31 Agosto 2022

Se enreda el nombramiento de Sandra Milena Urrutia, como ministra de las TIC

Sandra Milena Urrutia es directora de vigilancia para las TIC en la Contraloría General de la República

A horas de que se conociera la designación de Sandra Milena Urrutia como nueva ministra de las TIC, fue revelado un posible impedimento que le impediría ser la cabeza de la cartera.

A 23 días del gobierno de Gustavo Petro, parecía que la designación de la nueva cabeza del Ministerio de las TIC por fin estaba resuelta. El martes pasado trascendió que la abogada Sandra Milena Urrutia Pérez estaría al frente de la cartera que tiene como fin diseñar e implementar las políticas de información y comunicaciones en el país y ejecutar los proyectos de interconectividad.

El anuncio parecía ponerle fin a la incertidumbre generada por la designación de Mery Gutiérrez, nombramiento que se fue desvaneciendo luego de que salieran a la luz pública sus posibles conflictos de interés y su actuación en una presunta usurpación de un predio en Chapinero. Pero ahora surge un nuevo escollo.

En el caso de Urrutia, el impedimento tendría que ver con que ella ha sido la directora de vigilancia fiscal para las TIC en la Contraloría General de la República, desde septiembre de 2021 a la fecha. Por consiguiente ha ejercido el control fiscal y ha tenido conocimiento de los diferentes procesos en el área.

A propósito de la posible inhabilidad de Urrutia, transcendió un concepto de la función pública emitido en septiembre de 2020. El documento trata de una respuesta de la Función Pública a una consulta hecha por el ex vicecontralor Ricardo Rodríguez Yee.

Rodríguez quiso saber si existía alguna inhabilidad o incompatibilidad para desempeñarse como vocero y representante del Sistema Integrado de Transporte de Bogotá, habiendo sido ex vicecontralor general.

El director jurídico de la Función Pública le respondió a Rodríguez Yee: “El ex vicecontralor no podrá prestar asesoría, representación o asistencia a organismos o entidades que estuvieron sujetos a la inspección, vigilancia, control o regulación de la entidad, corporación u organismos al que se haya estado vinculado y en los asuntos que tengan relación con las funciones propias del cargo desempeñado, prohibición que atiende al término de dos años”.

Este impedimento aplicaría para el caso de Sandra Milena Urrutia por haber ejercido el control fiscal al sector que ahora va a dirigir. Aún no hay pronunciamiento en la Casa de Nariño por este nuevo capítulo que surge en el nombramiento de la nueva ministra de las TIC.