20 Enero 2023

‘No jodan más’: gobernador del Meta les dice a disidencias de las Farc

Crédito: Foto referencia: Colprensa

Por unos panfletos amenazantes que constituirían un nuevo incumplimiento de las disidencias de las Farc al cese al fuego bilateral, el gobernador del Meta envió un mensaje a ese grupo armado pidiendo no amedrentar más a campesinos y miembros de las JAC.

Un panfleto firmado por las disidencias de las Farc convocaba a una reunión este 20 de enero en Vista Hermosa, Meta, el mismo municipio donde en días pasado 30 militares fueron secuestrados y posteriormente liberados por centenares de pobladores.

El volante ha circulado en los últimos días entre la comunidad de la vereda de Loma Linda y va dirigido principalmente hacia campesinos y dirigentes de las Juntas de Acción Comunal.

Ante la situación, el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, alertó que en el sector han denunciado que además de la obligatoriedad de la cita con el grupo armado, están pidiendo que la gente se presente al punto de encuentro con “ropa y provisiones para tres días”.

Visiblemente disgustado, el mandatario envió un mensaje a las disidencias que operan en la zona, el frente séptimo al mando de alias Calarcá: “No jodan más a la gente, dejen a los campesinos y las JAC trabajar tranquilos, si ustedes se están acogiendo a un cese, cúmplanlo, porque es una hostilidad estar intimidando gente”.

CAMBIO conoció que sobre las diez de la mañana de este viernes, hora que indicaba el panfleto, la Fuerza de Tarea Omega de las Fuerzas Militares llegó al punto de encuentro y ningún hombre armado acudió, posiblemente por el eco que extendió el gobernador con su denuncia.

Vista hermosa, en medio del conflicto

Al parecer, la orden de retener a los 30 uniformados fue dada por integrantes de las disidencias de las Farc, quienes habrían obligado a los pobladores a impedir el paso de los uniformados.

Estos hechos se han vuelto costumbre para los habitantes de Vista Hermosa. El pequeño municipio, creado el 29 de noviembre de 1969, cinco años después de la fundación de las Farc, se ha convertido desde el comienzo en una de las zonas estratégicas para ese grupo armado, como también para los pueblos vecinos que hacen parte de las estribaciones de la Serranía de La Macarena.

En los últimos seis años los pobladores han sido testigos del aumento de los cultivos de coca, la extorsión, el reclutamiento de menores y de la modalidad de obligar a la población civil a realizar asonadas contra la fuerza pública.