20 Abril 2022

Gustavo Petro estudia expulsión de Piedad Córdoba de su campaña

A la 1. p.m. de este miércoles se espera pronunciamiento conjunto de los cinco partidos que componen el Pacto Histórico. La única persona que mantiene comunicación con Piedad Córdoba es Gabriel Becerra, secretario general de la Unión Patriótica, el movimiento que la avaló.

El calvario de Gustavo Petro no terminó con la Semana Santa. La visita de su hermano Juan Fernando Petro a los políticos presos a la cárcel La Picota es lo más grave que le ha pasado a la campaña, pero quizá lo menos grave que está por venir. 

Lea la columna de María Jimena Duzán donde había advertido sobre un plan del narcotráfico para infiltrar la campaña de Petro.

Petro está enterado desde hace una semana de posibles contactos entre la senadora Piedad Córdoba, electa en su lista cerrada, con al menos dos jefes del Clan del Golfo y uno de la oficina de Envigado, con los que habría hablado de apoyo a la campaña presidencial y de modificaciones a la política de extradición y de penas en un eventual gobierno del Pacto Histórico.

Esos contactos, según altas fuentes de la campaña, no habrían sido autorizados por Gustavo Petro y, de acuerdo con el candidato, deben ser desautorizados de manera pública, como lo hizo ya a través de su cuenta de Twitter: "Solicito a Piedad Córdoba suspender todas sus actividades dentro de la campaña, hasta que pueda resolver, ojalá, favorablemente, las sindicaciones jurídicas que se le hacen".

Sin embargo, el tema puede ir más allá. En la mañana de este miércoles, Petro adelantó consultas con los directivos de los cinco partidos que componen la coalición Pacto Histórico: Colombia Humana, el Polo Democrático Alternativo, el Partido de Trabajo de Colombia, el Partido Comunista Colombiano y la Unión Patriótica. Este último es el que avaló la inclusión de Piedad Córdoba en la lista cerrada al Senado. 

Vea la entrevista completa de Cambio y Gustavo Petro

A la una de la tarde habría un pronunciamiento conjunto que podría llegar a la expulsión de la senadora electa Piedad Córdoba, sin que sea claro esta mañana del miércoles si esto significa que no se va a posesionar.

A través de diferentes dirigentes, Gustavo Petro ha tratado de establecer comunicación con Piedad Córdoba sin éxito. Fuentes de la campaña señalan que la única persona a la que le atiende llamadas es a Gabriel Becerra, secretario general de la Unión Patriótica. 

Desde el miércoles de la semana pasada, Cambio también ha intentado comunicarse con Piedad Córdoba para conocer su posición sobre estas versiones, sin que haya correspondido las llamadas y mensajes.