Luis Alberto Arango
31 Marzo 2023

Luis Alberto Arango

Rodadas peligrosas

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Un accidente ocurrido la semana anterior, y del que fue víctima el exdirector de la Policía Rodolfo Palomino, visibiliza nuevamente el peligro de las rodadas de autos y motos que transitan a alta velocidad poniendo en peligro a los demás.


MUERTE. Una palabra que suena tan fuerte como el impacto de un auto contra una bicicleta. Una palabra que debe hacernos reflexionar sobre la responsabilidad que todos tenemos al manejar un vehículo o una moto.

El exdirector de la Policía Rodolfo Palomino es un ciclista que se salvó de milagro de la muerte en nuestras carreteras. El pasado sábado 25 de marzo fue embestido por un automóvil que a su vez estuvo involucrado en una reacción de choques en cadena ocasionada por un vehículo BMW M2. Según las autoridades, la alta velocidad y/o hacer maniobras peligrosas fueron las causantes del accidente.

En este informe de Noticias Caracol pueden entender de mejor manera cómo fue el accidente.

Y en el siguiente link de YouTube del canal de la W Radio pueden oír el testimonio del general (r) Rodolfo Palomino, víctima del accidente.

¿Cuántas vidas más tenemos que perder para que tomemos conciencia de lo peligroso que es conducir de manera irresponsable y a alta velocidad? ¿Cuántas familias tienen que sufrir el dolor de perder a un ser querido en un accidente de tránsito?

Los vehículos no son juguetes y las carreteras no son pistas de carreras. Lo sucedido se suma a la lista de accidentes que año a año causan quienes ruedan en sus motos y autos a altas velocidades, sin entender que están conduciendo armas mortales que en cualquier momento causarán accidentes a ciclistas, peatones, vehículos y a otros actores viales.

“¿Cuántas vidas más tenemos que perder para que tomemos conciencia de lo peligroso que es conducir de manera irresponsable y a alta velocidad?”.

El BMW M2 causante del accidente es un vehículo deportivo, modelo 2007 que tiene un motor de seis cilindros en línea capaz de desarrollar 370 HP y un torque de 500 Nm, logrando alcanzar los 100 kilómetros por hora en un poco más de cuatro segundos.

Este vehículo, como otros que transitan los fines de semana, desde temprano, en las carreteras y autopistas de Antioquia, Cundinamarca, Santander y otros departamentos, era parte de una “rodada”, es decir, de un grupo de vehículos deportivos que transitan a alta velocidad por el placer que causa en sus conductores el sentir y disfrutar el ímpetu de sus motores.

“El exdirector de la Policía Rodolfo Palomino, hoy está vivo de milagro”.

Hay track days y prácticas libres que son días de cursos y actividades de manejo a baja, media y a alta velocidad, así como de competencia de vehículos y motos deportivas que se hacen en el único autódromo que tiene el país, el de Tocancipá en Cundinamarca, bajo todas las medidas de seguridad y supervisados por instructores expertos. Pero muchas veces la pasión por la velocidad se traslada a las carreteras de uso público, a través de las llamadas rodadas, sobrepasando los límites de velocidad y poniendo en peligro el riesgo de los demás, cada vez que aceleran sus motores, superando los límites físicos y de reacción humana posibles para prevenir un accidente.

En 2018 Colombia fue testigo de un tristemente célebre accidente ocasionado por un McLaren 650S al mando de un famoso médico dermatólogo, quien también estaba participando en una rodada. En ese accidente, milagrosamente, no murió nadie. Y su impacto mediático desafortunadamente no fue suficiente mensaje para que quienes conducen sus carros deportivos a alta velocidad, la moderen.

Un accidente en moto o vehicular lo puede tener cualquiera, pero cuando ocurre por ir a alta velocidad, por querer mostrar o disfrutar de la potencia de un motor deportivo, supone no solo tener una consciente responsabilidad de estar manejando por encima del límite permitido por la ley, sino también sabiendo que se está poniendo en riesgo a todos los demás actores viales con los que se pueda encontrar y apagarles la vida en un abrir y cerrar de ojos.

Hablé con una persona que fue piloto profesional de pruebas de BMW en Colombia, quien también es piloto del Campeonato Nacional de Automovilismo (CNA) y con una líder ciclista, muy destacada en su afición. Los dos me dieron sus opiniones del accidente, reconociendo el primero que la velocidad es la principal causa de accidentes durante las rodadas, explicándome que en Colombia no hay suficientes escenarios deportivos o de la calidad necesaria para que dueños de autos y motos puedan disfrutar de sus vehículos de competencia. Razón por la cual las rodadas cobran importancia, poniendo potencialmente en peligro a los demás. 

El piloto de pruebas me explicó que en su caso solo corre en el autódromo y que no se le ocurriría participar en las rodadas, pues precisamente como piloto profesional de pruebas conoce el riesgo que existe al hacerlas. 

