29 Mayo 2022

El triunfo de Petro marca el fin del uribismo

Crédito: Yamith Mariño

La derrota de Rodolfo Hernández en las elecciones de este domingo se suma a la de Federico Gutiérrez en la primera vuelta, para terminar de cerrar el ataúd del Centro Democrático y del expresidente Álvaro Uribe.

El fracaso en primera vuelta del exalcalde de Medellín Federico Gutiérrez y el resultado de Rodolfo Hernández en segunda marcan un hito: el fin de la hegemonía del uribismo. Muchos le cobrarán a Fico los desaciertos en la campaña. Otros podrán advertir que fue el pésimo gobierno de Iván Duque el responsable del desplome de la fuerza política que dominó por veinte años la Casa de Nariño.

Muchas veces se le oyó decir a Fico Gutiérrez que él no era el continuismo ni el heredero de Iván Duque. Sin embargo, desde la misma Presidencia salían mensajes y guiños políticos al dirigente antioqueño, como cuando Duque criticó las propuestas de Gustavo Petro. También se vio al ministro del Interior atacando al candidato del Pacto Histórico y hasta al general Zapateiro, comandante del Ejército, deliberó en política, rompiendo la tradición de neutralidad de las fuerzas militares. 

De igual forma, la decisión de la procuradora general de la Nación, Margarita Cabello, de suspender al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, por su participación en política en favor de Gustavo Petro, fue leído como un acto de penalización selectiva a favor del candidato del Gobierno. 

La desaprobación del presidente Duque es la más alta que haya tenido un presidente en su historia: sobrepasa el 73% en imagen negativa. 

Le puede interesar

En el futuro, cuando se revise la historia política de Colombia, seguramente Iván Duque será descrito como el sepulturero del uribismo.