24 Enero 2023

Por qué el dólar está bajando tanto

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

Colombia lleva más de dos semanas de recuperación del peso frente al dólar, pero los expertos advierten que la volatilidad sigue siendo alta.

Así como el año pasado la caída de la moneda colombiana fue una de las más pronunciadas, la revaluación del peso colombiano en lo que va corrido del año es una de las más fuertes. Según el Banco de la República, el peso acumula una valorización de 5,31 por ciento frente al dólar, lo que ha llevado a la divisa norteamericana al precio que tenía en octubre: 4.539 pesos. 

El dólar no ha caído solo en Colombia. A excepción de la Argentina –y algunos días la de Brasil–, las monedas latinoamericanas también se han fortalecido en enero. Algo similar ha ocurrido en el resto del mundo. 

Julio Romero, director de análisis macroeconómico de Corficolombiana, explica que el debilitamiento del dólar está asociado principalmente al freno que tuvo la inflación en Estados Unidos: "Está cediendo más rápido de lo que los analistas y el mercado habían previsto, lo cual da para pensar que la Reserva Federal sea menos restrictiva en su política monetaria”. La expectativa –agrega Romero– es que la Reserva Federal de Estados Unidos ya no suba sus tasas de interés hasta 5,25 por ciento, ni que las mantenga donde se encuentran hoy por un tiempo mucho más prolongado; sino que empiecen a bajar a finales de este año, lo que le daría al mercado nuevamente liquidez y apetito de riesgo.

La política, un riesgo de segundo plano

En esa búsqueda de riesgo, los inversionistas tienden a buscar a los países emergentes como Colombia, aunque el riesgo político sea más elevado. “En el caso de Colombia, lo que tenemos es que la moneda ha ganado un poco más, está en el top 3 o top 5 de monedas latinoamericanas, dependiendo del horizonte de tiempo analizado. Esto tiene que ver con un desalineamiento que existía. La mayoría de analistas hicimos una estimación de qué tanto nos ha costado ese ruido político, esa incertidumbre que se generó en la última parte del año pasado, y lo que teníamos era que podía ser entre 250 y 500 pesos –comenta Camilo Pérez, jefe de investigaciones económicas de Banco de Bogotá–. No es que la incertidumbre política haya desaparecido; lo que sucede es que ha quedado en un segundo plano, en la medida en que hay algo más de optimismo en el mundo por el tema de tasas de interés y porque también se ha generado un episodio de toma de riesgo”.

Según los cálculos de Corficolombiana, sin el riesgo político del país, el precio del dólar ya debería estar en 3.840, es decir 720 pesos menos de lo que cuesta en realidad. “Esa brecha entre Colombia y el resto de las monedas de la región sigue siendo muy amplia y obedece a factores idiosincráticos que pesan en contra de nuestra divisa”, destaca Romero.

Por su parte, Ana Vera, economista jefe de In On Capital, advierte que “la turbulencia en Perú, Argentina, Chile ,y ahora Brasil, con una transición de gobierno difícil, hace que se tomen posiciones de corto plazo en Colombia y que entren dólares, lo que ayuda a que el peso se valorice. En todo caso, la volatilidad es alta y si Colombia reduce el ritmo de subidas de tasas perderá competitividad en ese escenario global”.

El efecto China

El final de las medidas anticovid-19 de China también tiene un papel en la caída internacional del dólar. La reactivación económica completa del gigante asiático significa mayor producción y también mayor consumo en el mundo, lo que estimula la economía y disipa los temores de recesión. Con China de nuevo consumiendo a plena capacidad, los precios de las materias primas vuelven a subir, lo cual representa una ventaja adicional para Colombia y otros países de la región, cuyos principales productos de exportación son justamente el petróleo, el cobre, el carbón y otros productos clasificados como commodities.

Esta mezcla de factores hizo que el dólar abriera este martes en Colombia con valor de 4.530 pesos, una disminución de apenas 3 pesos con respecto al cierre del lunes, que fue de 4.533 pesos.