16 Julio 2022

Sin candidato propio para la Contraloría, primer revés de Petro antes de su posesión

Crédito: Yamith Mariño

Dos decisiones judiciales ordenaron al Congreso rehacer la lista de elegibles de donde saldrá el reemplazo de Felipe Córdoba. Lo que parecía la oportunidad para que el gobierno entrante diera su primer golpe de autoridad, terminó en una desinflada inexplicable.

Por: Juan Pablo Vasquez

La elección del nuevo contralor es el principal acontecimiento político antes de la posesión presidencial del próximo 7 de agosto. Al tener entre sus funciones la vigilancia del gasto público, un contralor afín o contrario a Gustavo Petro tiene la capacidad de influir sustancialmente en sus anunciadas reformas y proyectos: bien podría respaldar sus iniciativas o, por el contrario, volverse una piedra en el zapato. Es por esto que desde diferentes sectores han seguido con lupa y determinación el actual proceso, que se ha caracterizado por ser accidentado y tardío. Prueba de ello son las últimas 72 horas. 

La lista de 10 elegibles para reemplazar al contralor general Felipe Córdoba fue publicada a finales de abril y, de entrada, no fue del agrado del Pacto Histórico. Según señaló el senador Gustavo Bolívar a CAMBIO, nueve de los candidatos eran “cuota” del gobierno de Iván Duque y por eso su bancada buscaría caminos jurídicos que obligaran a que se realizara nuevamente la conformación del listado. 

Para la conformación de esa lista se saltaron los tiempos, pues la ley dice que había que convocarla dos meses antes de la elección y el afán que tenía este contralor y el anterior Congreso de dejar ya eso amarrado hizo que la convocaran en febrero. Es decir, cinco meses antes. Pero, además, es claro que no se tuvieron en cuenta los puntajes del examen de conocimientos”, indicó.

La victoria electoral de Petro y la amplia red de aliados que concretó en las semanas posteriores hacían pensar que si la justicia acogía las razones de Bolívar, eran buenos los chances para que la izquierda pusiera una de sus fichas en el órgano de control. Sin embargo, su lógica no funcionó.

Dos providencias judiciales que se conocieron el pasado jueves obligaron a que se elaborara un nuevo listado de elegibles. Por un lado, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca dictó una medida cautelar a raíz de una demanda presentada por la ciudadana Dalal Karime Dager en contra del Congreso de la República por el desconocimiento de principios constitucionales en el concurso para elegir al nuevo contralor. El Tribunal señaló que la lista de 10 elegibles desconoció la equidad de género y el mérito al incluir solo a dos mujeres y dejar por fuera a aspirantes que obtuvieron puntajes altos en las etapas previas del concurso. En consecuencia, ordenó al Congreso a rehacer el listado en “la mayor brevedad posible”. Con argumentos similares, el Tribunal de Medellín se pronunció sobre la impugnación de una tutela y falló a favor de Diana Torres, una de las aspirantes al cargo que no clasificó en el listado final, al determinar que se conformara una nueva lista “con igual proporción de hombres y mujeres” en un término de 48 horas. Este último fue el que forzó a los congresistas a reunirse intempestivamente día y medio después. 

Lo del Tribunal Superior de Medellín es una decisión, un fallo de fondo a una tutela en segunda instancia. Lo del Tribunal Administrativo es un auto que ordena una medida cautelar. Ese fallo de segunda instancia de Medellín es el que obligó a que se acatara la decisión inmediatamente para no caer en un desacato”, aseguró el secretario del Senado, Gregorio Eljach, a CAMBIO.

Actuando bajo una celeridad a la que poco están habituados, los miembros de la Comisión Accidental que se encargó de entrevistar a los 20 preseleccionados y posteriormente escoger a 10, fueron citados virtualmente el sábado para cumplir con la decisión del Tribunal. En horas de la tarde anunciaron el nuevo listado. Entre Andrés Castro, Víctor Salcedo, Luis Carlos Pineda, Carlos Rodríguez, Carlos Pérez, María Fernanda Rangel, Elsa González, Mónica Certain, Karol González y Diana Torres estará el próximo contralor general. 

Del listado original quedaron por fuera algunos nombres que se perfilaban como favoritos. Luis Alberto Rodríguez, exdirector del Departamento Nacional de Planeación que contaba con la bendición del presidente Duque, y en cuya causa estaban empeñado la poderosa jefe de gabinete, María Paula Correa; el director del Departamento Administrativo de la Presidencia, Víctor Muñoz; y el ministro del Interior, Daniel Palacios; no entró tras la recomposición de la lista. Sobre su aspiración, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca había señalado que no cumplía con le edad exigida por la Constitución ya que tenía 34 años al momento de ser postulado y se requieren 35. También fue eliminado Aníbal José Quiroz, hermano de Aroldo Quiroz, presidente de la Corte Suprema de Justicia. Quiroz y Rodríguez, junto con Juan Carlos Gualdrón, quien también fue excluido del listado definitivo, están involucrados en el escándalo de desvío de recursos de los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (Ocad) para la implementación del acuerdo de paz.

Entre los que lograron colarse sobresale Diana Torres, quien vivió un doble triunfo porque recibió un fallo a favor y eso le sirvió para ser incluida en la lista final de elegibles. Y María Fernanda Rangel destaca entre los que permanecen ya que, desde que comenzó el concurso, ha sido catalogada como la designada por el actual contralor Felipe Córdoba para ser su sucesora. Según Gustavo Bolívar, es también la candidata de Roy Barreras. Él lo ha negado. De lo que no cabe duda es de la cercanía de Rangel con el exministro del Interior Juan Fernando Cristo, en cuya administración se desempeñó como secretaria general de esta cartera. 

El exvicecontralor Julio César Cárdenas, a quienes muchos señalaban como el favorito de Gustavo Petro, quedó por fuera en el listado viejo y también en el nuevo. Cárdenas había obtenido el tercer puntaje en el examen de conocimientos (84,5) y es una autoridad en control fiscal. Tenía todo para ser el elegido pero le quitaron fuerza en el paso de la entrevista. Miembros de la Comisión Accidental consultados por CAMBIO aseguran que su gran enemigo fue el actual contralor Felipe Córdoba y que, además, Petro no hizo ningún guiño, con lo cual sus nuevos amigos se sintieron en libertad de no votarle.

Para profundizar

De todas maneras, la exclusión de Cárdenas fue leída en el Congreso como un revés del gobierno entrante. Una fuente cercana al presidente electo asegura que Petro no lo ve así porque su único interés es que sea elegida una persona calificada e independiente y que no aspira a cooptar los organismos de control como lo ha hecho el gobierno saliente.

La paradoja es que aunque un examen a priori indicaría que 17 de los 30 miembros de la Comisión hacen parte de la nueva coalición de gobierno, lo cierto es que para efectos de esta elección es más poderoso el contralor saliente que el presidente entrante.