24 Febrero 2023

Cinco hechos que marcaron el primer año de la Guerra Rusia - Ucrania

Kiev, Ucrania. Imágenes de Kiev, capital de Ucrania, a un poco más de un mes de cumplir un año de la guerra.

Crédito: Colprensa, Tony Zhou

Al cumplirse un año del inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania, CAMBIO le cuenta algunos hechos que impactaron a la comunidad internacional durante este conflicto bélico.

Por: Gabriela Casanova

Hace un año, las tropas rusas invadieron Ucrania, causando una guerra que sigue vigente hasta el día de hoy. Varias ciudades han quedado destruidas, otras han sido tomadas por los rusos, hay muertos y heridos en las calles y una gran ola de refugiados en los países vecinos.

Incontables sucesos han marcado la trayectoria del conflicto y han captado la atención de la comunidad internacional. CAMBIO le cuenta algunos hechos que impactaron en la Guerra entre Ucrania y Rusia.

La amenaza nuclear: Chernóbil y Zaporiyia

Al inicio de la guerra, Rusia tomó la zona de exclusión y la antigua central nuclear de Chernóbil, escenario del mayor accidente nuclear de la historia en 1986. Esto causó una creciente preocupación debido al riesgo de una nueva catástrofe.

Sin embargo, no hubo tal desastre. En realidad, la zona de exclusión de Chernóbil era considerado por los rusos como un punto estratégico para la invasión de Ucrania, ya que se encuentra a 100 kilómetros al norte de Kiev y a 15 kilómetros de la frontera entre Ucrania y Bielorrusia.

También, el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, dijo a la agencia estatal rusa Tass que los paracaidistas que ocuparon la zona habían llegado a un acuerdo con el personal de la planta nuclear, a quienes habían tomado como rehenes, para “asegurar el reactor nuclear y el sarcófago que lo protege".

¿Qué hubiera pasado si los rusos hubiesen utilizado el combustible de la central para un arma nuclear? Según National Geographic, “ese material no tiene el enriquecimiento necesario para la creación de una bomba sucia, mucho menos de una bomba nuclear”.

Así mismo, a finales de marzo fue reportado que las tropas rusas abandonaron la zona y que, según testimonios del personal de la central, se habían ido hacia la frontera con Bielorrusia.

Por otro lado, la central nuclear de Zaporiyia también fue ocupada por los rusos desde marzo y ha sido un foco de tensión, puesto que ha sido blanco de ataques y bombardeos. Ni los rusos ni los ucranianos han aceptado su responsabilidad en las ofensivas contra la planta, es más, se culpan mutuamente.

La región de Zaporiyia es una de las cuatro regiones de Ucrania que se anexionaron en octubre a Rusia tras un referendo realizado en septiembre, por lo tanto, la central nuclear continúa bajo el control de Moscú.

Ataque a la ciudad portuaria Mariúpol

Una de las metas de los rusos era tomar el control de Mariúpol, una ciudad portuaria situada junto al mar de Azov. La consideraban un punto clave para conectar a Crimea con la región del Dombás, conformada por las provincias de Donetsk y Lugansk.

El ejército ruso asedió la ciudad en marzo, lanzó ataques aéreos y bombardeos y asaltó la planta de Azovstal y el puerto marítimo. Mariúpol fue destruido en pocas semanas, pero fue hasta mayo que las tropas ucranianas se rindieron y las fuerzas rusas aseguraron el control total de la zona. Se estima que al menos 22.000 habitantes de esa ciudad murieron en los tres meses de enfrentamiento.

Actualmente, puerto de Mariúpol está operando con normalidad bajo el control de Rusia, lo que supone un golpe bajo para Ucrania.

Cuatro regiones de Ucrania son anexadas a Rusia

Cuatro regiones ucranianas que fueron invadidas por Rusia celebraron referendos para unirse “oficialmente” a este país en septiembre. Este es el caso de las provincias de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania y de Jersón y Zaporiyia, en el sur.

Las votaciones fueron llevadas a cabo entre el 23 y 27 de septiembre, los resultados fueron favorables para Putin, según funcionarios locales. Entre el 87 y el 99,2 por ciento de los ucranianos pertenecientes a las regiones ocupadas votó a favor de incorporarse a Rusia.

La Unión Europea y Estados Unidos han anunciado en varias ocasiones que no están de acuerdo con estos referendos, ya que los consideran como una farsa.

La contraofensiva de Ucrania

En septiembre Ucrania anunció los resultados exitosos de una contraofensiva lanzada en el este del país. Según Volodímir Zelenski, presidente ucraniano, las tropas de su ejército liberaron 1.000 kilómetros cuadrados del territorio y reconquistaron más de 30 ciudades y pueblos en Járkov. Así mismo, Rusia anunció su retirada en la zona de Járkov para reagrupar sus tropas hacia el sur.

Ucrania ha recibido ayudas de países como Alemania, Estados Unidos, Suecia y Reino Unido para reforzar sus sistemas de defensa y ataque. Se ha contado con artillería HIMARS, misiles NLAWs o Panzerfaust y los obuses Howitzer.

Próximamente, con el argumento de que el país invadido se pueda defender, Estados Unidos enviará misiles Patriot, bombas guiadas de precisión para los aviones de combate ucranianos, munición para las lanzaderas HIMARS, morteros, camiones, entre otros. Por su parte, Alemania entregará 14 de sus modernos tanques Leopard 2.

Rusia suspende su participación en el New START

Esta semana, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que su gobierno "suspendía su participación" en el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, también conocido como New START. Se trata de un acuerdo de control de armas nucleares entre Rusia y Estados Unidos que fue renovado por cinco años en 2021.

Putin hizo el anuncio un día después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, visitara a Ucrania para demostrar su apoyo a la nación europea.

El tratado pone límites al total de armas nucleares desplegadas y exige inspecciones de verificación en las instalaciones, sin embargo, desde hace seis meses Rusia no ha permitido visitas de control debido a la Guerra en Ucrania.

Matthew Fuhrmann, profesor en la Universidad A&M de Texas y especialista en diplomacia y armas nucleares le dijo a CNN que la decisión tomada por Rusia "parece una represalia por el creciente apoyo de Estados Unidos a Ucrania".

Los expertos se preguntan si esa decisión cambiará el transcurso de la guerra.