Mientras tanto, la ciclista me explicó que los aficionados a montar en bicicleta salen con mucho temor en las carreteras del país. No solo temen a las motos y vehículos que hacen rodadas y ponen en peligro sus vidas, sino que también a otros autos menos potentes que pueden atropellarlos por distracción o porque los embisten a propósito en una acción hostil, reclamándoles por trancar o ralentizar el tráfico.

Recientemente, ella casi fue atropellada por un camión mientras montaba en bicicleta. El conductor del camión estaba distraído y no vio el carro escolta que estaba protegiendo la retaguardia de quienes montaban en bicicleta. El choque contra el carro escolta fue fuerte, pero afortunadamente no tuvo como consecuencia ni heridos ni muertos. 

Ella tuvo suerte, pero su esposo queda siempre en estado de ansiedad cada vez que ella sale a montar para disfrutar el deporte que más le gusta, una afición que, según ella, posiblemente deba dejar porque cada vez es más peligroso montar en bicicleta por las carreteras de Colombia. 

Para quienes también disfrutan manejar vehículos o motos, sin importar la velocidad a la que lo hagan y se encuentren con ciclistas en la vía, les recuerdo que en Colombia, como ocurre en la mayoría de países del mundo, según el Código Nacional de Tránsito, los peatones y ciclistas tienen prelación en la vía, que los ciclistas tienen el derecho a utilizar un carril completo para transitar y que si un vehículo quiere adelantar a un ciclista, la maniobra se debe realizar guardando una distancia no menor a un metro con 50 centímetros (1,50 metros) del mismo. (1)

Evidentemente, es difícil para las autoridades controlar cada centímetro de vía nacional para evitar que las peligrosas rodadas pongan en riesgo la vida de los demás. Sin embargo, no podemos seguir pensando que estas prácticas son normales o aceptables en nuestra sociedad.

Las rodadas no se van a acabar de la noche a la mañana, no obstante, espero que no se presenten muchos más muertos o heridos antes de que exista una política vial seria contra ellas. No nos podemos dar el lujo de admitir que unos pocos, irresponsables, pongan en peligro la vida de muchos.

Seguramente cada vez que haya un accidente por rodar a alta velocidad, habrá un espacio de reflexión entre quienes participan en las rodadas. Y tal vez, solo tal vez, cuando haya muertos en accidentes ocasionados por quienes ruedan a alta velocidad, es que algo cale en la conciencia de quienes participan en ellas, así como en las autoridades responsables de diseñar e implementar políticas de seguridad vial en el país.

“Las rodadas no se van a acabar de la noche a la mañana, no obstante, espero que no se presenten muchos más muertos o heridos antes de que exista una política vial seria contra ellas”.

El dueño del BMW M2 que causó el accidente, y de quien no quiero exponer su nombre, pues por un lado no pude confirmar que fuera él quien lo estaba conduciendo y porque además pienso que al padecimiento que lleva a cuestas por lo que pasó no hay que adicionarle el escarnio público, es piloto de motovelocidad y fue subcampeón de superbike hace pocos años. Es decir, que la adrenalina de la velocidad corre por sus venas.

En sus redes sociales anunció recientemente que el BMW M2 se lo había quedado uno de sus mejores amigos y que él había logrado uno de sus sueños, tener ahora un BMW M2 Competition, algo así como el santo grial para los aficionados a los BMW deportivos y que es más deportivo, potente y rápido que el M2 que causó el accidente. 

No quisiera que el próximo protagonista de un accidente sea el M2 Competition. Esperemos que la lección haya sido aprendida y este vehículo solo corra en el autódromo. Lección que ojalá se extienda a todos los que practican rodadas en autos y motos de alta velocidad.

El exdirector de la Policía Rodolfo Palomino, hoy está vivo de milagro. Los ciclistas en Colombia, una vez más están indignados por lo sucedido y solidarizándose con el accidentado y con todos los que son víctimas de actores viales irresponsables que abusan de la potencia de sus máquinas, cuando se van a rodar por las carreteras de Colombia.

La vida es valiosa y no hay nada más importante que preservarla. Aprendamos de los milagros que nos ha regalado la vida, para que cada uno pueda disfrutar de sus aficiones con tolerancia, responsabilidad y, sobre todo, con conciencia de que nuestras acciones pueden impactar a  los demás. Solo así podremos evitar las terribles consecuencias que pueden tener las rodadas en nuestras vías y vidas.

---

(1) Artículos 63, 95 y 60 (parágrafo 3) respectivamente de la Ley 769 de 2002 (Código Nacional de Tránsito) 

---

Si usted quiere compartirme ideas, sugerencias o comentarios acerca de esta columna o de otro tema, por favor escríbame, me interesa conocerlas. 

Mi e-mail es: [email protected]

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí

Más Columnas