18 Enero 2023

La ministra de Ambiente: "El gobierno anterior repartió títulos mineros a diestra y siniestra"

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

Desde Davos, la ministra de Ambiente recordó que el Consejo de Estado ordenó definir dónde se puede y dónde no se puede hacer minería, y que el ministerio está, precisamente, reordenando el caos del gobierno de Iván Duque.

Desde Davos, Suiza, donde participa del Foro Económico Mundial, la ministra de Ambiente, Susana Muhamad, advirtió que Anglo Gold Ashanti no tiene una licencia ambiental para la explotación de la mina Quebradona, en Jericó, Antioquia, sino un derecho adquirido. “En el año 2021, la Anla archivó la licencia que había pedido la empresa porque los estudios de la petición no lograron demostrar que no habría afectación al agua y también por el manejo de grandes residuos que se iban a acumular a la orilla del río Cauca y con la generación potencial de riesgos”.

Muhamad explicó que una sentencia del Consejo de Estado le ordena al Ministerio de Ambiente hacer el ordenamiento territorial minero y determinar dónde se puede y dónde no se puede hacer minería en el país. En los territorios donde se determine que no se puede, el ministerio puede revocar las licencias ya otorgadas. Y agregó: “Después del desorden minero del Código Minero del gobierno anterior, que desafortunadamente repartió títulos como si el Ministerio de Minas estuviera un poco aparte del resto de la normatividad ambiental, a diestra y siniestra por todo el país, lo que nos ordena la sentencia de agosto del año pasado del Consejo de Estado es hacer dicho ordenamiento territorial". 

En ese proceso, el ministerio está haciendo “un examen riguroso de muchas zonas que han tenido precisamente mucha controversia social y ambiental. Una de estas zonas es Jericó y Támesis, no solamente porque hay un tema más amplio de la vocación que las comunidades quieren para sus territorios, sino también cuáles son los activos sociales y ambientales que hay allí y cuál es la vocación que deberían tener esos territorios”.

Para ese caso en específico ya se cuenta con un estudio de la Universidad de Antioquia, además de estudios profundos y diálogos con las comunidades, de modo que la zona tendría una vocación agrícola y turística.