la Comisión de Acusación y allá, con fundamento en las pruebas que se recauden, se adelantará un proceso que empezaría desde cero. Si la Cámara considera que se infringió la ley, el Senado luego hace un juicio político que puede terminar en una absolución o con una decisión que envíe el proceso a la Corte”, aseguró Alfredo Rodríguez Montaña, profesor de la Universidad del Rosario.

Una postura similar brindó Vanezza Escobar Behar, abogada de la Universidad de Antioquia y docente universitaria, quien advirtió que lo actuado en la justicia ordinaria serviría para que la Comisión de Acusaciones cuente con más pruebas al momento de decidir si acusa a Hernández. Sin embargo, no implica que el proceso comience en una etapa posterior.

Es probable que la Comisión, al ya existir una investigación adelantada, tenga mejores elementos para realizar una acusación. Esos elementos le servirían para considerar que sí hay lugar para que la Cámara de Representantes acuse y se continúe con el proceso ante el Senado”, afirmó.

En otra orilla está Francisco Bernate, profesor de derecho penal en la Universidad del Rosario, quien consideró que la acusación que ya se hizo sobre Rodolfo Hernández debería mantener validez al trasladarse el expediente al Congreso. O sea, el proceso no iniciaría “desde cero” y sí desde unos pasos más adelante.

Si Hernández es elegido presidente, esa investigación (caso Vitalogic) debe pasar, en mi criterio, a la plenaria de la Cámara de Representantes. ¿Por qué? Porque dentro del proceso penal que está en curso, él ya fue acusado. Esa acusación podría equipararse a la que se hace por parte de la Comisión de Acusación ante la Cámara. La Cámara deberá deliberar si mantiene la acusación y la expone ante el Senado”, dijo.

Sobre las investigaciones de Petro
 

El panorama del candidato Gustavo Petro es diferente. Según fuentes de Cambio, el aspirante a la Casa de Nariño tiene 13 investigaciones previas en la Corte Suprema de Justicia, es decir, ninguna de ellas está en una etapa avanzada. Sólo 3 de esas investigaciones corresponden, según los denunciantes, a supuestas conductas irregulares cometidas, presuntamente, durante su gestión como alcalde de Bogotá. 


Una de esas tres investigaciones tiene que ver con una compulsa de copias que hizo la Fiscalía en el 2019 por las presuntas irregularidades que habría cometido en la adjudicación del contrato de las polémicas motos eléctricas para la Policía de Bogotá, cuando fue alcalde de la capital. Por los hechos fueron condenados dos de sus funcionarios, el exgerente del Fondo de Vigilancia de Bogotá, César Manrique Soacha, y el exsubgerente, Jesús Armando Abril.


En el caso de que Petro sea elegido presidente de la República, según expertos penalistas, las investigaciones serían trasladadas de inmediato por la Corte Suprema a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, que tiene la facultad de investigar y acusar a los más altos funcionarios del estado.


“En el caso del candidato Petro, no habría mayores traumatismos, las mismas deberán remitirse a la Comisión de Acusaciones de la Cámara que las asume en el mismo estado en el que están, es decir, en indagación preliminar. Es decir que simplemente sería un traslado de la Corte a la Comisión”, explicó el abogado Francisco Bernate.


El abogado constitucionalista Javier Rincón opina lo mismo. Según él, en el caso de Petro todo empezará desde cero en la Comisión de Acusaciones.


“Lo que va a suceder es que sin importar quién sea el presidente, esas investigaciones que tienen, como es tradicional, dormirán el sueño de los justos en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes. Ya no tendrá importancia quien lo está investigando o lo pueda llegar a juzgar antes de ser presidente porque una vez sea presidente todo se devuelve a cero, todo comienza de nuevo en la Comisión de Acusaciones y por tradición, dormirá el sueño de los justos”, afirmó Rincón.