De la defensa de su honor a la perplejidad: así cambió la posición del Centro Democrático sobre Óscar Iván Zuluaga
4 Julio 2023

De la defensa de su honor a la perplejidad: así cambió la posición del Centro Democrático sobre Óscar Iván Zuluaga

Crédito: Fotoilustración de Yamith Mariño

El uribismo pasó de defender a su dos veces candidato presidencial Óscar Iván Zuluaga a soltarle la mano en las últimas horas. El Centro Democrático se desmarca del escándalo de Odebrecht en año electoral.

Por: Redacción Cambio

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

En los últimos ocho años el uribismo lanzó un manto de duda sobre las versiones del ingreso de dinero de Odebrecht a la campaña presidencial de Ósar Iván Zuluaga en 2014. Hablaron de “infamias”, “montajes” y la “honorabilidad” de Zuluaga. Hoy, cuando el país escuchó al propio excandidato aceptar los hechos, el Centro Democrático le soltó la mano.

Los copartidarios de Zuluaga llegaron a hablar de una “persecución” política contra el exministro de Hacienda de Álvaro Uribe, así como lo hicieron frente al caso de Andrés Felipe Arias y Agro Ingreso Seguro. 

“A un hombre decente y transparente, con una carrera pública y privada intachable, a quien le robaron las elecciones en 2014 con el montaje del hacker (...) por un comentario en una revista brasilera de los posibles ingresos a su campaña de manera ilegal de unos recursos le tocó batirse estos últimos siete meses para demostrar su inocencia. Que gran noticia nos da el Consejo Nacional Electoral de reivindicar la honorabilidad de un hombre muy importante para esta patria, de Óscar Iván Zuluaga”, dijo en 2017 el entonces senador Carlos Felipe Mejía.

El “comentario” al que hizo referencia Mejía es el reportaje que publicó en enero de 2017 la revista Veja, dedicado a los estrategas políticos Duda Mendoça y Joao Santana. Por esa época ambos habían colaborado con la justicia brasileña para revelar el entramado de la entrada irregular de dinero de Odebrecht a campañas políticas en ese país y otros del continente, entre esos Colombia.

Ese artículo fue la semilla para la debacle que tiene hoy a Zuluaga imputado –junto con su hijo– por la Fiscalía. Por esa época, y con la decisión en firme del CNE de archivar la investigación a la campaña de Zuluaga, la bancada del Centro Democrático se apresuró a firmar un comunicado celebrando lo dispuesto por el tribunal electoral. "Después de analizar las campañas en las cuales ha intervenido Oscar Iván Zuluaga damos fe de la ponderación con que las ha llevado a cabo", se lee en parte de la comunicación. 

Comunicado de apoyo a Óscar Iván Zuluaga por parte del Centro Democrático


El documento fue firmado, entre otros, por la senadora Paloma Valencia, quien en 2021 reafirmó la tesis del "robo" de las elecciones a Zuluaga y se refirió al escándalo de Odebrecht pero apuntando a la campaña de Juan Manuel Santos:

"Oscar Iván Zuluaga debió ser el presidente; nos robaron y para hacerlo se robaron la plata de todos los colombianos, dándole contratos a Odebrecht", escribió Valencia en su cuenta de Twitter el 24 de febrero de 2021.


Sin embargo, ante la evidencia de los audios revelados por Semana, la postura de la senadora Valencia cambió y se alineó con otras que han hecho públicas figuras "jóvenes" del uribismo con aspiraciones políticas. "Desconcierto: todos los colombianos que votamos y creímos en él nos sentimos engañados. Muchos salimos a defenderlo de estas acusaciones. Tristes porque sabemos que viene un duro proceso. Le pedimos a Dios que le dé fortaleza para sobrellevarlo y acompañe a su familia. Que prime la transparencia", dijo Paloma Valencia, quien compitió con Zuluaga por la candidatura presidencial del Centro Democrático en 2018 y es una de las fijas precandidatas para 2026.

Otros de los antiguos competidores de Zuluaga y que tampoco tiene intenciones de frenar su carrera es Rafael Nieto Loaiza, quien se pronunció el pasado 3 de julio en este sentido:

"Debe pagar por los delitos que haya cometido y disculparse con aquellos a quienes engañó para impulsar sus ambiciones políticas. La política hay que hacerla distinta, honesta. Si no, no vale la pena", expresó Nieto Loaiza.

Los enemistados con Zuluaga en el uribismo también aprovecharon el momento para distanciarse del excandidato presidencial. Es el caso de José Obdulio Gaviria, quien sigue siendo uno de los principales asesores espirituales e ideológicos del Centro Democrático. Gaviria aseguró que los audios de Zuluaga implican "una confesión de que había engañado no solamente a la autoridad judicial, sino también a su propio partido y a sus amigos", y pidió que el exministro renuncie a la colectividad.

La postura generalizada dentro del uribismo es principalmente estratégica: desligarse del escándalo, posicionar la versión del "engaño" y minimizar el impacto de los audios pensando en las elecciones de octubre, en las que el Centro Democrático aspira a recuperar el terreno perdido en los comicios de 2019. Se espera que el comité ético del partido tome una decisión en las próximas horas sobre la continuidad de Zuluaga como militante. Habría dos caminos: o pedirle al excandidato presidencial su renuncia o iniciarle un proceso sancionatorio que termine en su expulsión. De cualquier manera, los dos tendrán el mismo desenlace: Zuluaga desterrado de la casa política que lo acompañó hasta que la evidencia lo hizo posible.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí