Dos gatos, uno de ellos herido, llevan tres días desatendidos en medio de pleito entre propietaria e inquilina

En la foto: los gatos Miguelito de los Ángeles y Odín.

22 Enero 2024

Dos gatos, uno de ellos herido, llevan tres días desatendidos en medio de pleito entre propietaria e inquilina

Desde el 19 de enero pasado, dos gaticos están sin comida, agua, ni otras atenciones por un pleito entre arrendadora y arrendataria. La dueña del inmueble cambió las cerraduras, las mascotas quedaron encerradas y ahora, la inquilina pide ayuda a las autoridades y entidades del Distrito para solucionar el problema y reunirse de nuevo con sus animales.

Por: Redacción Cambio

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Desde el pasado 19 de enero de 2024, la vida de Melanie Thais Ensuncho se ha convertido en una pesadilla. La dueña de la propiedad que arrendaba tomó la decisión de cambiar las cerraduras, dejando atrapados a sus dos gatos, junto con todas sus pertenencias en la casa ubicada en el conjunto Jardines de Castilla, en Bogotá.

Melanie explicó a CAMBIO que el costo del arriendo era de 800.000 pesos, a lo que se sumaron otros 800.000 como depósito para cubrir posibles daños al finalizar el período de alquiler. El contrato estipulaba que en caso de no presentar daños mayores, el dinero u excedente sería devuelto.  

 

El 10 de enero, al finalizar el período de arriendo, se constató que el inmueble necesitaba principalmente una nueva capa de pintura. La propietaria habría informado a la joven que tenía a su disposición un pintor de confianza que se encargaba de las reparaciones en sus propiedades, con un costo de servicio cercano a los 650.000 pesos. Ante esta situación, Melanie propuso cotizar un servicio alternativo para reducir los gastos y así poder recuperar parte del depósito, propuesta que fue rechazada por la arrendadora.

Dado que no se lograba llegar a un acuerdo, Melanie solicitó una audiencia de conciliación ante la Personería de Bogotá, la cual fue programada para el próximo 15 de febrero. Teniendo en cuenta el plazo establecido, decidió esperar a que las autoridades dieran respuesta al caso. Sin embargo, el 19 de enero que quiso ingresar al inmueble para alimentar a sus mascotas las cerraduras habían sido cambiadas

¿La razón? El contrato estipulaba que, en caso de que no se desalojara en el tiempo establecido, se cobraría una contraprestación de 10 por ciento por cada día hasta que desocupara el inmueble, es decir, más de 28.000 pesos diarios, según explica Melanie. Esta se restaría del depósito y cuando los recursos se agotaran, se cambiarían los llavines. 

Contrato

Ante esto, la joven le solicitó a la propietaria que le permitiera alimentar a sus mascotas mientras la ley solucionaba el desacuerdo. Sin embargo, recibió una respuesta que comprometía el bienestar de sus animales.

A la joven le habían explicado que, dado que el "plazo" se había vencido y los recursos del depósito se habían agotado, procederían a desechar sus pertenencias. Para ella, resultaba injusto, ya que desde el 11 de enero no le permitían retirar sus objetos del inmueble debido a su negativa a irse sin obtener lo que le correspondía del depósito. Por ende, intuyó que se trataba de una estrategia para forzarla a aceptar las condiciones y perder el dinero.

"Ellos a mí no me dieron ningún plazo. (...) En el momento en el que yo dije que iba a pintar la casa, que solo descontara una parte justa del depósito, impidió mi salida. Ella daba la autorización para sacar mis cosas y ella me retuvo las cosas a partir del 11 de enero. (...) Supuestamente el depósito me alcanzaba hasta el 18, entonces cambiaba las guardas el 19, pero ella es la que no me ha dejado sacar las cosas porque no me quiere devolver la plata de inmediato", relató. 

Y añadió: "Por eso mismo hice el tema de la conciliación, para que hubiera un ente mediador que dijera: 'hay que hacer esto'. La señora no respeta la ley. Para ella una conciliación es que yo haga lo que quiere, que en este caso me vaya sin mi depósito". 

Los gatos completan tres días desatendidos 

Según le contó a Melanie a CAMBIO, la propietaria habría llamado al Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal para que se llevaran a sus mascotas en contra de su voluntad. Entonces la joven le preguntó a la administradora del conjunto, Helena Torres, por esta versión y la funcionaria le explicó que ambas mascotas, al parecer, siguen en el conjunto. 

Sobre su gato blanco llamado Odín, la administradora le comunicó a la joven que se lanzó del tercer piso y se rompió la nariz y quedó cojo. Como nadie podía cuidarlo, los vecinos le dieron algo de comida y ayudaron al animal a ingresar nuevamente a la vivienda, a pesar de sus heridas. También le relató que no saben del paradero del otro gato, llamado Miguelito de los Ángeles. 

"¿Cómo es posible que en ese conjunto, donde todo el mundo tiene perros y gatos, si mi gato se salva y se lastima en vez de ayudarlo o socorrerlo mientras yo llego y pago los gastos, vuelven y lo metan a la casa? Mi gato ahora está herido, dentro de la casa, porque nadie quiso ayudarlo", relató Melanie entre lágrimas.

También dijo: ¿Cómo puedo dormir tranquila sabiendo que mis gatos llevan más casi una semana encerrados, sin comer, sin beber? La arena la deben tener sucia, eso los puede enfermar. Estoy preocupada y no tengo ninguna entidad que me ayude a tener una respuesta".

"Para mí hay abuso de los animales por amabas partes": administradora

Para la administradora Torres, en este pelea entre propietaria y arrendataria hay culpa compartida: pues si bien la dueña retuvo las pertenencias de la inquilina por varios días, Melanie hubiese podido retirar los gatos del inmueble entre el 11 de enero (fecha en la que le anunciaron que ya no podía sacar sus cosas) y el 19 de enero, cuando finalmente se cambiaron las chapas. "Se están utilizando los animales como pretexto de ambas partes", dijo la mujer.

Gatos
Odín y Miguelito de los Ángeles. Foto: Cortesía. 

El abogado de la propietaria admitió que no le dieron el permiso para retirar sus pertenencias

Este medio conversó con el supuesto abogado de la dueña del inmueble, quien se identificó como Carlos. En cuanto al permiso necesario para que Melanie retirara sus pertenencias, el hombre explicó que no se le otorgó debido a las supuestas groserías que se le atribuyen

"Ella no quería desocupar, se le dio otros días y es la hora que no desocupa. Lo único que pedimos es que desocupe la casa". Cuando se le preguntó por el permiso que le negaron a Melanie para retirar sus pertenencias, el abogado dijo: "Necesita el permiso, pero no con groserías. Ahí sí que pena, pero no servimos para eso. Tan solo se le está pidiendo que colabore". En relación con este tema, Melanie dijo que la etiquetan como grosera y altanera por exigir sus derechos. 

Melanie intentó ponerse en contacto con diversas autoridades, como la Policía, sin recibir respuesta. También, se contactó con un abogado para recuperar su dinero y finalmente reunirse con sus mascotas.

CAMBIO conoció que hasta este lunes en la tarde el caso fue puesto en conocimiento del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí