Se enfrentan el mico y el mono
18 Julio 2021

Caminando por la décima

Se enfrentan el mico y el mono

Pompilio Iriarte, conocido en el mundo poético como Ángel Marcel, continúa con sus metáforas zoológicas para tratar de explicar la humanidad. En esta ocasión, sus décimas se ocupan de dos ideologías, partidos o, al final, bandas opuestas que enfrentan a los partidarios de la palabra mico y los defensores de la palabra mono. Unos y otros están dispuestos a matar al rival impulsados por el sectarismo. ¿Colombia actual? Sí, y aún más: el mundo siempre.

Cuánto va del mico al mono

Si alguien tiene ideología
y es, por ejemplo, monista
—le dijo el mono a la mona—,
aplaude tus monerías.
Pero si el cerdo es miquista,
aunque la mica sea hampona,
aprueba sus miquerías.
Monistas y miqueanos,
no son simios, son humanos
que matan por naderías.

Han llegado a exterminar
comunidades enteras;
tienen himnos y banderas
y balas para matar. 
Por cada mentira juran
que el monismo es la verdad,
o que el miquismo —aseguran—
es bien, justicia y bondad,
mientras los simios se apuran
para huir de la ciudad.

Si, como cuenta el Quijote
con ladino humor cazurro,
por el rebuzno de un burro
a poco se dan garrote
dos pueblos hermanos, note
que el fanatismo es pugnaz,
y que el sectario es capaz
de todo. Sigo pensando 
que hay asesinos matando
para conquistar ‘su’ paz.

Dictador es dictador,
sea de izquierda o de derecha.
Entrambos, ninguna brecha
los separa del horror.
El punto no es el color
de sus banderas odiosas,
verdes, azules o rosas.
El punto es el ser humano,
sea chileno, sea cubano,
Daniel Ortega o Somoza.

Pompilio Iriarte

Más columnas en Los Danieles

Contenido destacado

Recomendados en CAMBIO