'Face to face for Bogotá', rostros inmóviles en eterno movimiento
11 Junio 2023

'Face to face for Bogotá', rostros inmóviles en eterno movimiento

En la Sala Experimental Fanny Mickey, del Centro Nacional de las Artes Delia Zapata, se exhibe la instalación audiovisual 'Face to face for Bogotá', del músico, artista, productor musical y activista británico Brian Eno, una figura capital del arte de los últimos 50 años.

Por: Eduardo Arias

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Sala Experimental Fanny Mickey del Centro Nacional de las Artes Delia Zapata, en el corazón de Bogotá. La experiencia es bastante desconcertante. En dos pantallas gigantes se proyecta un rostro que aparentemente está estático pero que muy lentamente (en unos cinco minutos que se sienten eternos) se transforma en otro completamente distinto, y este a su vez se irá convirtiendo en uno nuevo hasta completar un ciclo de 27.

Este trabajo se basa en un pequeño grupo de retratos del rostro de personas reales, que son el punto de partida para que cada imagen de manera muy lenta y progresiva se transforme en alguna de las otras. En el proceso, pixel por pixel, se generan nuevos rostros.


La música también parece ser un acorde suspendido en el tiempo, con variaciones que aparecen muy de tarde en tarde. Con mucha calma. Es necesario concentrarse (o al menos eso uno intenta) para ver en qué momento y bajo qué circunstancias esos rostros que van cambiando muy lentamente de uno a otro han dejado de ser el que uno pensaba que llevaba varios minutos mirando. No resulta fácil mantener la atención en un punto fijo. Los ojos se mueven, o parpadean, y en cada uno de esos cambios o movimientos de los ojos uno siente que se perdió de un momento decisivo.
Esto ocurre en la instalación Face to face (Cara a cara), el más reciente trabajo de Brian Eno, y que forma parte de su faceta de videoartista, práctica que lo ha llevado a explorar las posibilidades que ofrece la tecnología del presente para crear obras de arte inesperadas e inusuales. Para ello se sirve de sistemas de logaritmos para generación autónoma de imagen y sonido a partir de materiales predefinidos por el artista, una técnica que ha sido fundamental en el desarrollo de su estilo.
Face to Face for Bogota, de 2023, es una versión mejorada y ampliada de esta pieza. Su música, Between coming and going, es una composición original del propio Eno, escrita, interpretada y producida por él especialmente para su estreno mundial en el Centro Nacional de las Artes.

Face to face se consolidó en 2022 como respuesta a la comisión de IPUT Real Estate, en Dublín, para su proyecto Living canvas (Lienzos vivos) y también se ha producido en Kioto, Japón, y Trento, Italia.
Este trabajo se basa en un pequeño grupo de retratos del rostro de personas reales, que son el punto de partida para que cada imagen de manera muy lenta y progresiva se transforme en alguna de las otras. En el proceso, pixel por pixel, se generan nuevos rostros. Como la imagen en movimiento avanza a 25 cuadros por segundo, cada segundo aparecen los rostros de 25 personas que no existen. Sólo son reales las 27 personas que le dan origen a esta pieza. En esta versión que se exhibe en Bogotá participan alrededor de 170.000 rostros.
La forma en que ello ocurre la define un software especial propio de la instalación que trabaja con base en patrones de combinación aleatorios. Esto hace posible que el resultado sea una obra que se renueva y que cada vez sea diferente, única, irrepetible.
Brian Eno comenzó a trabajar esta idea en 2003. Pero en ese entonces le costó mucho trabajo porque no existía la tecnología necesaria. Los computadores tenían muy poca capacidad para procesar tantos datos al tiempo. Para poder exportar un video de seis minutos de duración era necesario "renderizarlo" durante dos días. En alguna oportunidad llevaba 47 horas en ese proceso, el computador falló y tuvo que volver a arrancar desde el inicio. Como quien dice, tuvo que esperar que los procesadores fueran lo suficientemente rápidos para lograr el nivel de lentitud que él necesitaba.

Brian Eno. Foto: Cecily Eno
Brian Eno. Foto: Cecily Eno.


Brian Eno, quien nació en 1947, es una de las personalidades más originales y sobresalientes de la cultura británica, europea, del mundo. Comenzó su carrera en 1972 como intérprete de sintetizador y teclados de Roxy Music. Participó en los dos primeros álbumes de la banda y luego siguió una carrera como solista y también en álbumes en colaboración con David Bowie, Robert Fripp, Jon Hassell, Harold Budd, John Cale, David Byrne, Grace Jones, Hans-Joahim Roedelius, Dietter Moebius, Karl Hyde, James Blake y recientemente con su hermano Roger, en el disco Mixing colors. En octubre pasado publicó Foreverandevernomore y recibió críticas muy elogiosas en diversas latitudes.
También ha sido productor de varios álbumes de U2 (entre ellos los emblemáticos The Joshua tree y Atchung baby), Devo, Talking Heads, Laurie Anderson, James, Jane Siberry y Coldplay.
A partir de los años 70 comenzó a trabajar con el video y también a interesarse en la música que hoy se denominaambiental. Él ha contado muchas veces que llegó a ese concepto cuando estaba convaleciente en un hospital y un amigo que lo visitó dejó sonando un disco de música de arpa que sonaba muy suave y que por momentos se quedaba sin señal en uno de los canales. Allí cayó en cuenta que esa música creaba una atmósfera muy particular. Como señaló en 2017 en una entrevista al diario El País, de Madrid, me di cuenta de que lo que yo quería era hacer música que no cambiara mucho, que fuera como una pintura más que como una obra de teatro, algo que se mantuviera estático. Así que empecé a hacer una forma de música inmóvil, más parecida a un cuadro. Al principio lo llame 'still music', luego 'ambient'. Lo más importante del ambient era esa cualidad pictórica, los colores del sonido, no la historia. Mucha música es una progresión narrativa. Yo quería huir de la narrativa".

Brian Eno, quien nació en 1947, es una de las personalidades más originales y sobresalientes de la cultura británica, europea, del mundo. Comenzó su carrera en 1972 como intérprete de sintetizador y teclados de Roxy Music. Participó en los dos primeros álbumes de la banda y luego siguió una carrera como solista.


Brian Eno también desarrolló lo que él denomina Generative music, que consiste en producir una combinación aleatoria de sonidos dispuestos por el músico. De esa manera la obra final ya no la decide el artista y, además, el resultado siempre será diferente. Ese proceso Eno también empezó a utilizarlo en sus trabajos e investigaciones en video.
Face to face podría considerarse como la versión visual de lo que él como músico ya había logrado plasmar desde finales de los años 70 en álbumes como Music for airports y Music for films. Y es mostrar su interés por la lentitud en un mundo desaforado por la inmediatez, el impacto que provocan imágenes que se superponen unas a otras con gran rapidez tanto en la televisión como en el cine y los video-clips. Siendo esto tan figurativo”, afirma Eno, “parece un poco diferente del resto de mi trabajo. Pero, de hecho, comparte el interés que he tenido por la lentitud en el tiempo, tomar cosas que normalmente podrías ver a gran velocidad en una discoteca o en un video pop, por ejemplo, y ver qué pasa si lo ralentizamos hasta el punto en que no se puede estar seguro de si está cambiando o no”.
Santiago Gardeazábal, curador de esta exposición, señala en el texto curatorial: “Firme en la idea de que la técnica puede ser utilizada para crear una experiencia visual que va más allá de lo que es posible en el mundo físico, Eno insiste, con esta obra, en que la tecnología puede cambiar nuestra percepción del rostro humano y su significado”.

'Face to face' se consolidó en 2022 como respuesta a la comisión de IPUT Real Estate, en Dublín, para su proyecto Living canvas (Lienzos vivos) y también se ha producido en Kioto, Japón, y Trento, Italia.


Eno reflexiona al respecto: “Me encantan las transiciones cuando pasa, por ejemplo, de ser un hombre a una mujer o de ser una persona blanca a una persona negra. De repente, tú ves todos estos otros matices de género y color. Pienso que es una visión optimista de la humanidad donde cualquiera de nosotros podría ser muy fácilmente cualquier otro”.
Un recuento de su trayectoria como artista se hace necesario para mostrar cómo su obra también ha sido relevante en este campo. Ha realizado instalaciones y proyecciones de su obra en diferentes lugares del mundo. Entre ellos Casa de la Ópera de Sydney, en Australia; el telescopio Lowell, en el Observatorio Astronómico de Jodrell Bank, en Gran Bretaña; los Arcos de Lapa, en Río de Janeiro, el Palacio del Mármol de San Petersburgo y el parque Ritan en Beijing.
Es miembro fundador de la Long Now Foundation, fideicomisario de Client Earth y patrocinador de Videre est Crédere. En 2021, lanzó EarthPercent, iniciativa que recauda dinero de la industria musical para financiar organizaciones que trabajan para combatir la emergencia climática y el impacto ambiental.
En octubre, en la Bienal de Música de Venecia, Brian Eno recibirá el León de Oro a la Trayectoria y estrenará su obra Ships en el Teatro la Fenice.
Por sus características técnicas y su gran formato, una instalación como Face to face for Bogota requiere de una infraestructura muy avanzada de audio, video e iluminación. La sala experimental Fanny Mickey ha hecho posible que esta desconcertante y fascinante pieza haya llegado a Bogotá.

Face to face
Esta instalación podrá visitarse verse hasta el 20 de julio en la Sala Experimental Fanny Mickey, Centro Nacional de las Artes Delia Zapata, calle 11 No. 5-60, Bogotá.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí