12 Enero 2023

La prudencia, mejor que el escándalo: los problemas de la denuncia al aire de Gustavo Bolívar sobre trata de personas en el Congreso

Crédito: Yamith Mariño Díaz

Las organizaciones que acompañan los casos de trata de personas y explotación sexual advierten que, por el afán de obtener titulares, el exsenador Gustavo Bolívar ha puesto en riesgo la seguridad de las víctimas.

Por: Maria F. Fitzgerald

Durante una reciente entrevista a Semana, el exsenador por el Pacto Histórico Gustavo Bolívar, aseguró que en el Congreso existía una red de trata de mujeres que era liderada por distintos congresistas. Bolívar aseguró que al menos cuatro mujeres jóvenes se habían acercado a él y a su secretaria para contarles que estaban siendo sometidas por los congresistas y que estos les exigían acostarse con ellos, para darles trabajo. Así lo dijo Bolívar: “Uno empieza a ver que hay muchas niñas bonitas en diferentes ramas. Estoy contándole denuncias que me hicieron ellas en mi oficina. Mi secretaria está de testigo. Ella fue la que me dijo que había unas niñas que querían hablar conmigo”. 

El escritor dijo que el método que los congresistas usan para someterlas es el tipo de contrato: “Para poderlas esclavizar sexualmente, les hacían contratos de dos o tres meses. Es más fácil para que vuelvan a estar con ellos que si los contratos se los hacen por un año. Las mantienen así, con contraticos chiquitos. Esa fue la denuncia que me hicieron ellas”. 

Después de sus declaraciones a Semana, el exsenador publicó un trino en el que dijo que estaba siendo atacado por atreverse a denunciar. Sin embargo, añadió, primaría la seguridad de las víctimas: “Estoy bajo ataque hace tres días por atreverme a contar la asquerosidad de la política por dentro. Alguien tiene que hacerlo. El país no puede seguir engañado. Confíen en mí, jamás les voy a mentir. De cada cosa que denuncio hay pruebas. Paciencia. Primero la seguridad de las víctimas.

 

Pronto, la Fiscalía abrió indagación en contra del exsenador por no comunicarse con las autoridades para denunciar y presentar las pruebas que aseguró tener sobre la red de trata de personas. A su vez, Roy Barreras solicitó, también a la Fiscalía, hacer una investigación profunda para esclarecer las acusaciones: 

 

Las organizaciones que denuncian y acompañan los casos de trata de personas y explotación sexual en el país consideran que Bolívar podría estar confundiendo el delito y, por desconocimiento, menguando la dimensión de uno de los delitos que más pasa inadvertido en el país.

¿Qué es realmente la trata de personas? 

De acuerdo con Naciones Unidas, la trata de personas es un delito reconocido por el derecho internacional. Comprende diversas modalidades, entre ellas la sexual, la laboral y la de extracción de órganos, entre otras. Ocurre cuando una persona es captada, trasladada forzosamente o sometida en un lugar, y es obligada a cumplir labores bajo amenazas, engaños, secuestro o abuso de poder. 

Es un delito que, de acuerdo con Usaid, dejó alrededor de 49.000 víctimas a nivel global hasta 2018; y, desde 2020, es el tercer negocio ilegal más rentable en el mundo después del narcotráfico y el tráfico de armas. En América Latina, uno de los principales puntos de captación, dejó más de 3.000 víctimas. Las víctimas más comunes son mujeres jóvenes y el delito al que más las someten es a la explotación sexual. 

“Es ahí donde Bolívar podría estar confundido –asegura Jazmín Santa, investigadora de la Universidad Pontificia Bolivariana, experta en investigación y prevención de violencias sexuales y basadas en género–. “Puede que los casos que él describe sean casos de violencia basada en género. Incluso, pueden ser casos de explotación laboral acompañada de violencia sexual. Sin embargo, las condiciones específicas para la trata no parecen aplicar. De hecho, parece más que Bolívar utilizó esto para causar un titular, sin comprender muy bien cómo se tipifica esta violencia”. 

Katherine Jaramillo, directora de Valientes, una ONG enfocada en reportar y acompañar casos de explotación sexual en todo el país, añade que las afirmaciones de Bolívar son irresponsables y no aportan en nada a la posibilidad de esclarecer y comprender mejor este crimen en el país: “Es cierto que esto parece más una iniciativa por despertar polémica principalmente. El deber que él tendría que haber cumplido, tendría que haber sido denunciar. Entregar las pruebas y denunciar”. 

De acuerdo con la sentencia C-470 de la Corte Constitucional colombiana, las personas que logren identificar un caso de trata deben denunciarlo inmediatamente, ya que este es un delito que requiere una intervención inmediata y efectiva por parte de las autoridades. Sobre todo, cuando involucran a mujeres y niños. 

Betty Pedraza, directora de la Coordinación Espacios de Mujer, asegura que la irresponsabilidad de Bolívar –más allá de si confundió los términos– es que puede estar dejando desprotegidas a las víctimas. Al haber anunciado tan públicamente un caso tan delicado, sin presentar pruebas, está atentando directamente contra la seguridad de ellas: “Estos son temas que requieren una intervención rápida por parte de las autoridades competentes. Por ello, estas mujeres quedaron totalmente desprotegidas no solo por las palabras de Bolívar, sino también por la muy mala forma en que se manejó el tema en la agenda pública. Empezar por llamar a estas mujeres ‘esclavas sexuales’, como ocurrió en varios medios, sólo estigmatiza más un delito que en nuestro país cobra muchas vidas”.