CO2 aumenta 10 veces más rápido que en los últimos 50.000 años

Crédito: Freepik

14 Mayo 2024

CO2 aumenta 10 veces más rápido que en los últimos 50.000 años

En las mayores subidas naturales, el CO2 aumentaba 14 ppm en 55 años, ocurriendo cada 7.000 años. Actualmente, ese aumento ocurre en solo 5 o 6 años.

Por: Deutsche Welle

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

El ritmo de aumento del dióxido de carbono atmosférico es actualmente 10 veces más rápido que en cualquier otro momento de los últimos 50.000 años, según ha demostrado una investigación realizada en Escocia y Estados Unidos. 

Un equipo de investigadores dirigido por la Universidad Estatal de Oregón y la Universidad de St. Andrews llevó a cabo un detallado análisis químico del antiguo hielo antártico, revelando los crudos resultados y el impacto de las emisiones humanas. 

Los resultados, publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), permiten comprender mejor los periodos de cambios climáticos bruscos en el pasado de la Tierra y ofrecen una visión de las posibles repercusiones del cambio climático. 

Aumento de CO2 "sin precedentes"

El ritmo de aumento del dióxido de carbono (CO2) se calificó de "sin precedentes" y se debió a las emisiones humanas. Cuando el gas entra en la atmósfera, contribuye al calentamiento del clima debido al efecto invernadero. 

En el pasado, los niveles han fluctuado debido a los ciclos glaciares y otras causas naturales, pero hoy están aumentando a causa de las emisiones humanas, según los científicos. 

La Dra. Kathleen Wendt, catedrática adjunta de la Facultad de Ciencias de la Tierra, el Océano y la Atmósfera (CEOAS) de la Universidad Estatal de Oregón y autora principal del estudio, declaró: "Estudiar el pasado nos enseña cómo hoy es diferente. El ritmo actual de cambio del CO2 realmente no tiene precedentes". 

"Nuestra investigación identificó las tasas más rápidas de aumento natural del CO2 en el pasado jamás observadas, y la tasa que se produce hoy en día, impulsada en gran medida por las emisiones humanas, es 10 veces mayor", aseguró. 

Registros del clima en el pasado 

El hielo acumulado en la Antártida durante cientos de miles de años incluye antiguos gases atmosféricos atrapados en burbujas de aire. Los científicos utilizaron muestras de hielo, recogidas mediante la perforación de núcleos de hasta tres kilómetros de profundidad, para analizar las trazas químicas y elaborar registros del clima en el pasado. 

La Fundación Nacional de la Ciencia de EE. UU. financió la perforación de núcleos de hielo y el análisis químico utilizado en el estudio. 

Investigaciones anteriores demostraron que, durante la última glaciación, que finalizó hace unos 10.000 años, hubo varios periodos en los que los niveles de dióxido de carbono parecían dispararse muy por encima de la media, pero las mediciones no eran lo suficientemente detalladas como para revelar la naturaleza completa de los rápidos cambios, lo que limitaba la capacidad de los científicos para comprender lo que estaba ocurriendo. 

"Pero nuestro interés se despertó y quisimos volver a esos periodos y realizar mediciones más detalladas para averiguar qué estaba ocurriendo", aseguró Wendt.

Utilizando muestras del núcleo de hielo de la división de la capa de hielo de la Antártida occidental, Wendt y sus colegas investigaron lo que ocurría durante esos periodos, e identificaron un patrón que mostraba que los saltos en el dióxido de carbono se producían junto con intervalos fríos en el Atlántico Norte conocidos como Eventos Heinrich, que están asociados con cambios climáticos abruptos en todo el mundo.  

"Estos fenómenos de Heinrich son realmente extraordinarios. Creemos que están causados por un dramático colapso de la capa de hielo norteamericana, aseguró Christo Buizert, profesor asociado de la Facultad de Ciencias de la Tierra, los Océanos y la Atmósfera, y coautor del estudio.

"Esto pone en marcha una reacción en cadena que afecta a los monzones tropicales, a los vientos del oeste del hemisferio sur y a las grandes cantidades de CO2 que salen de los océanos", agregó. 

Por su parte, el Dr. James Rae, de la Escuela de Ciencias de la Tierra y Medioambientales de la Universidad de St. Andrews y coautor del estudio, afirmó que estos fenómenos de Heinrich desencadenan rápidos cambios climáticos a nivel mundial. Comienzan con un debilitamiento del sistema de circulación del Atlántico Norte, lo que provoca un enfriamiento rápido en el noroeste de Europa, la expansión del hielo marino desde Escocia hasta Nueva York y la alteración de los monzones tropicales. 

"Nuestro trabajo muestra que también cambian los vientos y la circulación en el océano alrededor de la Antártida, que arroja CO2", asegura Rae.  

Capacidad reducida de los océanos australes para absorber CO2

Durante la mayor de las subidas naturales, el dióxido de carbono aumentó unas 14 partes por millón en 55 años, y los saltos se produjeron aproximadamente una vez cada 7.000 años, en comparación con los ritmos actuales, en los que esa magnitud de aumento solo se produce en cinco o seis años. 

Las pruebas sugieren que, durante los periodos pasados de aumento natural del dióxido de carbono, los vientos del oeste que desempeñan un papel importante en la circulación de las profundidades oceánicas también se reforzaban, lo que provocaba una rápida liberación de CO2 del océano Antártico.

Otras investigaciones han sugerido que estos vientos del oeste se reforzarán durante el próximo siglo debido al cambio climático. 

Los resultados sugieren que, si eso ocurre, se reducirá la capacidad de los océanos australes para absorber el dióxido de carbono generado por el hombre, señalaron los investigadores. 

"Dependemos del Océano Austral para absorber parte del dióxido de carbono que emitimos, pero el rápido aumento de los vientos del sur debilita su capacidad para hacerlo", dijo Wendt.  

FEW (dpa, Universidad Estatal de Oregón, PNAS)

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí