13 Septiembre 2022

Una lideresa afro del norte del Cauca, la nueva consejera para la equidad de la mujer

Crédito: Yamith Mariño Díaz

Con la llegada de Clemencia Carabalí a la Consejería para la equidad de la mujer, la consolidación del Ministerio de la Igualdad vuelve a ponerse como tema central para la agenda de la vicepresidenta Francia Márquez.

Por: Maria F. Fitzgerald

Una lideresa afro, nacida en Buenos Aires, Cauca, es la nueva consejera presidencial para la equidad de la mujer: Clemencia Carabalí Rodallega.

Como lo anuncia su nombre de la Consejería, Carabalí deberá encargarse de formular políticas públicas para garantizar la igualdad de la mujer, prevenir la violencia de género y crear planes que promuevan la justicia de género, algo que, según los críticos, no sucedió durante la anterior administración. 

¿Quién es Carabalí? 

Carabalí es fundadora de la Asociación de Mujeres Afrodescendientes (Asom), una organización que busca que las mujeres más vulnerables logren la autonomía económica. En 2019, fue elegida como la defensora del año, en el Premio Nacional a la Defensa de los derechos humanos, y a comienzos de 2022 recibió el premio Woodrow Wilson, del Centro Nacional para académicos de Estados Unidos.

Con motivo del premio Woodrow Wilson, le concedió una entrevista a El Espectador, en la que dejó sentada su impresión de la realidad en el Cauca. Aseguró que el gobierno de Iván Duque no se preocupó por entender por qué en el norte del Cauca las personas deben ser protegidas, y tampoco por comprender que no se puede pensar únicamente en la explotación del territorio. Aseguró que el Estado debía dejar de “feriar” los recursos del país, si se quiere disminuir la violación de los derechos humanos: “El problema en el norte del Cauca es que todos ven la zona como si fuera su finca: cómo voy a sacar el oro; y para eso se necesita tener a la gente fuera del territorio. Es una zona donde todo mundo quiere sacar coca, no quieren ver a la gente estudiando y progresando sino jodiéndose, porque así es más fácil tener el control sobre la gente y sobre los territorios”.

Durante la misma entrevista, Carabalí habló sobre la esperanza que tenía en un nuevo gobierno que llegara después de Duque. Dijo que era necesario un Gobierno que les permitiera desarrollar los sistemas del Acuerdo de Paz, pues no habían conseguido ningún avance. Además, aseguró que era importante la llegada de un Gobierno incluyente, que no fuera egoísta, y que pusiera la vida por encima de todo. 

Ahora, ella hace parte de ese nuevo Gobierno, y su nombramiento ha sido celebrado, sobre todo, por la vicepresidenta, Francia Márquez, quien, con un comunicado, aseguró que su llegada como consejera presidencial para la equidad significará por fin tener una visión de diálogo abierto con las mujeres en los territorios de todo el país: “Adicionalmente, sentará las bases para la construcción del Ministerio de la Igualdad y del Sistema Nacional de Cuidado, y avanzará en la construcción e implementación de políticas, programas y planes orientados a garantizar los derechos sexuales y reproductivos, y los derechos de la población LGBTIQ+, de las mujeres étnico-territoriales, de las campesinas, de las mujeres con discapacidad, y de las niñas, adolescentes y mayoras". 

¿De qué se encarga la Consejería para la Igualdad? 

La Consejería para la Igualdad es una dependencia de la Vicepresidencia de la República. Su obligación es priorizar las políticas que permitan la equidad, la justicia sexual y reproductiva, y favorecer a la mujer en las agendas relacionadas a paz y seguridad. Adicionalmente, es la oficina encargada de promover la autonomía económica de las mujeres, y la creación de espacios seguros para todas las identidades de género. De ahí que sea la base para la creación del Ministerio de la Igualdad. 

El gobierno de Iván Duque ya se había planteado la creación del Ministerio para las Mujeres, una apuesta similar a la de la actual Presidencia. Con Gheidy Gallo a la cabeza, la administración de Duque aseveró a principios de año que el Ministerio para las Mujeres “estaba a un paso de hacerse realidad”. Para su creación, fueron aprobados 47,9 billones de pesos. Gallo afirmó que esto consolidaba un hecho histórico para Colombia.

Sin embargo, nada de eso sucedió. En una entrevista, Gallo confirmó que se dejaba trazada una hoja de ruta, con proyección a ocho años, para la elaboración y consolidación del ministerio. Será Petro el que, quizá, lo haga realidad, con la ayuda de Carabalí.