Comprar carro eléctrico: una decisión de alto voltaje

Crédito: All Engine

Comprar carro eléctrico: una decisión de alto voltaje

Mientras las ventas de vehículos con motor a combustión no levantan cabeza, cada día se incrementa más en el país el uso de carros eléctricos. Al parecer, las ventajas de este tipo de automotores supera sus inconvenientes.

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

El pasado 25 de mayo, una caravana de autos partió de Bogotá y llegó al municipio boyacense de Villa de Leyva tras recorrer 156 kilómetros sin gastar una gota de gasolina. En ella iba desde un Porsche hasta un BMW, pasando por un Mercedes-Benz y un Mini Cooper, acompañados de un Nissan, dos Renault y un Chevrolet. Había también dos Kia y otros tres autos de fabricación china, que completaban esa especie de arca de Noé sobre ruedas que parecía huir del diluvio cotidiano de monóxido de carbono que flota en la capital.

Sin embargo, todos los automotores tenían una característica común: era 100% eléctricos y estaban adornados con animales, algunos alusivos a la fauna colombiana en peligro de extinción.

El propósito de esa romería era demostrar que es posible desplazarse en este tipo de vehículos por las carreteras del país. “Con una buena planeación y con los dispositivos adecuados, viajar por Colombia en carros 100% eléctricos no sólo es posible: también es divertido y totalmente amigable con el medio ambiente”, señala Claudia Guerrero, directora de la revista All Engine y organizadora del evento lleno de energía proselitista.

Esa es la principal ventaja que ofrece este tipo de movilidad y que hace encaminar al panorama automotor en Colombia hacia un futuro más sostenible. Lo prueban cifras recientes del sector, según las cuales, a mayo pasado, las ventas de vehículos 100% eléctricos en el país continúan experimentando incrementos importantes: mientras que entre enero y diciembre de 2023 se matricularon 3.718 carros cero emisiones, al cierre de los primeros cinco meses del presente año las ventas registradas de este tipo de tecnología ascienden a 1.751 unidades. 

Este crecimiento –equivalente al 21 por ciento al compararlo con los cinco primeros meses del año pasado, cuando se vendieron 1.386 vehículos 100% eléctricos–, refleja lo que es la tendencia global dirigida hacia la adopción de autos impulsados por energía eléctrica como una alternativa más limpia y eficiente.

Y es que los vehículos eléctricos –comparados con los de combustión– no emiten gases contaminantes durante su funcionamiento, con el consiguiente beneficio para el medioambiente y la salud.

Otro de los pilares fundamentales, respecto a los de gasolina o diésel, es la ausencia de ruido en los vehículos 100% eléctricos. Es decir, cero contaminación acústica, que produce problemas de salud o de estrés.

Y aunque el precio de los modelos sin emisiones es más caro que el de sus homólogos de combustión, hay un asterisco en el que son más económicos: el combustible. Dependiendo de dónde se realice la recarga, llenar un vehículo eléctrico puede ser un 80 por ciento más barato al compararlo con uno tradicional.

Hay otros beneficios económicos. Exenciones en impuestos de rodamiento y descuentos en revisión tecno-mecánica, por ejemplo, pero el más sustancial es el de mantenimiento: sus costos son relativamente bajos, ya que, por ejemplo, no necesitan cambios periódicos de aceite, filtros o lubricantes. Solamente se deben realizar revisiones periódicas, comprobar el estado de los neumáticos y los filtros de polvo y polen. Además, al no tener motor convencional, ni cambios con embrague ni correa de repartición, su promedio de averías es cercano al 0% pues que cuentan con pocos elementos en movimiento expuestos al desgaste. 

