11 Marzo 2022

Fotosíntesis  |  Carlos Duque  |  Brigitte Baptiste, mujer en la era del Homo Ludens

Crédito: Carlos Duque

En estos tiempos de fronteras líquidas en los que los límites culturales se han diluido abriendo espacio al bitcóin, a los millonarios astronautas y al mundo de los realities, Brigitte rompe con su juego de roles esa tara cultural frente al tema de la diversidad sexual, sacudiendo así a una sociedad tan conservadora como la nuestra.

Brigitte Baptiste es una alucinación de carne y hueso. Ella papá, ella esposo, científico mujer, transgresor mujer, digno exponente de esta era cultural del Homo Ludens, o el hombre jugador, concepto desarrollado por el historiador alemán Johan Huizinga quien define el juego como base de las transformaciones culturales que caracterizan la evolución del Homo Sapiens. O como bien lo ilustró en 2018 una candidata al reinado nacional de la belleza en Cartagena, quien a la pregunta del animador del certamen, “¿Usted cree que la mujer es el complemento del hombre”, ella respondió con naturalidad: “El hombre se complementa al hombre, mujer con mujer, hombre con hombre y también mujer a hombre, del mismo modo en el sentido contrario”, con lo cual describió de manera sencilla la tesis de Huizinga.  

Brigitte es un fascinante personaje femenino interpretado por Luis Guillermo Baptiste, biólogo, ambientalista, científico y “actor” quien decidió hace 20 años interpretar en cuerpo y alma el papel de su vida; el de mujer trans. El escenario en el que se desarrolla desde entonces esta obra maestra es su propia vida, incluido su hogar y matrimonio con Adriana Vásquez y sus hijas de pareja Juana Pasión y Candelaria, su ambiente natural es la vida cotidiana de un personaje público asediado por los medios, protagonista en los auditorios culturales y científicos nacionales e internacionales, a los que se suman los importantes cargos en los que se ha destacado profesionalmente, entre ellos directora del Instituto de investigaciones biológicas Alexander von Humboldt y hoy rectora de la Universidad EAN. En estos tiempos de fronteras líquidas en los que los límites culturales se han diluido abriendo espacio al bitcóin, a los millonarios astronautas y al mundo de los realities, Brigitte rompe con su juego de roles esa tara cultural frente al tema de la diversidad sexual, sacudiendo así a una sociedad tan conservadora como la nuestra. Con ese mismo desparpajo y talento actuó ante mi cámara para los lectores de Cambio.