Sigue la polémica: académico de la RAE se declara partidario de “solo” sin tilde
29 Marzo 2023

Sigue la polémica: académico de la RAE se declara partidario de “solo” sin tilde

Crédito: Foto cortesía Deutsche Welle

Salvador Gutiérrez aseguró que “lo ideal sería que nadie escribiera solo con tilde”, y calificó el problema como un asunto menor, “como si alguien con cáncer dijera que le duele una uña”.

Por: Deutsche Welle

Lingüista, catedrático de la Universidad de León y miembro de la Real Academia Española (RAE), Salvador Gutiérrez Ordóñez es lo que podríamos calificar como un "peso pesado” a la hora de analizar nuestro idioma. Además, es director del Diccionario Panhispánico de Dudas, cuya más reciente edición fue presentada este martes (28.03.2023). Por si fuera poco, es autor de obras como De pragmática y semántica y Principios de sintaxis funcional, y el diario ABC lo describe como el "líder de los antitildistas” de la RAE.

El calificativo tiene su razón: a Gutiérrez Ordóñez no le gusta que la humanidad hispanoparlante pierda su tiempo tildando la palabra "sólo”. Da igual si es de "solamente”, a diferencia del solo de "soledad”. Para él nadie, nunca, debería tildar ese "solo”. Lo dijo así, con todas sus letras, en el Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), que se realiza en Cádiz, donde la RAE presentó el Diccionario Panhispánico de Dudas. "Lo ideal sería que nadie escribiera la palabra 'solo' con tilde", fue su declaración exacta.

Y fue más allá: "Solo se escribió durante más de cien años sin tilde. Fue en 1880 cuando la Academia dijo que por costumbre se podría admitir, sin que fuera normativo, y eso pasó a la enseñanza. Y todos estudiamos esa tilde como norma. Por eso cuesta cambiarlas”. Pero no se quedó ahí y recordó que la misma RAE no tilda "solo” en sus obras. "Nunca pone la tilde de solo, nunca la pone”, afirmó.

Animado ya en la deriva provocadora de sus reflexiones ante los medios, el señor Gutiérrez apuntó que "la academia tiene que hacer normas que sean coherentes. La tilde marca la intensidad de una sílaba o palabra. No tiene como función desambiguar. Si fuera así tendríamos que sembrar tildes por todas partes”.

La polémica por la decisión de permitir nuevamente tildar, en caso de confusión inevitable, el adverbio "sólo”, sigue con esta intervención su curso. Aficionados al buen escribir, analistas de WhatsApp y escritores se decantaron por una u otra opción recientemente, y es probable que el debate vuelva a encenderse con las declaraciones de Gutiérrez Ordóñez, que es creativo a la hora de entregar declaraciones a los medios. Otro ejemplo: dijo que el debate sobre esta tilde es una cosa "mínima” dentro del idioma. "Es como si en la pandemia o ante un cáncer de páncreas viene alguien a decir que le duele una uña".