1 Marzo 2022

Volodymyr Zelenski: de humorista, a presidente, a líder de guerra

Volodymyr Zelenski, visiblemente cansado, dando una rueda de prensa.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenski, pasmó a sus críticos cuando fue elegido sin ninguna experiencia previa. Ahora, ante la peor pesadilla de cualquier jefe de Estado, la invasión de un poder mayor, el exhumorista ha vuelto a sorprender al mundo al demostrar un talante que nadie se esperó: el de un intrépido líder de una nación en guerra. ¿Pero quién es Volodymyr Zelenski y qué hay detrás de su llegada al poder en Ucrania?

Por: Enrique Santos Urzola

Cuando Volodymyr Zelenski, un outsider político, presentó su candidatura para la Presidencia de Ucrania tuvo una ventaja importante: ya muchos sabían quién era. Zelenski, a través de su estudio de producción Kvartal 95, se hizo conocer en Ucrania gracias a una serie de comedias como Evening Quarter, una especie de Sábados Felices, que gozó de gran popularidad. Pero su obra maestra fue Sirviente del Pueblo, un show protagonizado por Zelenski en el que un humilde maestro termina en la improbable posición de presidente, luego de que se hiciera viral su discurso contra la clase política corrupta ucraniana.

La visión satírica con la que Zelenski interpretó las preocupaciones políticas de su país informó el tono de su campaña y le ayudó a medir la temperatura del pueblo ucraniano a la perfección. La clase política atravesaba una gran crisis de legitimidad y Zelenski adoptó un discurso simplista, pero efectivo en contra de ella: se identificó con ese sentimiento generalizado de frustración y logró posicionarse como una figura anticorrupción y lejana al establecimiento político. “Empecé burlándome de los políticos, parodiándolos y, al hacerlo, mostrando qué tipo de Ucrania me gustaría ver”, dice Zelenski.. 

Portada de ´Sirviente del Pueblo´
Los comentadores políticos se han regocijado con la dulce ironía de ´Sirviente del Pueblo´.

En una primera vuelta con 39 candidatos, Zelenski salió ganador con 30 por ciento del voto. Luego, en segunda vuelta, derrotó al expresidente Petro Poroshenko con 73 por ciento de la votación.

Fue una campaña muy ligera en términos de detalles: Zelenski se dedicó a avivar las esperanzas de los ucranianos, pero, en igual medida, tuvo bastante cuidado de esquivar las espinosas preguntas de cómo exactamente planeaba hacer lo que prometía, como encontrar una resolución al conflicto en el Donbas y acabar con la corrupción.

Sin embargo, el éxito fue innegable. Y lo que le siguió fue hasta más sorprendente.

Al ganar, Zelenski se topó de frente con el problema del outsider político que ha triunfado: tienen la posición, pero no tienen un movimiento político que los acompañe. Fue entonces que Zelenski un día después de su inauguración, disolvió el Parlamento y llamó a elecciones anticipadas con el argumento de que “faltaba una coalición de gobierno”.

Para crear su movimiento, Zelenski recurrió a sus viejos compañeros de la productora Kvartan 95 y, con ellos, creó el partido 'Sirviente del Pueblo' (mismo nombre del show). El nuevo partido de Zelenski arrasó con un 43 por ciento de la votación, lo que le dio suficientes escaños para gobernar sin la necesidad de aglutinar otros movimientos políticos a la coalición de gobierno. Fue un hito inédito en la política de Ucrania, más aún cuando si se tiene en cuenta que la mayoría de los parlamentarios de Zelenski –como él– no tenían experiencia alguna en la arena política.

Tras su victoria en el Parlamento, Zelenski y su movimiento han buscado generar reformas de gran impacto. Entre sus movidas más aclamadas está la eliminación de la inmunidad parlamentaria y los intentos por implementar un proceso de venta privada de la tierra improductiva del país. Zelenski ha acompañado estos actos con una serie de medidas simbólicas, como la reducción de su caravana presidencial.

Sin embargo, no todo ha sido color de rosa para Vlodymyr Zelenski. 

A pesar de su discurso en contra de los oligarcas, Zelenski ha mantenido una relación estrecha con Igor Kolomoisky, un billonario y exgobernador ucraniano que fue acusado de desfalcar a PrivatBank –la institución financiera más grande de Ucrania– por 5 billones de dólares. Además, la relación ha sido altamente cuestionada porque Kolomoisky es dueño del canal 1+1, en el cual pasaba 'Sirviente del Pueblo' y porque Zelenski nombró a Andriy Bohdan, el abogado de Kolomoisky, como su jefe de gabinete. Esta serie de asociaciones cercanas con el oligarca han sido minimizadas por el presidente.

Igor Kolomoisky
Igor Kolomoisky. Crédito: Reuters

Zelenski también se vio obligado a lidiar con una oleada de controversias proveniente de su llamada con Donald Trump, la cual fue el arma principal de los demócratas en su primer intento de destituir a Trump. El presidente ucraniano ha empeorado las cosas al adoptar una posición reacia hacia los cuestionamientos y al dar muy pocas entrevistas a lo largo de su gobierno.

En octubre de 2019, cuando Zelenski anunció que estaba dispuesto a seguir unos lineamientos para un armisticio en el Donbas, un porcentaje de la población consideró que los términos eran demasiado favorables para las repúblicas separatistas y la popularidad de Zelenski comenzó a decaer: la carencia de posturas que demostró a lo largo de su campaña eventualmente tuvo que dar paso a propuestas más formadas y, aunque su popularidad se ha mantenido alta, esto lo ha perjudicado.

Desde la revolución de Euro Maidan en 2014, la proporción de los ucranianos que se sienten occidentalizados y que desean que la organización política de su país se oriente hacia Europa se ha hecho sentir, cada vez más, a través de demostraciones políticas explosivas. Sin embargo, fue solo con la elección de Volodymyr Zelenski que Ucrania logró crear un movimiento político que realmente tuviera la intención de hacer ese sueño una realidad.

Vladimir Putin también percibió esto y decidió arrebatarle la oportunidad a Zelenski. En este momento, solo se puede especular acerca de las intenciones finales de Rusia en Ucrania, pero lo que podemos afirmar con cierta seguridad es que Putin intentará decapitar la estructura de poder existente.

En respuesta, Zelenski se ha mostrado desafiante ante el inmenso poderío de Rusia. El presidente se ha rehusado a abandonar su país y se ve determinado a defender la soberanía ucraniana hasta el último hombre. Los bien merecidos elogios de la comunidad internacional le han llovido, pero en medio de las emociones exaltadas que produce la guerra se tiende a pasar por alto una pregunta que solo el pueblo ucraniano puede responder: ¿hasta dónde debería llegar su sacrificio?