5 Junio 2022

“Gustavo debe ser presidente, es hora de un cambio para el país”: Verónica Alcocer

En conversación con Jorge Enrique Abello, Verónica Alcocer, esposa de Gustavo Petro contó su historia de amor con el candidato a la presidencia, sus proyectos en medio de campaña y cómo vive la familia estos días previos a la decisiva segunda vuelta.

La sincelejana de 46 años, cuenta que conoció a Gustavo Petro en medio de una conferencia mientras cursaba su carrera de derecho, y desde ese primer día que le “echó los perros” arrancó la conquista que, en un par de meses, los tendría sentados en el comedor de la casa de Jorge Emilio Alcocer, padre de Verónica.

A pesar de sus diferencias ideológicas su padre llegó a asesorar a Petro en temas políticos.


Jorge Emilio, quien falleció hace diez años, era un hombre de derecha, militante del Partido Conservador y admirador ferviente de Álvaro Gómez Hurtado. Un perfil bastante complejo para quien fue el suegro de Gustavo Petro, sin embargo, cuenta Verónica que desde ese primer encuentro la relación suegro-yerno fluyó muy bien, pues ambos amantes de la lectura siempre tuvieron tema de conversación y a pesar de sus diferencias ideológicas su padre llegó a asesorar a Petro en temas políticos.


Verónica, quien fue madre soltera a sus 22 años, afirma que Gustavo ha sido un padre presente y colaborador en la crianza, tanto de su hijo Nicolás, como de sus hijas, Sofía y Antonella, fruto de su matrimonio con el candidato. Lo describe como un miembro de familia conciliador y promotor del diálogo, y aunque se le ve siempre serio, ella asegura que es un hombre tranquilo y risueño.

“Es hora de un cambio para Colombia, la gente lo pide a gritos y ese cambio es Gustavo Petro”, Verónica Alcocer.


De las discusiones y enfrentamientos entre su esposo y el expresidente Álvaro Uribe, anotó que desearía que se acabara la polarización y que ambas familias pudieran estar tranquilas y libres de ataques y amenazas.


Es una mujer muy creyente, católica. Por lo que le apasiona el servicio a la comunidad y se visualiza como una primera dama proactiva, presente en el gobierno y liderando proyectos sociales, luchando por las injusticias con la niñez y con la mujer. Frente a la decisiva cita en las urnas del próximo domingo 19 de junio, se mostró tranquila y confiada, porque asegura que “es hora de un cambio para Colombia, la gente lo pide a gritos y ese cambio es Gustavo Petro”.