Un piso que cambia la vida de las personas

Crédito: Argos

27 Septiembre 2023

Un piso que cambia la vida de las personas

Jesús Muñoz vive en San Luís, un pueblito de no más de ocho cuadras en el sureste antioqueño. Su casa se agarra de una loma, desde la que se tiene una vista interminable, montaña tras montaña tras montaña. Jesús es un trabajador juicioso y sin pausa, reconocido en la vereda no solo por su amabilidad y su disposición para ayudar a los vecinos, sino además por su sonrisa permanente bajo un bigote de corte impecable.

Por: Contenido especial

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Jesús muestra con orgullo su casa. A medida que la va recorriendo, recuerda que antes era diferente: “Era un ranchito de tierra, tablitas y mal organizada”. Y empieza a señalar el estado actual. El piso es de concreto alisado, las paredes de bloque pañetadas, la cocina ya es una cocina y el baño ya es un baño. “Una vivienda así, por acá en el campo, es lo máximo”, dice sonriendo. 

Argos
Foto: Argos

Jesús es uno de los beneficiarios del programa Hogares Saludables de Cementos Argos. Como también lo es Gladys Soto, una líder comunitaria del barrio Manrique La Honda, de Medellín, conocida por todos en su cuadra y famosa por su capacidad de organizar a la gente en torno a las necesidades del sector.“Mi primera casa era en Apartadó y era de plástico –recuerda Gladys–. Al llegar a Medellín, la otra casita era de tabla y de tierra… Después de 21 años de vivir así, ahora tengo esto”, y señala su hogar renovado, con piso de concreto y paredes pañetadas.

Gracias al programa Hogares Saludables, que hace parte de los emprendimientos sociales de Argos, en 2022 se intervinieron más de 2.100 hogares en Colombia, en beneficio de más de 6.300 personas. La idea motora del programa es simple, pero de una importancia mayúscula: cambiar el piso de tierra por piso de concreto. Y no se trata solo de rellenar y verter cemento, porque con esto en realidad se está impulsando a la familia, los niños que habitan la casa tendrán una mejora en sus capacidades cognitivas y se favorecerá la salud de los beneficiarios al reducir la presencia de plagas e infecciones.

Además, el programa contempla la adecuación de unidades sanitarias y sitios de preparación de alimentos, para convertirlos en baños y cocinas funcionales; así como el impulso del empleo formal, con especial foco en los jóvenes, al brindar capacitación en construcción a miembros de la comunidad e integrantes de las familias beneficiarias.

El primer paso es elegir a los beneficiarios, lo cual se hace con el apoyo de actores sociales legítimos en los territorios, para dar con las familias que mayor incidencia tienen sobre su propia comunidad, los más amables, los líderes, los que ayudan a sus vecinos… y que viven en hogares de piso de tierra. Una vez se seleccionan los beneficiarios, un equipo de expertos de Argos los visita para determinar las necesidades, y se da inicio a la intervención, la cementera aporta lo necesario y en ocasiones los vecinos terminan contribuyendo con su mano de obra. Pero acá no termina la labor: desde el inicio del programa, Argos, de la mano del Sena, ofrece formaciones en construcción básica, para así aumentar las probabilidades de empleo en la comunidad y, al final, los participantes pueden continuar su proceso de formación como Técnicos en Construcción

La meta de Argos ha venido creciendo cada vez que se evalúan los buenos resultados del programa Hogares Saludables: para 2026 quieren alcanzar el hito de 10.000 hogares intervenidos… 10.000 familias a las que les cambia completamente la vida.

Argos
Foto: Argos

“En Colombia existen unos cuatro millones de hogares con déficit cualitativo de vivienda”, explica Rodrigo Quintero, director del programa Hogares Saludables de Argos. “Hay una clave en los procesos de competitividad en los habitantes de los diferentes territorios que presentan esta característica: un estudio de la Universidad de Berkeley y el Banco Mundial identificó que cambiar el piso de tierra de una casa a uno de concreto favorece el desarrollo cognitivo de sus habitantes. Además, se presenta 70 % menos de incidencia de infecciones parasitarias y 50 % de diarreas y anemias. Es una condición que literalmente cambia la vida de las personas, sin mencionar muchos otros aspectos que estamos investigando. En resumen, un piso de cemento cambia la vida de las personas”.

Don Adonay Jaramillo vive en la Comuna 13, que se agarra apenas de las empinadas laderas de la capital paisa. En su casase acomodan su esposa, su hija, su hijastro y dos nietos, que antes tenían que gatear y jugar en un piso de tierra. Fueron seleccionados como beneficiarios del programa Hogares Saludables de Argos por su buena relación con la comunidad: todos conocen a Don Adonay como un hombre trabajador y cordial, dispuesto a ayudar a quien lo necesite.

Argos
Foto: Argos

Gracias a esto, pasaron de un hogar de tierra y tablas, con un baño que apenas podría llamarse así y una esquinita para cocinar, a lo que don Adonay muestra hoy lleno de orgullo, apoyando su brazo en el mesón enchapado de su nueva cocina: “Es un cambio total en nuestras vidas porque no teníamos nada. Ya tenemos el piso pa la rumba de diciembre –dice con una sonrisa pícara– y pa bailar ese disco que se llama Adonay”. 
 

 

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí