Juanfer Quintero
16 Enero 2023

Sebastián Nohra

Juanfer Quintero

La llegada de Juanfer al Junior, en una edad que no es la de la “jubilación dorada”, es una grata noticia para un fútbol que atraviesa años poco felices. Nuestra raquítica liga tiene problemas muy serios. El principal, que genera un efecto dominó negativo en todas las aristas de una liga sólida, es el de los pobres ingresos por derechos de TV que genera y reparte la liga. Hoy esa es la principal fuente de ingresos de los clubes en el fútbol mundial.

Por el diseño del contrato, el sistema de incentivos (que no premia al que más genera e invierte) y las mayorías que tiene la bancada de los “clubes pequeños” en la asamblea de la Dimayor, los clubes grandes tienen ingresos miserables. Nacional o Millonarios no ganan más de un millón de dólares al año por derechos de TV, mientras equipos de Chile o Perú, con un mercado 60 por ciento más pequeño que el nuestro, ingresan 6-7 veces más.

Si el principal rubro de ingresos está seco y la moneda del país sigue en el lapidario tobogán de la devaluación, se entiende por qué es imposible competir en el mercado de salarios con los grandes equipos del continente y llevamos seis años con un desempeño internacional del corte de la liga boliviana. Con este nivel de ingresos nuestro futuro será la marginalidad.

Por eso fichar a un jugador como Quintero solo es posible con la voluntad del imperio Char. A cada tanto, el Junior rompe el mercado y le ofrece al Metropolitano lujos ajenos a nuestra realidad. Los demás equipos quedan como los niños que babean con nostalgia las vitrinas de una tienda, sabiendo que eso no será suyo. Son otros números. La venta de Luis Díaz al Liverpool le trajo a las arcas junioristas cerca de 40.000 millones de pesos. Eso es casi una década de ingresos por TV para el América de Cali. Una miseria.

Lo de Quintero es estupendo para Barranquilla y entre más estrellas vengan al FPC mejor para todos. Pero que a los grandes nombres solo los pueda seducir el músculo de un grupo económico cuya riqueza es ajena al fútbol, no es sano ni sostenible. Mañana los Char y el Grupo Ardila se aburren o se quiebran y quedamos aburridos e impávidos en este tierrero inviable que es el FPC.

Los medios y los clubes grandes deben unirse para divulgar y explicar esta situación a los hinchas y la opinión pública para proponer cambios estructurales a corto y mediano plazo. Los clubes pequeños, interesados en mantener este modelo pobrista y destructor de inventivos, deben sentir presión para que entiendan que así no podemos seguir. Colombia es una mina de oro de talento y buena materia prima. Pero como toda industria, para que explote y crezca, se necesitan buenas leyes, inversión, capital de trabajo, incentivos y buena gestión. Hay que darles esas herramientas a los clubes y jugadores del mañana. Pero se requieren cambios de fondo y arrancar por los derechos de TV es inaplazable.

Mientras esto sucede, los mejores deseos a Juanfer en el Junior. Se ve que llega con hambre de jugar bien y ser importante. En River jugó alrededor de un plantel extraordinario, acá viene a ser el eje del proyecto. Ojalá muestre su mejor versión. Cuando está centrado y físicamente a tono es una cosa extraordinaria. Un diamante. Qué lindo tenerlo por acá.

Más Columnas