Luis Alberto Arango
10 Mayo 2024

Luis Alberto Arango

Contrate despacio, despida rápido

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

La designación gubernamental de individuos incompetentes, vinculados a redes de corrupción o carentes de experiencia adecuada, conduce inevitablemente a la improvisación, la corrupción y el error. Una lección empresarial es evitar replicar las prácticas equivocadas del gobierno del ‘cambio’.


Sin duda los empresarios estamos recibiendo valiosas lecciones de gestión empresarial de parte del gobierno del “cambio”, aunque paradójicamente, no por sus aciertos sino por sus errores. La gestión gubernamental, bajo el liderazgo del presidente Gustavo Petro, es un campo fértil de enseñanzas para las empresas de cualquier tamaño y sector. Estas no son lecciones para imitar, sino para adoptar un enfoque de gestión y administración que sea diametralmente opuesto a las prácticas observadas en el gobierno actual.

Para extraer una lección empresarial crucial sobre prácticas a evitar, basta concentrarse en un elemento crítico y notoriamente frágil del gobierno de Petro: el de los deficientes nombramientos que ha hecho en diversas entidades estatales, ministerios, cargos diplomáticos, consejerías y en su grupo de asesores. Con casi dos años de mandato, su gobierno se ha caracterizado por decisiones controvertidas, mostrado patrones alarmantes y que se están volviendo predecibles: incompetencia, inexperiencia, favoritismos políticos y de círculos vinculados a la corrupción, entre otros.

“Estas malas decisiones han traído como consecuencia conocidos episodios de corrupción, improvisación y un sin número de errores administrativos…”.

Aunque no es un problema exclusivo de este gobierno—ya que administraciones previas también han tenido su cuota de desaciertos—, el actual gobierno ha sido particularmente notorio por sus errores en esta área de gestión gubernamental, especialmente crítica para el correcto funcionamiento del Estado.

Estas malas decisiones han traído como consecuencia conocidos episodios de corrupción, improvisación y un sinnúmero de errores administrativos que han hecho eco en el espectro nacional, traspasando el mundo de la política, afectando la confianza y la economía del país. Este patrón de conducta en el Gobierno, y que parece no tener reversa, nos sirve como un claro recordatorio de los peligros de una mala contratación de personal, ofreciendo una valiosa lección para las empresas.

“Una contratación exitosa puede traer innovación, eficiencia y liderazgo al equipo y a la empresa en general…”.

Contratar adecuadamente no es solo cumplir la tarea de llenar un puesto; es una decisión estratégica que puede definir el futuro de una organización. Una contratación exitosa puede traer innovación, eficiencia y liderazgo al equipo y a la empresa en general, mientras que una mala elección puede ser costosa, frustrante y consumir recursos valiosos de la organización.

El gobierno de Gustavo Petro ha mostrado cómo los nombramientos inapropiados terminan en escándalos donde los protagonistas han sido la corrupción, la improvisación, la repartija de puestos, la ineficiencia y la ineficacia, generando una cascada de errores que no hacen más que deteriorar la confianza pública y desgastar el tejido administrativo del Estado. Esta irresponsabilidad al momento de seleccionar su equipo de gobierno no solo afecta al entorno gubernamental, sino que también propaga un mensaje negativo al despreciar la gestión y selección de talentos en un contexto más amplio.

En el mundo corporativo, especialmente en las empresas que se expanden y evolucionan, se ha hecho cada vez más importante profesionalizar los procesos de contratación de personal. Estos procesos están diseñados para identificar y descartar a los candidatos inadecuados mediante entrevistas exhaustivas, evaluación de competencias y verificación de referencias. Sin embargo, no todas las organizaciones tienen los recursos para implementar sistemas de contratación sofisticados, pero aun así es fundamental resistir la tentación de contratar de manera apresurada e improvisada.

Si, pese a un proceso de selección cuidadoso, se identifica que un empleado no cumple con las expectativas del puesto, la organización debe ser igualmente rápida en rectificar el error. De aquí surge el adagio: "Contrata despacio, despide rápido". Esta práctica no solo es una medida de protección contra el deterioro de la cultura y el rendimiento organizacional, sino que también sirve como una declaración de los valores y estándares de la empresa.

Las organizaciones son tan fuertes, inspiradoras y exitosas como las personas que las integran. La dirección correcta, la visión y el liderazgo son esenciales, pero son las personas adecuadas en los roles adecuados las que transforman esta visión en realidad. Los errores en el escenario gubernamental del gobierno actual de Gustavo Petro deben servir como lecciones para todos los niveles administrativos en las empresas y organizaciones. El mensaje es simple y profundo: mientras que los aciertos en la selección de personal pueden catapultar el crecimiento y la innovación, los errores pueden conducir a un ciclo destructivo de incompetencia y fracaso.

“Los errores en los nombramientos hechos por el Gobierno deben servir como un recordatorio para el sector empresarial del poder y el impacto de las decisiones de contratación de personal”.

Lo anterior se resume en un principio obvio, aunque para algunos olvidado y que debe acompañar a cualquier buen gerente y administrador, tanto en la esfera pública como en la privada: las personas adecuadas hacen toda la diferencia. Los errores en los nombramientos hechos por el Gobierno deben servir como un recordatorio para el sector empresarial del poder y el impacto de las decisiones de contratación de personal. A su vez, el Gobierno podría beneficiarse de observar y adoptar las mejores prácticas del ámbito corporativo. En última instancia, tanto en la política como en los negocios, las personas adecuadas no solo son esenciales, son indispensables para el éxito.
---
Si usted quiere compartirme ideas, sugerencias o comentarios acerca de esta columna o de otro tema, por favor escríbame, me interesa conocerlas.

Mi e-mail es: [email protected]
 

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí

Más Columnas