De ello se han percatado, lentamente, los usuarios nacionales. “Colombia es un referente a nivel mundial en lo que respecta a vehículos eléctricos, aunque todavía hay un camino largo por recorrer y por el cual luchar”, dijo al respecto Mauricio Miranda, head de Movilidad Eléctrica de Enel para Colombia y Centroamérica, al participar en el foro ‘Impulsando el cambio: todo lo que necesita saber sobre los vehículos eléctricos’, realizado a mediados de mayo con el patrocinio de All Engine y la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda). “El paso en el que estamos avanzando es importante: cada vez estamos viendo más modelos y más marcas. Antes era un modelo por marca y ahora vemos hasta seis y siete por cada una. Y cada día tratamos de disminuir ese miedo que las personas tienen cuando consideran comprar un vehículo eléctrico y piensan que sólo lo pueden cargar en su casa y que, por ende, pueden quedarse sin carga al salir en su vehículo”, concluyó Miranda. 

Actualmente, Enel cuenta con 101 cargadores públicos instalados en todo el país, 67 en Bogotá y 34 en otras ciudades de Colombia.

Por su parte, Gustavo Morales, presidente de Fasecolda, agregó que, en este salto que el país y el mundo están dando hacia la revolución eléctrica, se requiere de apuestas de inversión, cambios culturales, cambio de hábitos y una nueva política pública. “En este esfuerzo enorme hay que innovar y, por eso, es necesario, inevitable y urgente que cuenten con el sector asegurador, y es claro que para este tipo de vehículos no podemos ofrecerle a la industria los mismos seguros de automóviles que venimos ofreciendo desde hace años”, concluyó el ejecutivo.

En el foro, numerosos expertos compartieron sus conocimientos sobre esta tendencia y sobre la conveniencia de adquirir un auto eléctrico. Por ejemplo, Ricardo Álvarez, entrenador técnico de la marca BYD –líder mundial en este segmento– aseguró que los vehículos eléctricos cuentan con una eficiencia energética mejor que la de sus pares con motor a combustión. Y al establecer el comparativo entre el Kia EV6 y su equivalente con motor térmico, concluyó que el costo del primero, por kilómetro recorrido, equivale a la tercera parte de lo que se pagaría en la estación de servicio por el segundo.  

Otro tema que preocupa de los autos eléctricos y que se trató en el foro fue el del número de ‘electrolineras’ o estaciones de carga que hoy existe en el país y si este es suficiente para abastecer la demanda de los vehículos que circulan actualmente en Colombia. Para Manuel Fernando Ariza, gerente general de EVectric, simplemente la oferta siempre responderá a la demanda. “No podemos pretender que se inunden las calles con estaciones de carga cuando todavía no hay suficientes vehículos eléctricos circulando. En este sentido, la cantidad de electrolineras es suficiente para atender el número de autos eléctricos que ruedan por Colombia”, explicó.  

Por su parte, el ingeniero Alexander Sánchez, gerente comercial de Seres Praco-Didacol, la parte de adaptabilidad es clave en esta duda. “Dejar el miedo, confiar en la autonomía del vehículo es fundamental –dijo–. No se puede estar pensando en cargar la batería a toda hora. Adicional, tener la posibilidad de adaptar un cargador en la casa o en la oficina es tan necesario como bajar las aplicaciones para conocer en dónde están los cargadores y las electrolineras”. 

Para concluir, el ingeniero Ronald Ariza, director de Soporte Técnico y Entrenamiento de BMW y MINI, en Autogermana, también calmó las aguas de la desconfianza al opinar que todos los fabricantes que producen vehículos eléctricos están enfocados en satisfacer a los clientes manteniendo la potencia y aumentando las autonomías. “Hoy vemos que las generaciones de tecnología van mejorando en materiales, en distintos tipos de almacenamiento y esto seguirá cambiando para eliminar esos miedos de los que hemos venido hablando. El ejemplo está en que cuando en BMW empezamos a traer el i3, hablábamos de una autonomía de 130 kilómetros. Hoy hablamos de 630 con la camioneta IX. Las unidades de propulsión cada día serán más eficientes, consumirán menos energía y ayudarán a que la autonomía se mantenga”, aseguró.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí