"La política es el arte de construir consensos, no conflictos"

Reconocido consultor político en América Latina.

Crédito: Cortesía

27 Mayo 2024

"La política es el arte de construir consensos, no conflictos"

En entrevista exclusiva para CAMBIO, Mauricio De Vengoechea, uno de los consultores políticos más destacados del continente, analiza el Gobierno de Gustavo Petro y le da unos cuantos consejos al presidente que, si los siguiera, seguramente podría mejorar su imagen y enderezar su desempeño.

Por: Patricia Lara Salive

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

CAMBIO: Mauricio De Vengoechea, usted es de los consultores políticos más reconocidos de América Latina. De hecho, entendemos que usted asesoró al presidente Ernesto Samper en el manejo de la difícil crisis que le explotó por el llamado Proceso 8.000. ¿Hoy, qué consejo le daría al presidente Petro para que sortee las múltiples crisis que lo agobian?

Mauricio de Vengoechea: La peor manera de sortear una crisis es no tener una estrategia para superarla y caer en la estrategia de los críticos. El presidente Petro, en mi opinión, comete este error a diario. En lugar de concentrarse en sacar adelante su proyecto político, dedica gran parte de su tiempo a responder a los detractores y lo hace en su cuenta de X, una red social que está hoy completamente alejada de los ciudadanos y que solo la utilizan los políticos. En política, la mayoría de las crisis son creadas por los propios gobernantes, cuando no manejan temas álgidos a tiempo. La reforma tributaria pasó a comienzos del Gobierno de manera tranquila y consensuada, a pesar de que en los países casi nadie está de acuerdo con pagar más impuestos. Las demás se han entrampado en medio del conflicto que, a diario, incentiva el mismo presidente.

CAMBIO: ¿Cree que sea cierto, como dice el presidente, que esté en curso un golpe blando contra él? 

M.D.V.: En mi opinión, el famoso golpe blando es una narrativa imaginaria con la cual el presidente Petro quiso victimizarse para culpar a la extrema derecha de no dejarlo gobernar. Quizás le funcionó al principio de su Gobierno. Sin embargo, dentro de un par de meses se cumple la mitad del periodo. Las propuestas y sus narrativas son muchas, pero las ejecutorias pocas.

CAMBIO: ¿Cómo ve al Gobierno de Gustavo Petro? ¿Cuáles son sus puntos débiles y sus puntos fuertes?

M.D.V.: Yo quisiera de verdad que le fuera mejor de lo que va, porque Colombia necesitaba, cuando Petro asumió el poder, una nueva forma de hacer política y de gobernar. Vivíamos un país de privilegios para unos pocos y la corrupción se había instalado en casi todos los estamentos del poder. Tampoco podemos decir que estábamos estancados y que el país no avanzaba. Pero las desigualdades eran cada vez mayores. Desafortunadamente, este Gobierno perdió su momento y la oportunidad de unir a los colombianos. La polarización cada vez es mayor y la política es el arte de construir consensos, no conflictos. La fortaleza del presidente es su visión integral de una transformación social del país. Él sabe perfectamente lo que hay que hacer. Su debilidad, y ya lo habíamos visto en su alcaldía, es su poca capacidad de gestión para poder llevar a la práctica su visión política. Además, está mal rodeado. Son contadas las estrellas que brillan con luz propia en el Gobierno, como es el caso del hoy canciller Murillo.

CAMBIO: ¿Cree posible que se atornille en el poder?

M.D.V.: El presidente Petro pertenece a un grupo de mandatarios que piensa que el poder no se entrega, como aseguraba Fidel Castro. Sin embargo, veo poco probable que logre atornillarse al poder. Colombia, por suerte, tiene instituciones que si bien no son tan fuertes e independientes como quisiéramos, son suficientes para mantener un equilibrio democrático. Si Álvaro Uribe Vélez, que ha sido el presidente más poderoso de Colombia, no logró reelegirse por tercena vez, dudo que Petro encuentre el mecanismo para quedarse.

CAMBIO: ¿Cree que el Pacto Histórico y sus aliados pueden ganar la próxima Presidencia de Colombia?

M.D.V.: Pienso que es muy difícil que el Pacto Histórico logre elegir al próximo presidente en 2026. El apoyo al presidente, que es su líder, es cada vez menor. Además, aunque siempre un líder puede reinventarse, no veo a nadie de su grupo a quien la ciudadanía perciba como presidenciable. Y en política la percepción es la realidad. 

