Samaná Fest, un evento deportivo, cultural y ambiental en el oriente antioqueño
10 Marzo 2024

Samaná Fest, un evento deportivo, cultural y ambiental en el oriente antioqueño

Kayak en el río Samaná Norte.

Crédito: Jules Domine

Samaná Fest fusiona la pasión por los deportes de aventura, la conservación ambiental y la celebración comunitaria. Este año se celebrará del 11 al 17 de marzo con deporte de aventura, conferencias sobre temas ambientales y espectáculos musicales.

Por: Redacción Cambio

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

El río Samaná Norte, que baja desde los altos picos de la cordillera Central hasta desembocar en el Magdalena, celebra desde mañana lunes y hasta el domingo 17 de marzo el Samaná Fest, un evento que combina carreras de kayak, seminarios de biología y eventos de conservación, conciertos de música y actividades para toda la familia. Este río, que fluye entre cañones rodeados de bosques tropicales es una de las joyas naturales del valle del Magdalena, donde se encuentra una gran biodiversidad. El río Samaná Norte es el último río de Antioquia que conecta los páramos con el Magdalena medio por su cauce. Por esa razón, es una necesidad proteger este corredor de biodiversidad para garantizar el bienestar de los ecosistemas de la región y su prosperidad económica y social. Sin embargo, este paraíso natural enfrenta amenazas significativas. Todos los demás ríos de la región han sido represados, y numerosos proyectos hidroeléctricos amenazan ahora la supervivencia del río Samaná. El evento tiene como punto central el municipio de San Luis. “Vale la pena recordar que desde 2012 se pretende construir varias hidroeléctricas en el río Samaná Norte, en particular Porvenir 2 y Pal Agua, y que estas presas a pesar de tener licencias aprobadas, han sido paradas por el desacuerdo de las comunidades locales y las numerosas inconsistencias procesales y documentales de dichas licencias”, señala Jules Domine, director del Samaná Fest. Como él recuerda, en Guatapé, San Carlos y San Rafael la construcción de la cadena de represas más grande de Colombia en las décadas de los 70 y 80 generaron conflictos sociales y ambientales tremendos, mientras que la región sufrió los efectos devastadores del conflicto armado. El resultado fue que la gran mayoría de la población del oriente tuvo que desplazarse de manera forzada. “A pesar de estas tragedias, las comunidades volvieron y tienen un gran aprecio por su territorio y una gran voluntad de vivir en paz, tanto con sus vecinos como con la naturaleza”.

Aunque la paz haya regresado a la región, la amenaza hidroeléctrica persiste. El Samaná Fest convoca comunidades rurales, habitantes de los pueblos de la cuenca y ciudadanos de Colombia y del mundo para que se unan y muestren que “existen soluciones positivas y sostenible para el futuro del último río de libre de Antioquia”.

Samaná Norte
Hace más de una década, conservacionistas y guías de rafting comenzaron a promover una economía alternativa a través del ecoturismo para preservar el río. El Samaná Fest nació con el objetivo de atraer la atención internacional mediante una competencia de kayak de nivel mundial y, a nivel local, convocar y unir a los habitantes del territorio, previamente desplazados por la violencia, con los intgegrantes del movimiento que en la actualidad lucha para la conservación de la cuenca. Como señala Domine, “hace 10 años no se conocía el deporte de kayak y del rafting en la región del Oriente Antioqueño. Hoy tenemos más de 50 practicantes expertos y cinco empresas que operan a diario en este río. La creación de este gremio turístico ha permitido a muchas personas conocer el río y de volver a andar por sus aguas y sus bosque, cuando durante la década de los 90 hasta los años 2004, esta zona era el teatro de una violencia fuera de control y unos de los lugares más peligrosos de Colombia. La práctica del deporte ha permitido a la vez desestigmatizar el territorio, crear oportunidades económicas para muchas personas que retornaron”. Además, a través de la navegación han podido traer varios científicos y a productores audiovisuales que han revelado que el Samaná es uno de los lugares más biodiversos del mundo.

Además de las festividades del fin de semana y las actividades como el rafting o el avistamiento de aves, el evento trae a la cuenca una competencia de kayak internacional en los ríos Samaná y Calderas.En efecto, la CalderRace, competencia válida para clasificar al nuevo Samaná Maratón, combina un desafío de 2,5 km río abajo con un recorrido de slalom de clase mundial. Este maratón de 45 km, con aguas cristalinas de Clase IV, serpenteará a través de selvas vírgenes y cañones de granito, atrayendo kayakistas internacionales de élite. La competencia promete ser un evento de alto nivel y una fecha imperdible para los kayakistas de Colombia y el mundo.

Como señala Domine, “no tenemos relaciones con las autoridades ambientales. En el caso de Cornare, todos los acercamientos han sido poco fructíferos. Vale la pena recordar que son ellos los que otorgan las licencias ambientales de todos los proyectos hidroeléctricos, y que su posición ha sido muy hostil a las preguntas, quejas y reclamos de las comunidades locales. Hay varios procesos legales activos, interpuestos por las comunidades en contra de las decisiones de otorgar licencias para estos proyectos, con argumentos tanto ambientales como sociales muy bien sustentados, en particular en temas de revictimización de las comunidades desplazadas por el conflicto. Hoy en día, si el río Samaná Norte es el último río limpio y libre de Antioquia, es nuestra oportunidad como sociedad de unirnos para que sea también el primer río protegido del país. Con el cambio climático no queda duda en que el agua es un recurso vital para el bienestar de la sociedad, y que tenemos que dejar al menos un río fluir libremente hasta el Madgalena”. Señala que en los últimos años, las alcaldías de San Luis, San Carlos, Cocorná y San Francisco se han sumado al evento, pero los recursos económicos provienen principalmente de personas y entidades privadas.

San Luis
Samaná Fest busca darles herramientas a las comunidades locales para que logren la estabilidad y la paz a través del desarrollo económico sostenible del río. Gracias al apoyo de empresas locales, personalidades públicas, deportistas profesionales, instituciones públicas y ONG unidas por la responsabilidad social y conservación, el festival ha logrado victorias tangibles para el sistema fluvial y sus habitantes. Sin embargo, las amenazas siguen y Samaná Fest necesita mucho apoyo para preservar su riqueza natural y cultural a través de una declaratoria de protección de la cuenca del río Samaná Norte que impida que allí se desarrollen represas y proyectos hidroeléctricos.

El año pasado participaron más de 2.500 personas en el Samaná Fest, entre ellos Puerto Candelaria y el DJ Simon Mejia (de Bomba Estéreo), científicos nacionales, líderes comunitarios locales y visitantes de diversos lugares. “Como es un evento gratuito y público, no podemos saber con antelación cuántas personas entran en el evento, pero sabemos que muchas más que los años anteriores”, señala Domine. “Cada año, el festival crece. Más y más personas son conscientes de que cuidar el agua es cuidar el futuro. En este sentido, el río convoca por sí solo. Este año tenemos ya registrados más de 50 deportistas nacionales e internacionales”.
En el parque principal de San Luis y en Puente Samaná habrá conciertos y presentaciones de Systema Solar, Universo, Smith, La raza Cultura Hip Hop, Skalyf, Hetair, David Crowley, Animaleja, Toure, Astoria& Hombre Solar y DJ Alejo.

Como señala Domine, “el festival es un momento icónico pero el trabajo es continuo durante todo el año. Gracias a la unión entre las comunidades y los artistas, deportistas, ONG y organizaciones de base, el río sigue libre”.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí