El sueño de un deportista por ser general de la república
25 Enero 2023

El sueño de un deportista por ser general de la república

Crédito: Archivo particular

Un deslizamiento de tierra en abril de 2019, ocurrido en Rosas, Cauca, causó la muerte de 32 personas, entre ellas la familia de un joven que se salvó por haber viajado a inscribirse al servicio militar. Ahora, a punta de medallas deportivas, el cadete Adrián Bolaños busca ganar las becas suficientes para terminar sus estudios en la Escuela Militar José María Córdova.

Desde pequeño, Adrián Bolaños Torres ha soñado con ser general de la república. Por eso, al cumplir los 18 años, decidió viajar a Florencia, Caquetá, un 9 de abril, a presentarse en el batallón Juanambú, para enlistarse en el servicio militar.

Cambio Colombia

Antes de partir, se despidió de su madre y de su pequeña hermana en la vereda El Portochuelo, municipio de Suárez, Cauca, y prometió que regresaría en Semana Santa. Pero no lo hizo. Decidió quedarse unos días en la casa de sus abuelos paternos. El 19 de abril, apenas supo que había sido aceptado, y que debía presentarse el 15 de julio siguiente, Adrián llamó a su madre desde Florencia y le contó la noticia. Ella se puso feliz, pero, eso sí, le advirtió que no debía desfallecer. Fue la última vez que la oyó.

El domingo 21 de abril, a las dos de la mañana, un deslizamiento causó la muerte a 13 integrantes de su familia. Mamá, hermana, abuelos, primos y tías quedaron sepultados debajo de varias toneladas de tierra.

familiares Bolaños
Los 13 familiares del cadete Andrés Bolaños murieron en 2019  por un deslizamiento en Rosas, Cauca

Adrián quedó en shock y por varias horas no supo cómo reaccionar. Luego cayó en la cuenta de que su deber era regresar al pueblo para tratar de rescatar las pocas pertenencias que la naturaleza le había arrebatado y ponerse al frente de las exequias de sus familiares.

Las semanas pasaron y el ajetreo para acceder a los beneficios del Gobierno hizo que perdiera la fecha de incorporación, pero un amigo militar lo animó: "No se preocupe. Usted no es para servicio militar. Usted está para ser oficial del Ejército. Preséntese a la escuela, que yo me encargo de que lo acepten".

 

cadete bolaños
Al frente de donde murieron sus familiares les prometió que no desfallecería de su sueño de ser militar 

El sueño de iniciar la carrera militar, sin embargo, tuvo que esperar año y medio por cuenta de la pandemia. A finales de 2020, con la indemnización que le dio el Gobierno por la muerte de su madre y de su hermana pagó el ingreso al alma máter del Ejército, la Escuela Militar José María Córdova, en Bogotá. Adrián comenzó, por fin, su vida militar.

Pero el cadete Bolaños Torres no tenía todo el dinero para los ocho semestres que tiene la carrera. Una tarde, en los corredores de la escuela, un compañero le comentó que los estudiantes que ingresaban a la compañía de deportistas podían obtener becas si ganaban medallas de oro representando a la escuela. Adrián no tuvo más remedio que escoger esgrima, porque para los demás deportes se consideraba muy malo.

Organizó su tiempo entre las clases de ciencias militares y administración con los entrenamientos deportivos para ser el mejor exponente de su disciplina entre cadetes y alférez. “Eran cerca de 45 estudiantes que día a día entrenaban por los cuatro cupos que serían seleccionados para representar al Ejército en los juegos interescuelas, que disputarían en el mes de noviembre de 2022 en Cali. Fui uno de los escogidos”, expresa con orgullo.

Las competencias se disputaron en la Escuela Militar de Aviación. Allí se encontró con los representantes de la Policía, la Armada y la Fuerza Aérea. “Los nervios en algunos momentos me hacían perder puntos, pero una fuerza interna me puso en el camino a mi meta. Al final, logré no una sino dos medallas de oro. Así pude seguir estudiando durante 2022”, asegura Bolaños Torres.

medalla

Su meta ahora está en participar en el suramericano de escuelas militares, al que espera clasificar para no solo dejar en alto el nombre de Colombia, sino obtener una nueva medalla que le permita lograr otra beca para pagar los dos semestres que le faltan para conseguir el título de subteniente. “Cada mañana, al despertar, veo en la cabecera de mi cama la foto de mis familiares que me impulsan a no perder mi sueño, pero el vacío de no tenerlos para celebrar mis logros es muy difícil de llenar”. 

Su objetivo final es ser general de la república de la Tercera División del Ejército, que tiene injerencia en el Cauca, para asistir en seguridad a sus habitantes y, en especial, ayudarlos en los momentos en que se presenten desastres naturales.