CAMBIO: Según entiendo, usted fue muy exitoso asesorando al actual presidente de República Dominicana, quien acaba de ser reelegido con un 58 por ciento. ¿En qué radicó su éxito? ¿Y cuáles de esos consejos que usted le dio al presidente Abinader podrían convenirle al presidente Petro?

M.D.V.: La verdad son dos personas completamente distintas. El presidente Petro es un hombre ideológicamente enmarcado en el pensamiento de izquierda. El presidente Abinader es un líder de centroderecha, profundamente pragmático. Su éxito consiste en su eficiencia y capacidad de gestión. Entiende perfectamente que los sectores empresariales son claves en la generación de riqueza y prosperidad de un país. Él mismo viene del sector privado. Abinader es un hombre de consensos, alguien que, al mismo tiempo, se ha sabido entender con todos los sectores económicos y sociales del país. Cuenta con el apoyo del sector empresarial, lo que le ha permitido incrementar la inversión. El manejo de la economía ha sido impecable allí. Mientras que, en la región, las calificadoras de riesgo castigan a nuestros países, en República Dominicana las mismas calificadoras han mejorado dos veces la calificación. Mientras que nosotros crecimos a una tasa de 0.7 por ciento, según el Dane, República Dominicana viene creciendo en una tasa promedio del 6,5 por ciento en los últimos cuatro años. En 2020, al igual que Petro, Luis Abinader apeló a un cambio. De hecho, la campaña no fue una campaña de partido ni de candidato, apelamos estratégicamente a unir a los dominicanos al cambio. Y ese cambio se produjo en muchos frentes con realizaciones concretas: disminución de la pobreza, aumento significativo del empleo y mejora de los salarios. Diez millones y medio de turistas en un país de 10 millones y medio de habitantes. Crecimiento de las exportaciones de zonas francas. Obras públicas en infraestructura. La gente sintió que el cambio era real y ahora apelamos, en 2024, a que el cambio debería seguir, lo cual nos permitió la reelección del presidente con casi 58 por ciento en primera vuelta; conseguir 29 de los 32 senadores; y 144 de un total de 190 diputados de la Cámara Baja del Congreso. Y eso se hizo sin generar conflictos con ningún sector, con pragmatismo y consensuando con casi todos, que es como se consiguen los cambios. Ese sería mi consejo al presidente Petro. Ojalá no sea demasiado tarde.

CAMBIO: ¿Qué tan probable es que Trump vuelva a la presidencia?

M.D.V.: La verdad, quienes vivimos en Estados Unidos, vemos lamentable que los dos candidatos para las elecciones de este año sean Donald Trump y Joe Biden. Por supuesto que en mi caso personal prefiero a Biden. Ahora bien, cualquiera de los dos puede ganar la elección en noviembre. Hoy muchos ven a Trump como presidente, porque puntea las encuestas. Pero la elección norteamericana la deciden aproximadamente 750.000 personas en cuatro estados (Wisconsin, Michigan, Arizona y Nevada), donde se disputan los delegados que faltan para completar los 270 miembros del Colegio Electoral, que son quienes eligen al presidente. 

Al Gore, cuando fue candidato, dominaba todas las encuestas y el presidente terminó siendo George W. Bush. Años después, Hillary Clinton también las dominaba y el presidente fue Donald Trump. Y un año antes de la elección de 2020, Donald Trump fungía como el favorito indiscutible y ganó Joe Biden. De manera que no hay que anticiparse. Las elecciones se ganan en la campaña y, esta, apenas comienza. 

CAMBIO: ¿De los políticos colombianos, o de los no políticos, a quiénes les ve posibilidades presidenciales?

M.D.V.: La verdad puede ganar cualquiera porque ninguno marca, como sucedió en la pasada campaña, en la que en un momento dado había un sinnúmero de candidatos, pero solo dos líderes claros: el comandante Uribe, que estaba de retirada, y el comandante Petro, que estaba de llegada. Hoy, eso no se ve con la misma claridad. Pienso que será difícil que el próximo presidente venga de una izquierda muy ideologizada. Quien marca mejor hoy es Claudia López, pero tendrá que hacer un esfuerzo para moverse más al centro. Tampoco veo a la extrema derecha. Además, hoy todos están en modo crítica al Gobierno de Petro y, así, ninguno logrará destacarse. Se necesita comenzar a construir una narrativa en modo propuesta, que muestre una opción alternativa a la narrativa del Gobierno. Las elecciones se ganan proponiendo, vendiendo una nueva esperanza.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí