Caminando por la décima
26 Mayo 2024

Caminando por la décima

LA PERLA QUE A TODOS RINDE

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

No oculta Beatriz Ordóñez su amargura al ver la disparidad entre lo que esperaba de este país y lo que ha encontrado. Al final de su balance aparece un elemento que todo lo domina y lo explica: una perla. ¿Qué perla?
 
Quisimos creer en él
y nos dejó defraudados;
muchos vientos encontrados,
mucha labia y mucha hiel.
Es una realidad cruel,
para un país con problemas,
desigualdades extremas
y un presente sin futuro.
Pinta el panorama oscuro
y abundan las manos llenas.

Incendia la casa adrede
para asustar al contrario
y no organiza el erario
porque no sabe ni puede.
A quien lo ataca, lo agrede;
llega tarde a las reuniones
o no asiste a las funciones,
pero es puntual con sus tragos.
Le fascinan los halagos;
lo seducen los lambones.

Dos mil veintiséis ya viene
con su manojo de extremos.
El centro —muchos creemos—
es la opción que más conviene.
La gente, en cambio, se atiene
a lo que diga la suerte;
jura y jura hasta la muerte
que todo será lo mismo.
Pero cerca está el abismo,       
y el que teme se subvierte.

Hay que imponer la cordura
y analizar las opciones,
proponiendo soluciones
y pensando en el mañana,
pues la locura temprana,
nos lleva a donde sabemos.
Por la historia conocemos
fracasos improvisados;
sabemos los resultados,
y por eso les tememos.

El panorama es riesgoso.
No avistamos nada claro,
el porvenir huele raro
y el pasado es vergonzoso.
Qué país menesteroso:
la corrupción ha existido
y desde el tiempo del ruido:
nadie ha podido vencerla.
Pero es el poder la perla
que tiene al pueblo rendido.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí

Más Columnas